Guía sobre la urea alta en perros: definición, síntomas y tratamiento

Guía sobre la urea alta en perros: definición, síntomas y tratamiento

Existen muchas enfermedades relacionadas con el hígado que pueden afectar a tu perro.

Una de ellas es la uremia, una enfermedad que afecta principalmente a perros mayores y que tiene su base en un aumento de la urea, una sustancia orgánica pero tóxica, que puede provocar un gran malestar en tu perro. En este artículo te explicamos los síntomas y las causas más comunes, así como las posibles soluciones y prevenciones para evitar este problema.

 

UREA ALTA EN PERROS: ¿QUÉ ES?

 

Como decíamos en la introducción, la urea es una sustancia orgánica tóxica  que produce el cuerpo de los mamíferos. El hígado se encarga de su producción y el riñón, de su eliminación. Pero cuando algo no va bien, se desarrollan enfermedades como la uremia, urea alta en perros.

 

SÍNTOMAS QUE PUEDES OBSERVAR EN TU PERRO SI TIENE UREA ALTA

 

La urea alta puede producir uno o varios de los siguientes síntomas en tu perro:

  • Pérdida de apetito

  • Pérdida de peso

  • Cansancio, fatiga o apatía

  • Debilidad

  • Vómitos

  • Diarrea

  • Halitosis (mal aliento) 

  • Estreñimiento

  • Deshidratación

  • Aumento o disminución de la producción de orina

  • Pelaje sin brillo o de mala calidad

 

¿POR QUÉ TU PERRO TIENE LA UREA ALTA?

 

La causa más común de la urea alta en perros es la insuficiencia renal crónica, es decir, un fallo en el funcionamiento de los riñones. Generalmente está asociado a la edad y al progresivo envejecimiento de los riñones. La urea alta aparece de forma lenta a lo largo de semanas o meses.

Sin embargo, hay otras causas como infecciones (Leishmaniosis o infecciones de orina no tratadas), infartos de riñón, intoxicaciones, fiebre muy severa o enfermedades endocrinas como la de Addison.

Si tu perro está muy deshidratado o ha perdido mucha sangre (quizás por un atropello o por una caída), pueden aparecer niveles altos de urea en sangre. También puede asociarse a obstrucciones como, por ejemplo, piedras en las vías urinarias. También es importante saber que la urea puede estar elevada en sangre de manera transitoria justo después de que tu perro haya tomado una comida rica en proteínas.

 

TRATAMIENTOS

 

Para que el veterinario le diagnostique la urea alta a tu perro, es necesario hacerle un análisis de sangre, e incluso otras pruebas como un análisis de orina o una ecografía. En función de los resultados y de los síntomas que presente tu perro el veterinario le recomendará el tratamientos más adecuado. ¡Recuerda que nunca debes medicar a tu perro sin consultar al veterinario!

Si tu perro está muy débil, deshidratado y vomita, lo más probable es que tenga que ser hospitalizado para rehidratarlo, así como el tratamiento y la dieta adecuados.

 

CÓMO PREVENIR LA UREA ALTA EN TU PERRO

 

Para disminuir el riesgo de que tu perro desarrolle urea alta es importante que esté bien hidratado, vacunado y alejado de productos químicos y tóxicos. Y si observas que no tiene apetito, que está perdiendo peso o que vomita, llévalo al veterinario cuanto antes para que sea evaluado. 

La insuficiencia renal crónica es un problema asociado al envejecimiento, por lo que no se puede prevenir. Sin embargo, cuanto antes de diagnostique, antes se podrán tomar las medidas oportunas. Por lo tanto, lo recomendable es que, si tu perro tiene más de 7 años, el veterinario le haga una revisión una o dos veces al año para hacerlo análisis de orina y de sangre.

La urea alta en perros es un problema relativamente común. La causa más frecuente es la insuficiencia renal crónica.

Si un análisis de sangre muestra que tu perro tiene la urea alta, tu veterinario te recomendará las pruebas o el tratamientos más beneficioso para él. Lo importante es detectarla a tiempo para que tu perro tenga la mejor calidad de vida posible.

Artículos que te
pueden interesar