Hernia umbilical en perros: síntomas y tratamiento - ADVANCE

Hernia umbilical en perros: síntomas y tratamiento

Puede que te haya llamado la atención un pequeño bulto en el abdomen de tu perro, en la zona de su ombligo.

Tal vez se lo hayas visto a más perros y te preguntes qué es ese bulto y si debes preocuparte. Lo más seguro es que se trate de una hernia umbilical. En este artículo hablaremos sobre qué es una hernia umbilical en perros, por qué ocurre, qué síntomas puede provocar y cuándo se necesita un tratamiento.

 

¿QUÉ ES LA HERNIA UMBILICAL EN PERROS?

 

Una hernia es la salida del contenido de una cavidad a través de un orificio o de una pared muscular debilitada. Puede herniarse un órgano, una parte de él, o grasa.

En el caso de una hernia umbilical en perros, el contenido abdominal sale a través del anillo umbilical hacia el espacio subcutáneo, es decir, bajo la piel. Suelen ser hernias de pequeño tamaño y se notan como un bulto suave y uniforme.

 

CAUSAS DE LA HERNIA UMBILICAL EN PERROS

 

El cordón umbilical conecta al cachorro con la placenta. En su interior hay vasos sanguíneos por los que entran los nutrientes hacia el feto y luego van productos de desecho hacia la placenta. Después del nacimiento, la madre arranca el cordón umbilical, quedando tan solo un pequeño vestigio unido al cachorro. Ese trozo se seca al cabo de unos días y se cae. 

Siendo un cachorro, la abertura del abdomen por la que pasan los vasos sanguíneos al cordón umbilical se cierra y queda una pequeña marca, el ombligo. 

En ocasiones, el anillo umbilical no se cierra del todo, quedando un agujero que comunica la cavidad abdominal con el espacio subcutáneo (debajo de la piel). El anillo umbilical suele ser de pequeño tamaño. A través de ese agujero puede salir una pequeña cantidad de grasa u omento (un tejido graso que parece una malla y que ofrece soporte a los órganos abdominales). En el caso de que sea más grande puede salir algún asa intestinal.

  • La mayoría son congénitas, es decir, de nacimiento. Se cree que hay una base hereditaria, aunque podría haber otros factores, como un problema ocurrido durante el desarrollo del feto.

  • También puede ocurrir en adultos si tienen mucho sobrepeso, por un traumatismo o en hembras embarazadas si la musculatura alrededor del ombligo es muy débil.

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PROVOCA UNA HERNIA UMBILICAL EN PERRO?

 

La mayoría de las veces la abertura es tan pequeña que lo único que notamos es una pequeña protuberancia del tamaño de un garbanzo. A veces, si el agujero sigue abierto, el bulto desaparece al presionarlo o cuando nuestro perro se pone panza arriba.

A veces el agujero se cierra y atrapa un trozo de grasa. Al tocar el bulto no se introduce en el abdomen. No es doloroso y no provoca ningún síntoma.

Si el agujero es grande se puede colar un asa intestinal. Si en este caso el agujero se cierra, estrangula el asa intestinal, cortando el riego sanguíneo. En este caso puedes notar el bulto de color violáceo, es doloroso y tu perro puede presentar falta de apetito, vómitos o diarrea. En este caso es una urgencia y necesitas acudir a tu veterinario lo antes posible.

¿QUÉ PUEDO HACER SI MI PERRO TIENE UNA HERNIA UMBILICAL?

  • Muchas veces estas hernias umbilicales se cierran antes de los seis meses, por lo que si la hernia es pequeña y solo contiene grasa, lo recomendable es mantenerla vigilada hasta esa edad. Si no se cierra, o lo hace atrapando un pequeño trozo de grasa y no da problemas es suficiente con vigilar que no haya cambios, o si decides esterilizar a tu perro, puedes aprovechar esa cirugía para cerrarla.

  • Si es una hernia umbilical grande por la que sale un asa intestinal, es recomendable cerrarla mediante cirugía para evitar que ese trozo de intestino se estrangule. Tu veterinario mantendrá controlado a tu perro y te indicará el momento adecuado para hacerlo.

  • Si la hernia de tu perro se ha cerrado y ha atrapado un trozo de intestino en su interior, es necesario realizar una cirugía de urgencia, ya que puede cortar el riego sanguíneo sobre ese trozo y que se produzca una necrosis (muerte de ese tejido atrapado).

Como hemos visto, la hernia umbilical en perros puede ser un defecto que en la mayoría de los casos no reviste gravedad. Si notas que la hernia es de gran tamaño o tu perro se queja, acude a tu veterinario.

Él explorará a tu perro por si hay algún asa intestinal en la hernia y valorará si tu perro necesita una cirugía para resolverla.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar