¿Cómo se trata la diabetes en perros?

¿Cómo se trata la diabetes en perros?

La diabetes es una enfermedad que debe ser detectada cuanto antes y requiere de un tratamiento constante para que el perro diabético tenga la mejor calidad de vida posible.

La diabetes en perros es compleja y por ello hemos querido hacer este artículo para desvelarte todo lo que debes saber para cuidar correctamente a tu perro con diabetes.

 

¿QUÉ ES LA DIABETES Y CÓMO AFECTA A TU PERRO?

 

La diabetes mellitus es una enfermedad endocrina bastante frecuente en perros, caracterizada por un aumento de los niveles de glucosa en sangre. En la mayoría de los casos, se trata de un estado permanente, es decir, de una enfermedad crónica. Sin embargo, en algunos casos concretos, puede tratarse de un fenómeno transitorio que puedes frenar si se encuentra la causa a tiempo.

 

En el cualquier caso, el desarrollo de una diabetes en perros provoca un trastorno metabólico importante, por lo que el seguimiento es siempre imprescindible. Un tratamiento exitoso requiere de un diagnóstico correcto, seguido de una gran implicación y esfuerzo por tu parte.

 

CAUSAS DE LA DIABETES EN PERROS Y TIPOLOGÍAS 

 

Explicando el concepto de diabetes e insulina de forma más técnica, podemos decir que la insulina es una hormona producida por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas. Esta hormona es la encargada de regular la cantidad de glucosa de la sangre permitiendo su entrada en las células para que sea usada por el organismo en la obtención de energía.

 

En cuanto a sus causas, podemos decir que la diabetes aparece cuando existe una deficiencia en la producción de insulina en el páncreas o por una alteración de los mecanismos de acción de la insulina a nivel celular. Esto dificulta o impide el uso de la glucosa por las células, las cuales se resisten a la insulina y, por tanto, se genera un estado de hiperglucemia.  

 

En cuanto a las tipologías de diabetes en perros encontramos principalmente las siguientes:

 

Diabetes mellitus tipo I

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina debido a la destrucción de las células β del páncreas. Este tipo de diabetes se denomina frecuentemente como “insulino-dependiente”, ya que el perro necesita administración de insulina para sobrevivir. Es la tipología de diabetes más frecuente en perros.

 

El por qué de este suceso se desconoce, aunque se cree que la respuesta inmunomediada frente a las células β podrían ser factores genéticos y ambientales.
 

Diabetes mellitus tipo II

El páncreas produce insulina, pero, o bien no es suficiente o el organismo no es capaz de utilizarla, es decir, es resistente a la insulina. Este tipo de diabetes es inducido por la obesidad, siendo mucho más frecuente en personas y gatos que en perros. 

 

Alteración hormonal

El aumento de la hormona de la progesterno en sangre es un tipo secundario de diabetes. Por ejemplo, la diabetes gestacional, del estro o por un incremento de glucocorticoides en sangre. 

 

Inflamación del páncreas

Otro tipo de diabetes secundaria puede desarrollarse también como consecuencia a inflamaciones del páncreas, como las pancreatitis crónicas, en las cuales se produce un daño de las estructuras del páncreas involucradas en la producción de insulina.

 

SÍNTOMAS COMUNES DE LA DIABETES EN PERROS

 

Hay ciertos signos que puedes ver en tu perro para detectar la diabetes. Estos síntomas se conocen por el “síndrome PPP”: polidipsia, poliuria y polifagia. Entremos en detalle: 

 

El exceso de glucosa en sangre (hiperglucemia) es eliminado por el riñón junto con grandes cantidades de agua (diuresis osmótica), lo que provoca un aumento en la frecuencia de micciones (poliuria) y a un aumento de la sed (polidipsia) secundaria a la pérdida de agua por orina.

 

El aumento del apetito (polifagia) se produce porque la glucosa de la sangre no pueda entrar en los espacios intercelulares, por lo que el organismo no está cubriendo sus necesidades de azúcar. Esto se traduce en un aumento del apetito y en algunas ocasiones, conlleva una pérdida de peso por aumento del catabolismo (degradación de los nutrientes endógenos) en un intento de conseguir los recursos energéticos a partir del propio organismo.

