Claves para reforzar el sistema inmunitario de tu cachorro o gatito - ADVANCED

Claves para reforzar el sistema inmunitario de tu cachorro o gatito

Acoger a un perro o gato pequeño en tu hogar es una fuente de buenos momentos y felicidad, pero también una gran responsabilidad, y es que su bienestar está en tus manos. Para echarte una mano en su cuidado, te contamos las claves básicas para reforzar el sistema inmunitario de tu cachorro o gatito.

 

QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA SU SISTEMA INMUNITARIO

 

El sistema inmunitario de tu perro o gato es el sistema de defensa que su organismo utiliza para actuar ante los agentes que pueden ser perjudiciales o dañinos para él.

 

Desde el momento de su nacimiento, tu cachorro o gatito ya cuenta con un mecanismo de defensa (la respuesta inmune innata). Además, durante las primeras 24 horas, la madre transferirá más defensas o anticuerpos al pequeño a través del calostro de su leche, cuyo efecto protector durará entre uno y dos meses.

 

Pasado este tiempo, esos anticuerpos irán disminuyendo, por lo que será un momento crucial para el sistema inmunitario de tu cachorro o gatito, especialmente si no ha podido ser amamantado adecuadamente. 

 

A medida que crezca, reciba vacunas y esté más expuesto al mundo exterior, tu pequeño compañero irá adquiriendo más defensas y su sistema inmunitario se hará más fuerte.

 

CÓMO REFORZAR EL SISTEMA INMUNITARIO DE TU CACHORRO O GATITO

 

Existen muchos factores, como los agentes infecciosos (virus, bacterias, hongos, etcs.), que pueden provocarle problemas de salud a tu nuevo compañero. Para ayudarle a afrontar los diferentes desafíos con los que irá encontrándose, lo mejor que puedes hacer es reforzar el  sistema inmunitario de tu cachorro o gatito.​

 

Existen tres maneras para hacerlo:

  • Seguir los planes de vacunación recomendados.

  • Ofrecerle una alimentación adecuada y de calidad.

  • Evitar todo estrés en la medida de lo posible.

     

 

LA VACUNACIÓN

 

La vacunación es clave para reforzar el sistema inmunitario de los cachorros y los gatitos ya que, cuando sus anticuerpos maternales descienden, tu pequeño compañero es más vulnerable ante posibles enfermedades.

 

Pero es importante no vacunarlo antes de tiempo, ya que si esas defensas todavía están elevadas, pueden hacer que la acción de la vacuna disminuya. Ese es el motivo por el que es esencial seguir el protocolo de vacunación que indique el veterinario y no salirse de los periodos recomendados.

 

 

LA ALIMENTACIÓN

 

Ofrecerle una buena alimentación y de calidad, le va a aportar todos los nutrientes que necesita para que su sistema inmunitario trabaje correctamente. 

 

Una vez pase el periodo de lactancia, tu pequeño compañero debe recibir una dieta adecuada para su edad, especialmente formulada y con ingredientes de calidad. La mejor opción es el alimento para cachorros (o para perros junior, más adelante) y el alimento para gatitos (o gatos junior) de ADVANCE, que contiene nucleótidos, un componente que le ayudará a reforzar sus defensas y así crecer sano y fuerte. 

 

VITAMINAS 

 

Las vitaminas son micronutrientes indispensables para la vida ya que cumplen funciones esenciales en el organismo. En este sentido, tanto las deficiencias como, en algunas ocasiones, los excesos, pueden causar alteraciones en funciones biológicas esenciales en nuestros cachorros y gatitos, como por ejemplo el sistema inmune.
 

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las vitaminas, a excepción de la vitamina C y la vitamina K,  son esenciales, es decir, el organismo no las sintetiza o lo hace en cantidades insuficientes, y por ello, deben ser aportadas a través de la dieta.
 

Las vitaminas se pueden dividir en dos grupos según su solubilidad en grasa o agua:  
 

  1. Vitaminas liposolubles: son solubles en grasa, y se absorben junto con la grasa del alimento y se almacenan en los tejidos del cuerpo en cantidades apreciables.

    Se trata de las vitaminas A (Retinol), Vitamina D (Colecalciferol), Vitamina E (alfatocoferol) y vitamina K (menadiona)

     

  2. Vitaminas hidrosolubles: son solubles en agua, y no se almacenan en el organismo por lo que se eliminan rápidamente y su aporte debe ser continuo.

    Son la vitamina C y las vitaminas del complejo B: B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina) , B8 (biotina), B9 (ácido fólico), B12 (cobalamina).

     

Todas ellas esenciales en muchos procesos relacionados con  el metabolismo energético y en la síntesis de todos los  tejidos.

A continuación os explicamos algunas de sus funciones principales:

 

  • VITAMINA A (retinol): necesaria para  el crecimiento óseo, el mantenimiento del tejido epitelial, la reproducción, desarrollo de la visión y del sistema inmunológico.

    En los perros puede sintetizarse a partir del beta-caroteno, precursor de la vitamina A presente en los vegetales, pero los gatos no pueden hacerlo y precisan un aporte externo de vitamina A a través de la dieta.

    Tanto las deficiencias de esta vitamina como la hipervitaminosis A puede provocar alteraciones oculares, de desarrollo óseo, articulares, problemas reproductivos, de la piel, y menor resistencia a enfermedades.

