El embarazo y parto de tu perra | Advance

El EMBARAZO
y parto de tu perra

El parto de una perrita se puede convertir en todo un acontecimiento en casa. Saber lo que está por venir es fundamental para que la experiencia sea lo más bonita y segura posible.

Como también sucede para nosotros, el parto de una perra es laborioso. Pero la naturaleza es sabia y la madre sabe lo que tiene que hacer por instinto. Solo debes tener lista una zona donde tu perra se sienta a gusto, toallas limpias por si fueran necesarias y vigilar algunos aspectos.

ESTAR
PREPARADO

Transcurrirán entre 55 y 65 días desde la fecundación hasta que se produzca el parto. Mientras tanto, a medida que la gestación avanza tu perra se sentirá un poco más pesada de lo normal; aún así, es necesario que sigas sacándola

a pasear (seguramente, serán salidas cortas pero más frecuentes). Pasado ese tiempo, debes acondicionar un espacio adecuado para el momento del parto, uno que esté retirado del trajín diario de la casa.

SÍNTOMAS DE QUE EL PARTO ES INMINENTE

Existen una serie de signos que te ayudarán a saber que el momento está muy cerca. Verás que tu perra:

Se pone algo nerviosa e inquieta.

Con relación a la familia, pueden darse dos actitudes opuestas: o bien trata de aislarse o, por el contrario, busca su apoyo mucho más que nunca.

Se lame con frecuencia la vulva.

Los dos días previos, su temperatura corporal puede descender por debajo de los 37-37,5 ºC.

Deja de comer y puede llegar a vomitar.

Se acerca al lugar preparado previamente y lo remueve constantemente.

Le aparece algo de secreción láctea en las mamas.

EL
PARTO

Verás que, cuando comienzan las contracciones, tu perra respira mucho más deprisa y notarás que ha roto aguas porque expulsa un líquido transparente. A partir de ese momento, es importante que el primer cachorro aparezca pronto, por el riesgo de asfixia. Una vez que está fuera, la madre corta el cordón umbilical y lo lame para estimular la respiración. Tanto la placenta como el resto de fluidos serán ingeridos por la perra, lo que estimulará la fabricación de la prolactina, la hormona que provoca la secreción de leche. Los perros son de partos múltiples, por lo que a partir del primero hay que prepararse para la llegada del resto.

Para comprobar que ha terminado de parir y que no queda ningún cachorro en su interior, debes tocar el vientre de tu perra. A través de la piel notarás perfectamente la masa dura del cachorrito si es que quedara alguno aún por nacer. Cuando llega el momento del parto, deja que la naturaleza actúe y que tu perra expulse por sí sola a sus cachorros. Sin embargo, si ves que por algún motivo no puede sola, hay prácticas sencillas que sirven para salvar la vida de un cachorro. Si observas que un cachorro queda en el interior puedes tomarlo con las dos manos y tirar de manera suave pero firme hacia fuera, aprovechando una contracción de la madre.

El parto puede ser un proceso muy largo, ya que los cachorros pueden tardar hasta una hora o más en salir. Debes estar atento: si transcurren dos horas y media o si observas contracciones y no expulsa ningún cachorro avisa a tu veterinario con urgencial

Artículos que te
pueden interesar