Desparasitación interna en perros: ¿qué debes saber?

Desparasitación interna en perros: ¿qué debes saber?

La desparasitación interna en perros es esencial, y es que son muchos los tipos de parásitos que pueden afectar a la salud de tu compañero a lo largo de toda su vida, algunos de ellos gravemente. ¿Quieres saber cómo prevenirlos?

TIPOS DE PARÁSITOS INTERNOS

 

Antes de hablar de la desparasitación interna en perros, conviene conocer los tipos de parásitos internos más frecuentes:

  • Gusanos pulmonares. Se localizan en el pulmón y pueden producir desde infecciones leves sin síntomas aparentes hasta enfermedades cardiopulmonares graves con tos crónica, dificultades para respirar, debilidad e incluso fallo cardiaco.

  • Gusanos del corazón. Normalmente, estos son transmitidos por la picadura de un tipo de mosquito. Sus larvas se localizan en las arterias pulmonares del corazón de los perros.

  • Gusanos del corazón francés. Estos afectan tanto a los pulmones como al corazón. Sin una buena desparasitación interna, tu perro podría infectarse de ellos si come algún caracol, babosa, serpiente u otro tipo de anfibio que los tenga en su interior.

  • Gusanos intestinales. Estas lombrices viven en el intestino de los perros, por lo que el contagio se produce mediante la ingestión de huevos o larvas que hay en heces contaminadas o elementos con restos de las mismas (suelo, agua, etc.). La mayoría de ellos provocan problemas gastrointestinales: abdomen hinchado, vómitos, diarreas, apatía y pérdida de peso.

  • Gusanos redondos. Son los gusanos intestinales más habituales y uno de los motivos por los que no hay que descuidar la desparasitación interna de los perros nunca. Pueden afectarles a cualquier edad, aunque son más frecuentes en cachorros.

  • Gusanos planos. Su contagio se produce cuando un perro come un insecto o animal que los contenga. No suelen producir síntomas a parte de irritación y picor en la zona perianal al ser expulsados.

  • Gusanos con gancho. Estos se contagian de diversas maneras y se localizan en el intestino delgado del animal.

  • Gusanos látigo. La desparasitación interna en perros también puede acabar con estos gusanos, que pueden producir diarreas con moco y sangre si la infección es importante, además de adelgazamiento y anemia si no se aplica un tratamiento adecuado.

 

Existen otros parásitos internos frecuentes en los perros que no son gusanos y que, además, representan un riesgo para las personas porque la mayoría pueden contagiarse a humanos:

  • Protozoos intestinales. Un ejemplo de estos parásitos, que se contagian mediante la ingesta de heces o tejidos infectados y por contacto directo con animales parasitado, es la Giardia intestinal. Afectan principalmente a cachorros, perros jóvenes y senior, hembras embarazadas y perros inmunodeprimidos. Pueden causar diarreas mucosas, apatía, anorexia y vómitos. 

  • Parásitos transmitidos por otros organismos. Moscas, mosquitos, garrapatas y otros organismos pueden transmitir parásitos que provocan enfermedades graves como la temida leishmaniosis. La thelazia, que afecta a los ojos de los perros, también es habitual.

     

 

CUÁNDO ES NECESARIA LA DESPARASITACIÓN INTERNA EN PERROS

 

Prevenir mediante la desparasitación interna en perros es la forma más efectiva de evitar las enfermedades que conllevan estos parásitos.

 

La frecuencia de desparasitación para cortar el ciclo de los parásitos depende de múltiples factores como la edad del animal, el lugar en el que vive, su estado de salud, el tipo de antiparasitario o cualquier otra consideración del veterinario. Por eso debes seguir sus indicaciones.

 

Los cachorros y las hembras gestantes deben seguir unas pautas de desparasitación interna en perros especiales. Y algunos parásitos, como el gusano del corazón o la  leishmaniosis, también pueden prevenirse con tratamientos específicos.

La desparasitación interna en perros debe combinar antiparasitarios internos y externos.

TRATAMIENTOS PARA LA DESPARASITACIÓN INTERNA EN PERROS

 

Algunos de los parásitos internos que pueden afectar a tu compañero son transmitidos por insectos. Por eso, para una prevención eficaz, la desparasitación interna en perros debe combinar antiparasitarios internos y externos

 

Recuerda que los antiparasitarios deben administrarse siempre bajo prescripción veterinaria, ya que debe escogerse el producto y la forma farmacéutica más adecuada para cada caso, según la procedencia, edad, modo de vida y sintomatología del animal en cada momento.

 

Si tu perro ya tiene parásitos, deberás administrarle el tratamiento específico que indique el veterinario, según su caso.

 

 

Tu compañero puede infectarse por alguno de estos parásitos a lo largo de toda su vida y las consecuencias pueden llegar a ser graves, por eso la desparasitación interna en perros, así como mantener una buena higiene, es tan importante.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar