Dogo Argentino

Dogo Argentino

Resultado del cruce de distintos perros de lucha, el Dogo Argentino tiene –cual rompecabezas- un poquito de cada uno; convirtiéndose así en una obra de arte perfecta y hermosa.

Se une lo más distintivo del Bóxer, Gran Danés, Bull Terrier, Bulldog, Lebrel Irlandés, Dogo de Burdeos, perro de Montaña de los Pirineos y Mastín Español, en un solo animal. Y como resultado de tan complejo origen, el Dogo Argentino es finalmente un guardián sin precedentes: imponente, de porte impactante, que en otros tiempos se dedicó a la caza de jaguares y pumas en su Argentina natal.

 

Sin embargo, y pese a su fiero aspecto y fama de raza agresiva, el Dogo Argentino desempeña también tareas muy nobles en relación con los humanos: su buen olfato le permite colaborar con las fuerzas de seguridad con la detección de explosivos o drogas y en tareas de rescate o salvamento. Y también ha sido frecuentemente utilizado como perro lazarillo para personas ciegas y para terapia con niños disminuidos psíquicos, ya que es particularmente atento.

 

El Dogo Argentino es similar al gran danés, aunque más pequeño, de porte más elegante y con el pelo más corto y tupido. Su estructura ósea es particularmente fuerte. Recuerda que esta raza está considerada, por ley, como potencialmente peligrosa. Es decir que para poder tenerlo deberás cumplir requisitos particulares.

La realidad es que el Dogo Argentino es un excelente perro guardián, muy inteligente y particularmente fiel y leal, siempre que lo hayan educado y entrenado. No temas; a pesar de la fiereza de su aspecto, tu Dogo Argentino será realmente muy cariñoso contigo. En definitiva, un Dogo Argentino, como cualquier raza, acaba siendo un reflejo de la personalidad de quienes viven con él. La educación en positivo, como en otras razas caninas, se ha demostrado como el mejor y más eficaz sistema de aprendizaje.


SU INSTINTO COMO PERRO DE PELEA

En los genes del Dogo Argentino todavía reside su pasado de perro de pelea, lo que lo convierte en una raza dominante y con un fuerte sentido de la territorialidad. Por tales  motivos, no es conveniente que alguien entre en su espacio vital si no ha sido invitado. No le gusta que lo invadan ni que lo atropellen. Pero en contrapartida, y justamente debido a su gran sentido de protección y territorialidad, es un excelente perro guardián que estará siempre alerta ante posibles intrusos.


TRANQUILO Y DISCRETO COMO GUARDIÁN

Contrariamente a lo que parece, si ha recibido una correcta educación, el Dogo Argentino será una compañía perfecta para la familia y un guardián ejemplar, cariñoso siempre y de una fidelidad sin parangón. Es discreto, lo que implica que no hará saltar la alarma sin razón aparente. Estará siempre alerta, aunque se muestre tranquilo y sereno. Pero ¡ojo! Que si lo escuchas ladrar no hay vuelta de hoja: ¡tu Dogo Argentino ya ha interceptado al intruso!


FOMENTAR SU SOCIALIZACIÓN

Una de las bases para educar al Dogo Argentino es dejar que se relacione con la gente, y pierda la desconfianza que trae por instinto. Así, es totalmente contraproducente atarlo o encerrarlo en una caseta. Él debe sentirse uno más de la familia; esta es la mejor educación que puede recibir y los resultados de un correcto adiestramiento son espectaculares: es clave enseñarle a responder a tus órdenes y llamadas.


POCA COMIDA PARA TAN GRAN PERRO

A pesar del tamaño de este perro –40 kg de de media- no es un comilón como podría presuponerse: 650 gramos diarios de comida seca serán suficientes.


La educación en positivo, como en otras razas caninas, se ha demostrado como el mejor y más eficaz sistema de aprendizaje.

FICHA

ALTURA: de 55 a 65 centímetros.

PESO: 40 kilogramos.

COLOR: blanco.

LONGEVIDAD: de 10 a 12 años.

Artículos que te
pueden interesar