El cachorro de Fox Terrier | Advance

El cachorro de Fox Terrier

Un torbellino de energía y buen humor, siempre dispuesto para jugar o embarcarse en alguna travesura, es imposible no caer rendido a los pies de tu cachorro de Fox Terrier. Su infinita alegría y espontaneidad contrastan con su intención de llevar siempre la voz cantante. Así que, si no pretendes acabar dominado por tu perro, invierte en una correcta educación; la mejor arma para mantenerlo a raya. Si los roles están claramente marcados, un adiestramiento eficaz no será difícil de cumplir.

VIGÍLELO CON LOS NIÑOS

Es imposible que los niños no se enamoren de la impulsividad y la gracia del cachorro Fox Terrier, básicamente porque no solo comparten espontaneidad y ganas infinitas de jugar, sino que son tan parecidos que el conflicto puede estallar en cualquier momento. Al cachorro Fox Terrier no le gusta someterse con facilidad y quiere coger las riendas en todo momento, una costumbre que hay que quitarle desde pequeño.


¿Y SI LLEGA UN BEBÉ?

El carácter nervioso del cachorro Fox Terrier puede chocar con la llegada de un bebé a la casa. ¿Cómo puedes ayudarlos a relacionarse? Deja que tu perro huela a tu bebé (pero no que lo lama ni le ponga la pata encima). Enséñale a no reaccionar ante sus gritos o su llanto y prémialo cuando se comporte correctamente en estas situaciones. Dale tiempo: todos acabarán por aprender.


NO TOLERA BIEN A OTROS ANIMALES

El cachorro Fox Terrier no tolera muy amablemente la presencia de otros animales domésticos en casa. Su instinto de cazador lo llevará a perseguirlos, sin excepción. Así que si es posible, evita que conviva en el mismo hogar con la gatos o roedores. En definitiva, debes intentar aplacar su instinto cazador y orientar esa energía hacia actividades lúdicas. Por último, paséalo con correa hasta que se acostumbre a la presencia de otros animales fuera del hogar. Puedes ahorrarte varios problemas en el futuro.


LE GUSTA MORDISQUEAR

Como es un cachorro muy nervioso y enérgico, al Fox Terrier le gusta morder. Todo. Y esta costumbre debe ser educada rápidamente y de pequeño, con autoridad y firmeza; sobre todo cuando lo hace con personas y aún más cuando juega con niños. Sucede que el cachorro no es capaz de dosificar su energía y puede morderles o pellizcarles en el entusiasmo del juego. Así que proporciónale algunos juguetes que pueda mordisquear a gusto. Morder es una forma habitual e instintiva de relajarse y necesitará hacerlo de vez en cuando, siempre con juguetes diseñados para ese fin.


Como es un cachorro muy nervioso y enérgico, al Fox Terrier le gusta morder. Todo.

Artículos que te
pueden interesar