     

  • VITAMINA D3 (colecalciferol): su papel es esencial en el metabolismo del calcio y fósforo por lo tanto en el desarrollo y la correcta mineralización de huesos y dientes.

    Tanto su defecto y su exceso puede producir anomalías óseas importantes en los cachorros y gatitos en crecimiento.

     

  • VITAMINA E (alfatocoferol): es la vitamina antioxidante por excelencia gracias a su función frente a los radicales libres y ayuda al sistema inmunitario de tu cachorro o gatito protegiendo a las células de los procesos de oxidación. 

     

  • VITAMINA K (menadiona): esencial para los procesos  de coagulación de la sangre y el organismo la sintetiza por sí mismo, sin embargo, en ocasiones puede ser necesario un aporte extra a través de la dieta. 

     

  • VITAMINA C (ácido ascórbico): es imprescindible para la formación del tejido conectivo como el colágeno, músculos y huesos.


    Aunque cachorros y gatitos pueden sintetizan esta vitamina de forma endógena a partir de la glucosa, su adición podría ser beneficiosa en algunos procesos de estrés oxidativo, manteniendo la integridad de células importantes del sistema inmune.

 

Teniendo en cuenta que en esta etapa de su vida su sistema inmune aún es inmaduro y se está desarrollando, toda la ayuda que puedas ofrecerle será bienvenida. 

  • Vitaminas liposolubles. Son solubles en grasa, y se absorben junto con la grasa del alimento y se almacenan en los tejidos del cuerpo en cantidades apreciables. Son las vitaminas A (Retinol), Vitamina D (Colecalciferol), Vitamina E (alfatocoferol) y vitamina K (menadiona).

  • Vitaminas hidrosolubles. Son solubles en agua, y no se almacenan en el organismo por lo que se eliminan rápidamente y su aporte debe ser continuo. Son la vitamina C y las vitaminas del complejo B: B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina) , B8 (biotina), B9 (ácido fólico), B12 (cobalamina).

Todas ellas son esenciales en muchos procesos relacionados con  el metabolismo energético y en la síntesis de todos los  tejidos.

Estas son algunas de sus funciones principales:

  •  

    VITAMINA A (retinol)

     

    • Necesaria para  el crecimiento óseo, el mantenimiento del tejido epitelial, la reproducción, desarrollo de la visión y del sistema inmunológico.
    • En los perros puede sintetizarse a partir del beta-caroteno, precursor de la vitamina A presente en los vegetales, pero los gatos no pueden hacerlo y precisan un aporte externo de vitamina A a través de la dieta.
    • Tanto las deficiencias de esta vitamina como la hipervitaminosis A pueden provocar alteraciones oculares, de desarrollo óseo, articulares, problemas reproductivos, de la piel, y menor resistencia a enfermedades.
       
  •  

    VITAMINA D3 (colecalciferol)

     

    • Su papel es esencial en el metabolismo del calcio y fósforo por lo tanto en el desarrollo y la correcta mineralización de huesos y dientes.
    • Tanto su defecto cómo su exceso pueden producir anomalías óseas importantes en los cachorros y gatitos en crecimiento.
  •  

    VITAMINA E (alfatocoferol)

     

    • Es la vitamina antioxidante por excelencia gracias a su función frente a los radicales libres. Ayuda al sistema inmunitario de tu cachorro o gatito protegiendo a las células de los procesos de oxidación.
       
  •  

    VITAMINA K (menadiona)

     

    • Esencial para los procesos de coagulación de la sangre y el organismo la sintetiza por sí mismo. Sin embargo, en ocasiones puede ser necesario un aporte extra a través de la dieta. 
       
  •  

    VITAMINA C (ácido ascórbico)

     

    • Es imprescindible para la formación del tejido conectivo como el colágeno, músculos y huesos. Aunque cachorros y gatitos pueden sintetizar esta vitamina de forma endógena a partir de la glucosa, su adición podría ser beneficiosa en algunos procesos de estrés oxidativo, manteniendo la integridad de células importantes del sistema inmune.

Teniendo en cuenta que en esta etapa de su vida su sistema inmune aún es inmaduro y se está desarrollando, toda la ayuda que puedas ofrecerle será bienvenida. 

Respetar los periodos de vacunación, ofrecerle una buena alimentación y evitar el estrés es fundamental para reforzar el sistema inmunitario de tu cachorro o gatito.
 

EVITAR EL ESTRÉS

 

Debes saber que el estrés puede ser peligroso para tu nuevo amigo ya que, si lo sufre de forma prolongada, su sistema inmune puede dejar de funcionar correctamente, con las consecuencias que esto puede conllevar.

 

Para evitar que tu cachorro o gatito lo padezca, proporciónale un ambiente enriquecido y controlado. Además, incluye actividad física en sus rutinas y actividades que estimulen su mente. Dicho en otras palabras: juega con él, no olvides sus paseos si es un perro, crea pequeños retos que tenga que resolver, ofrécele juguetes interactivos…

 

Verás como estos consejos te serán muy útiles para reforzar el sistema inmunitario del cachorro o gatito, contribuyendo a su salud y bienestar, no solo durante esta primera etapa, sino a lo largo de toda su vida.

Dicho esto, disfruta de tu nuevo compañero y dale también todo el cariño que te pida.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar