El bull terrier

El bull terrier

Aunque esta raza fue seleccionada originalmente para la pelea, el bull terrier es hoy un excelente animal de compañía. Solo tienes que cuidar su educación y darle los medios necesarios para quemar la energía que tiene.

EL CARÁCTER DEL BULL TERRIER

 

La raza de perro bull terrier ha perdido la fiereza de antaño para convertirse en un fiel compañero, sociable y afectuoso. Tanto es así, que bastará con pasar un rato con él que se gane tu cariño y el de todos los miembros de tu familia. Dale una oportunidad y verás que no hay vuelta atrás.

 

Eso sí, el bull terrier es un perro con un temperamento especial. Pese al cambio de vida y actitud que acabamos de comentar, no hay que olvidar que en sus orígenes era un perro de pelea y que algo de ello ha quedado en su instinto. Por eso, la mejor inversión que puedes hacer si tienes uno en casa es enseñarle y entrenarle para que no prevalezca ese instinto frente a su actual condición de animal de compañía.

 

Bien educado, el bull terrier es un perro afectuoso y divertido, siempre dispuesto a jugar y a correr. Aunque a veces, a pesar de ser muy cariñoso, es capaz de irse con cualquiera que le proporcione lo mismo que tú.

 

 

EL BULL TERRIER Y LOS NIÑOS

 

Al bull terrier le encanta jugar y divertirse, pero no a cualquier precio: no acepta todas las bromas y travesuras de buen grado. Resulta un excelente compañero de juegos para los niños, pero solo si ha sido correctamente adiestrado y socializado.

 

No es el más paciente de los perros y no tolera bien que le empujen o le tiren de las orejas, por lo que es mejor que haya supervisión cuando juegue con los pequeños y que estos tengan claro que hay que tratar al animal con cariño y cuidado. El bull terrier pone condiciones y se llevará de maravilla con quien esté dispuesto a aceptarlas.

 

 

LA VIDA CON OTROS ANIMALES

 

A la hora de compartir el espacio físico con otros animales, tu compañero no pondrá inconvenientes siempre y cuando haya sido educado correctamente y desde pequeño. De lo contrario, puede intentar ejercer su fuerza para imponerse sobre los demás. Si su socialización ha sido la correcta, la convivencia con un bull terrier será muy agradable ¡y divertida!

 

Al bull terrier resulta un excelente compañero de juegos para los niños, pero solo si ha sido correctamente adiestrado y socializado.

RECOMENDACIONES

 

Si tienes un bull terrier, dedica el suficiente tiempo a que haga deporte, ya que su genética de perro de pelea lo hace naturalmente muy activo y nervioso, lo que lo lleva a correr y derrochar energía siempre que el entorno se lo permita. Si vives en un apartamento en la ciudad o en cualquier lugar donde no tenga acceso a un espacio grande, destina al menos una hora diaria a darle un buen paseo y que pueda quemar la energía que guarda.

 

Es un compañero afectuoso con el que no te aburrirás. Le encantará compartir su tiempo contigo y no le gustará nada cuando lo dejes solo. Así que, a ser posible, no lo hagas muy a menudo. Ten en cuenta que, si se aburre, es probable que empiece a morder todo lo que encuentre por casa.

 

Como a la hora de comer nunca tendrá suficiente, es conveniente que tú controles las raciones y no le des más alimento del necesario. Si por él fuera, comería hasta reventar...

 

 

Pese a su pasado y a la fama que algunos intentan darle a esta raza, un bull terrier bien adiestrado y atendido es un compañero cariñoso y sociable con el que pasarás grandes momentos. Eso sí, si decides acoger a uno de ellos en tu hogar, asegúrate de que podrás ofrecerle el espacio y tiempo adecuados para la actividad física que necesita a diario.

 

 

FICHA

ALTURA: de 53 a 56 centímetros.

PESO: 35 kilogramos.

COLOR: los hay blancos y también de una amplia gama de colores que va del negro, al atigrado, leonado, rojo o tricolor.

LONGEVIDAD: de 11 a 12 años.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar