Cómo reforzar el sistema inmunitario de tu perro o gato - ADVANCE

Cómo reforzar el sistema inmunitario de tu perro o gato

Sus defensas naturales le ayudan a combatir y evitar posibles problemas de salud, por eso es tan importante que funcionen correctamente. A continuación, te explicamos cómo la alimentación puede ayudar.

LA ALIMENTACIÓN, BÁSICA PARA EL CORRECTO FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA INMUNITARIO DE TU PERRO O GATO

 

Una buena alimentación es un aliado esencial para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario de tu perro o gato. Y es que, además de cubrir sus requisitos nutricionales básicos, la dieta puede ayudar a sus defensas en los momentos de más necesidad.
 

Para que la alimentación de tu compañero cumpla con esta función, para empezar, tiene que ser de calidad, específica para él y adecuada a la etapa de su vida en que se encuentre (cachorro, junior, adulto o senior).

 

Además, existen alimentos para perros o gatos adaptados a necesidades específicas como la gestación, el destete, sensibilidad digestiva, bolas de pelo, o adaptados a razas específicas. 

  

Los alimentos como los de la gama Advance contienen numerosos nutrientes que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmunitario de tu perro o gato, como proteínas, vitaminas y antioxidantes. Pero además contienen ingredientes específicos que interactúan con el sistema inmunitario. Entre estos componentes se encuentran las inmunoglobulinas, los polifenoles, o los nucleótidos, que ayudan a que tu mascota pueda mantenerse sana y fuerte.

 

En la web de Advance puedes ver cuál es el mejor alimento para tu gato o para tu perro, según su edad y tamaño y, en el caso de que sea un felino, de si está esterilizado o no.  

 

EL SISTEMA INMUNITARIO DE TU PERRO O GATO Y LAS VITAMINAS

 

Las vitaminas son micronutrientes indispensables para la vida ya que cumplen funciones esenciales en el organismo. En este sentido, tanto las deficiencias como, en algunas ocasiones, los excesos, pueden causar alteraciones en funciones biológicas esenciales en nuestros perros y gatos, como por ejemplo el sistema inmune.
 

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las vitaminas, a excepción de la vitamina C y la vitamina K, son esenciales, es decir, el organismo no las sintetiza o lo hace en cantidades insuficientes, y por ello, deben ser aportadas a través de la dieta.
 

Las vitaminas se pueden dividir en dos grupos según su solubilidad en grasa o agua:
 

  1. Vitaminas liposolubles: son solubles en grasa, y se absorben junto con la grasa del alimento y se almacenan en los tejidos del cuerpo en cantidades apreciables. 

    Se trata de las vitaminas A (Retinol), Vitamina D (Colecalciferol), Vitamina E (alfatocoferol) y vitamina K (menadiona)
     

  2. Vitaminas hidrosolubles: son solubes en agua, y no se almacenan en el organismo por lo que se eliminan rápidamente y su aporte debe ser continuo.son solubles en agua, y no se almacenan en el organismo por lo que se eliminan rápidamente y su aporte debe ser continuo.

    Son la vitamina C y las vitaminas del complejo B: B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico),  B6 (piridoxina) , B8 (biotina), B9 (ácido fólico), B12 (cobalamina).
     

De entre todas ellas, las vitaminas que tienen una importante función antioxidante e inmunitaria son:
 

  • VITAMINA A (retinol): necesaria para  el crecimiento óseo, el mantenimiento del tejido epitelial, la reproducción, desarrollo de la visión y del sistema inmunológico.

    En los perros puede sintetizarse a partir del beta-caroteno, precursor de la vitamina A presente en los vegetales, pero los gatos no pueden hacerlo y precisan un aporte externo de vitamina A a través de la dieta.

    Tanto las deficiencias de esta vitamina como la hipervitaminosis A puede provocar alteraciones oculares, de desarrollo óseo, articulares, problemas reproductivos, de la piel, y menor resistencia a enfermedades.

     

  • VITAMINA E (alfa tocoferol): con un potente efecto antioxidante, esta vitamina ayuda al sistema inmunitario de tu perro y gato protegiendo a las células del daño producido por los radicales libres resultantes en los procesos de oxidación.

    Los tocoferoles se encuentran en la grasa de origen vegetal como las leguminosas o los cereales, aunque también se encuentra en tejidos y órganos animales como el hígado. 

     

  • VITAMINA C (ácido ascórbico): es imprescindible para la formación del tejido conectivo como el colágeno, músculos y huesos.

    Aunque perros y gatos pueden sintetizar esta vitamina de forma endógena a partir de la glucosa su adición podría ser beneficiosa en algunos procesos de estrés oxidativo, manteniendo la integridad de células importantes del sistema inmune.

     

     

 

LA VACUNACIÓN, OTRO ALIADO ESENCIAL

 

La vacunación también es fundamental para reforzar el sistema inmunitario de tu perro o gato. Eso es así no solo cuando es un cachorro o gatito, sino también de adulto. El veterinario sabe qué vacunas necesita tu compañero en cada momento de su vida, por lo que debes seguir sus recomendaciones lo más estrictamente posible.

 

Aunque recuerdes que ya vacunaste a tu mascota contra una determinada enfermedad hace un cierto tiempo, es igual de importante que sigas las pautas de revacunación, ya que las defensas que las vacunas ayudan a generar duran solo un tiempo y, pasado ese periodo, necesita ser revacunada para volver a crearlas.

La vacunación y la revacunación son esenciales para reforzar el sistema inmunitario de tu perro o gato.

LA IMPORTANCIA DE EVITAR EL ESTRÉS

 

El estrés, junto con una mala alimentación o los agentes infecciosos como bacterias, hongos o virus, es un factor que puede poner en jaque la salud de tu compañero, ya que puede tener un efecto supresor de las defensas del animal e incluso causarle ciertas enfermedades y problemas.

 

Por eso, además de reforzar el sistema inmunitario de tu perro o gato, es importante que trates de evitarle las situaciones que puedan provocarle este estado de ánimo, sobretodo aquellas que perduren en el tiempo.   

 

Para evitar que sufra estrés, además de cubrir sus necesidades básicas, es recomendable que incluyas ciertos hábitos saludables en sus rutina diaria. Con esta finalidad, debes proporcionarle estas 3 cosas:

  • Actividad física

  • Estimulación mental

  • Un ambiente enriquecido

 

Recuerda que la prevención es fundamental para evitar, en la medida de lo posible, que tu compañero padezca enfermedades y, en general, para minimizar sus problemas de salud. Así, para potenciar su buen estado físico y por su bienestar, es recomendable que sigas las pautas que acabamos de comentar para reforzar el sistema inmunológico de tu perro o gato. 

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar