Calcio para perros, ¿debo o no suplementar a mi perro?

Calcio para perros, ¿debo o no suplementar a mi perro?

El calcio es un mineral esencial, tanto en los perros como en los humanos. Cuando te comunican que tu perro puede tener algún tipo de problema con el calcio quizás te preguntes si debes suministrar algún suplemento. Los peligros de suministrar calcio para perros sin el consejo de un profesional desencadenan en una enfermedad.

En este artículo aprenderás cuándo debes suplementar con calcio a tu perro y, sobre todo, por qué no hacerlo por tu cuenta.

 

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DEL CALCIO PARA PERROS?

 

El calcio es un mineral de los que llamamos esenciales: una sustancia que se debe encontrar en equilibrio junto con otros minerales como el magnesio y el fósforo, por ejemplo. 

 

Tanto un déficit como un exceso de calcio producen síntomas y desencadenan enfermedades. Por este motivo, el calcio para perros tiene que estar equilibrado de manera natural en la dieta de tu perro. Debes tener claro que:

  • El calcio tiene que estar presente en el alimento que toma tu perro, cuya fórmula ya considerará el aporte de este mineral.
  • Suele ser innecesario que tu perro tome calcio como suplemento, no mediques a tu perro por tu cuenta nunca.
  • El exceso de calcio provoca deficiencias en el desarrollo. 

 

¿Para qué sirve el calcio en perros?

 

El calcio para perros es actor en distintos procesos esenciales de su vida:

  • El calcio interviene en el desarrollo del esqueleto.
  • La dentadura crece gracias al calcio.
  • Las células permanecen en un sistema estructural gracias al calcio.
  • El calcio interviene en lo que llamamos función reguladora: nos permite contraer músculo, transmitir el impulso de los nervios o regular el metabolismo de las células y de sus enzimas.

 

¿Cómo se mantiene el nivel del calcio para perros?

 

El nivel estable del calcio para perros se mantiene en sus organismos de manera autorregulada y por la acción de distintos reguladores. Estos reguladores son vitaminas y hormonas. La vitamina D es muy importante para la correcta fijación del calcio, en tu perro se encuentra en su organismo en su forma activa, llamada calcitriol.
 


La parathormona y la calcitonina también se unen a esta acción reguladora de la vitamina D y ayudan a que llegue el calcio al hueso y a que se deposite. Asimismo, también regulan que este mineral se absorba en los intestinos y que sea expulsado luego por el riñón.


 
La deficiencia o exceso de calcio para perros puede desencadenar en enfermedades neurológicas, síntomas en músculos y esqueletos y problemas en el corazón.

 

Los problemas de un exceso de calcio

 

Si tu perro mantiene un exceso de calcio en su organismo podemos llegar a observar depresión, vómitos, poco apetito…. Se pueden dar patologías en los huesos y articulaciones  de bastante gravedad a largo plazo. Además pueden acabar apareciendo enfermedades del corazón, sistema nervioso y riñones.

Ante cualquier duda acerca de la correcta salud de tu perro, es conveniente que acudas al veterinario.

 

 

¿CUÁNDO SUPLEMENTAR A TU PERRO CON CALCIO?

 

La deficiencia de calcio en perros es en realidad algo poco común. Si tu perro lleva una dieta con alimento de calidad equilibrado no tiene que presentar ningún déficit de calcio.

 

El calcio se guarda como repositorio en los huesos del perro y se emplea en las fases vitales donde más se necesitan: al desarrollarse el perro, al estar embarazadas las hembras y en el momento de amamantar. Si al perro le faltara calcio en su dieta, se usaría el calcio almacenado, por lo que se pudiera producir un desgaste extra de articulaciones y huesos. 

 

En casos donde la dieta ha sido insuficiente en calcio y cuando se está en recuperación de la rotura de un hueso o durante un posparto donde aparezca eclampsia, por ejemplo, sí sería de ayuda suministrar calcio para perro. No obstante, nunca suministres ningún suplemento de calcio a tu perro por tu cuenta, consulta siempre al veterinario.

Artículos que te
pueden interesar