 

Complicaciones

La consecuencia directa de la hiperglucemia permanente es una seria complicación. Podemos encontrar dos, concretamente:

  • Cetoacidosis diabética: una auténtica situación de emergencia que produce signos como anorexia, náuseas, vómitos, deshidratación, letargia o depresión, además de hiperglucemia y glucosa en la orina. Si tu perro vive esta situación durante más tiempo del necesario puede deshidratarse y caer en coma.

  • Cataratas: tu perro podría sufrir cataratas de carácter irreversible y de rápida evolución.

  • Otras complicaciones a nivel hepático.

     

 

TRATAMIENTO DE LA DIABETES EN PERROS

 

El  tratamiento que debe recibir tu perro si se le detecta diabetes se basa, en primer lugar, en el diagnóstico adecuado de la enfermedad, identificando las causas primarias o secundarias que la la provocan, y en segundo lugar en el control de la misma para aumentar la calidad de vida de los pacientes caninos. Los cuatro puntos clave del tratamiento son:

 

Dieta y ejercicio

La alimentación es un factor clave en el control de todos los tipos de diabetes. Debe basarse en una dieta de alta calidad proteica, equilibrada y adaptada a cada situación. Puedes encontrar piensos específicos para perros diabéticos.

 

Si tu perro sufre obesidad, es importante que su dieta específica tenga un alto contenido en fibra y ejercicio moderado, ya que contribuye a la disminución de la absorción de glucosa intestinal, promueve la pérdida de peso y ayuda al control de la glucemia.

 

Si por el contrario, tu perro está por debajo de su peso, es preferible que su dieta se base en alimentos de alta digestibilidad, palatabilidad y con un aporte de energía extra para conseguir llegar a su peso ideal.

 

Eso sí, es imprescindible que sigas un protocolo fijo de alimentación y de suministro de la insulina. Normalmente, tu perro comerá dos tomas de una ración diaria. Es preferible que hagas coincidir su primera comida con la primera dosis de insulina y, la segunda, con la segunda dosis.

 

Tratamiento farmacológico

Insulina

 

En las diabetes insulinodependientes o diabetes tipo I, la administración de insulina inyectada de bajo la piel es imprescindible para controlar los signos de la diabetes, además de evitar las posibles complicaciones derivadas.

 

Existen algunas opciones comerciales de insulinas aceptadas para su uso en perros diabéticos. En general, la insulina de acción corta es habitualmente utilizada en los casos de crisis hiperglucemicas o complicadas con cetoacidosis diabéticas.

 

No obstante, en cuanto al tratamiento, tu veterinario te explicará detalladamente todo lo que necesitas saber sobre el modo de administración, tipos de agujas y posología de la insulina.

 

Control de otros factores

Es muy importante que tengas la capacidad de controlar todos los factores que intervienen en el desarrollo de la diabetes o interfieren en la acción de la insulina, como las enfermedades concurrentes, los niveles elevados de progesterona, o el uso de fármacos que provocan resistencia a la insulina.

 

En la gran mayoría de los casos, la esterilización de las hembras puede estar indicada para controlar la diabetes resistente a la insulina. No obstante, consulta a tu veterinario para conocer más detalles.

 

Monitorización del paciente en casa

Es otro de los factores muy importantes, ya que este seguimiento de tu perro diabético aporta información fundamental para un control exitoso de la enfermedad. 

 

La medición de la glucosa en sangre mediante dispositivos portátiles (glucómetro), y el uso de tiras de orina para el control de la glucosuria y los cuerpos cetónicos puede ser de gran ayuda. Además, los controles rutinarios y frecuentes al veterinario, sobre todo al principio del tratamiento son necesarios.

 

Como conclusión, podemos determinar que si tu perro es diabético tiene una enfermedad crónica: es tu deber mantener la constancia con el tratamiento, así como incluir una dieta adecuada para perros diabéticos. Si lo haces, mejorarás considerablemente la calidad de vida de tu perro. Esperamos que este especial sobre diabetes en perros te ayude a identificar los síntomas de esta enfermedad y puedas ofrecerle a tu perro todos los cuidados que necesita.

Artículos que te
pueden interesar