Cómo educar a un cachorro para hacer sus necesidades fuera de casa

Cómo educar a un cachorro para hacer sus necesidades fuera de casa

Si tienes un cachorro seguro que una de tus prioridades a la hora de educarlo es que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa.

Y es que esto es imprescindible para disfrutar de una buena convivencia. Eso sí, no siempre es sencillo, ya que el proceso de aprendizaje está determinado por factores tanto fisiológicos como cognitivos. Por ello necesitaremos conocer bien tanto los mecanismos orgánicos como las técnicas a aplicar. ¡Sin olvidar altas dosis de paciencia y cariño!

 

¿CÓMO EDUCAR A UN CACHORRO PARA HACER SUS NECESIDADES FUERA DE CASA? UNA OBSERVACIÓN INICIAL

 

Los cachorros necesitan defecar y orinar muy a menudo. Puede oscilar mucho, pero, por norma general, un cachorro de entre 8 y 18 semanas puede estar sin evacuar máximo entre 1 y 4 horas. Cuando tenga 8 meses ya podrá aguantar hasta 8-10 horas.

Así, si estás pensando cuál puede ser la edad ideal para empezar a educar a tu cachorro para hacer las necesidades fuera de casa, los veterinarios la sitúan entre las 7-8 semanas de edad. Este es el momento en el que tu cachorro puede diferenciar los diferentes lugares para hacer sus necesidades y, además, ya poseerá un cierto control de sus esfínteres. Aunque no es una ciencia exacta, un cachorro puede haber adquirido el hábito de hacer sus necesidades fuera de casa entre los 4 y los 6 meses

 

ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA EDUCACIÓN DE TU CACHORRO

 

Generar el hábito

Si tu cachorro aún es demasiado joven, o todavía no puede salir a la calle, puedes dedicar una zona de la casa delimitada para que empiece a hacer ahí sus necesidades. Si tienes terraza o jardín puede ser un rincón concreto del exterior. Pero también puede ser un espacio interior, que tenga un material diferente (grava, arena, hierba o papel de periódico) para que tu cachorro la pueda diferenciar de las zonas donde no quieres que lo haga (discriminación). Se trata de llevarlo a esta área muy a menudo, para ir creando el hábito. 

 

Momentos clave

Hay que tener en cuenta que existen unos momentos clave en que tu cachorro sentirá más necesidad de evacuar. Por ejemplo, cuando se acaba de despertar, cuando acaba de jugar, comer o beber y cuando sale de una zona restringida (como puede ser el transportín).

 

Estar muy alerta

Debes estar muy pendiente de tu cachorro para poder llevarlo  rápidamente a la zona que has determinado para sus necesidades en el momento en que sospeches que va a empezar a evacuar. De esta manera facilitas la asociación. Si ya ha empezado a evacuar, no debes preocuparte: lo puedes llevar igualmente para que termine de hacerlo en la zona indicada.  

 

Generalizar la conducta

Cuando tu cachorro ya haga sus necesidades en la zona indicada, será el momento de extender esta conducta al exterior. A veces puede ir bien trasladar la superfície que hemos utilizado en casa a la calle, para conseguir que tu cachorro establezca mejor la asociación

 

Obviando el primer paso, las salidas al exterior de la casa (ya sea calle, terraza o jardín), deben ser muy frecuentes al principio. Por norma general, entre 6 y 8 veces al día: es fundamental ser constante. Cuando tu cachorro vaya aguantando más sin evacuar, el número de salidas al exterior se podrá reducir.

 

 

¿CÓMO EDUCAR A UN CACHORRO PARA HACER SUS NECESIDADES FUERA DE CASA? SISTEMA PARA EDUCAR A TU CACHORRO

 

Usa un comando

Un comando es una palabra, la que tú elijas, que se asocia al comportamiento deseado. Por ejemplo, “pipi”. Debemos utilizarla en el preciso momento en que lo está realizando. Así, cuando utilicemos el comando en el momento de salir a la calle, tu cachorro asociará más fácilmente la salida a la calle con esa acción. El uso de comandos acostumbra a ser muy efectivo. 

 

Reforzamiento positivo

Este aspecto es muy importante. Puede ser desde muchas caricias, hasta juegos o algún alimento de premio para perros. El refuerzo será más efectivo cuanto más inmediato sea después de la acción. 

 

Y no olvides que...

El castigo no es efectivo cuando se trata de educar a tu cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa. De hecho, tiene más inconvenientes que ventajas o incluso puede ser contraproducente. Especialmente desaconsejable es restregar el hocico por sus necesidades o regañarle con un periódico impregnado. De esta forma, no solo no le enseñas nada, sino que favoreces que tu cachorro te tenga miedo y se sienta indefenso, además de poder romper el vínculo con él.

 

Este es un proceso que requiere constancia y paciencia. Tu cachorro debe hacer un aprendizaje asociativo y, además, aprender a controlar su fisiología..

 

Es normal que durante vuestra convivencia tengas dudas sobre la educación de tu perro. En esos momentos lo más adecuado es consultar con un especialista etólogo veterinario, que te puede aportar muchos de los conocimientos y herramientas que necesitas.

Un cachorro es una gran responsabilidad y por ello es fundamental dedicarle tiempo y esfuerzos para conseguir un adulto educado, sano y equilibrado.

Artículos que te
pueden interesar