Husky Siberiano

Husky Siberiano

El Husky Siberiano es un perro de trabajo, oriundo del Este de Siberia. Fue criado, en sus orígenes, por la tribu Chukchi, quienes lo utilizaron durante muchos años como perro de compañía, para pastorear a los ciervos, arrastrar los trineos y preservar el calor corporal de los niños.

El enorme parecido del Husky Siberiano con el lobo no es una simple apariencia: no solo mantiene cierto parentesco real con él sino que además, conserva ciertas características morfológicas y de comportamiento. Algunos expertos incluso afirman que los Husky tienen entre un 50 y un 75% de sangre proveniente de los lobos.

 

El Husky siberiano es un excelente compañero para la familia. Pese a estar acostumbrado a vivir en manada, se adaptará muy fácilmente a tu hogar y se desvivirá por complacerte. No obstante, es también algo testarudo y bastante independiente, por lo cual, no esperes de él una total sumisión ni un torrente de afecto en forma de perro pegado a tu falda. Esta raza es heredera de un gran orgullo, que deberás considerar.

  • AFECTUOSO SIN RESULTAR PEGAJOSO

    Se trata de un perro que necesita de toda la calidez y el afecto que puedas darle, pese a que no sea especialmente expresivo. No lo dejes solo demasiado tiempo ya que realmente requiere de afecto continuo. ¡Quién lo diría de este grandullón!

  • NECESITA CANALIZAR SU ENERGÍA

    Este animal acumula una gran cantidad de energía que debe gastar a través del ejercicio físico. La vida sedentaria no le va; por el contrario, lo entristece y puede, incluso, convertirlo en un perro obeso. Ten en cuenta que, definitivamente, un paseo diario no le será suficiente. Necesitará más.

  • BUEN APETITO

    El Husky Siberiano es buen comedor y le gusta prácticamente todo. Los machos necesitan entre 1.250 y 1.500 kilocalorías diarias; mientras que las hembras, entre 1.050 y 1.350.  De todas maneras, es normal que los huskies que viven en climas muy cálidos, en verano, pierdan un poco el apetito debido a que no toleran demasiado bien el calor intenso; sobre todo, si es húmedo.

  • PELIGRO DE HUIDA

    A pesar de que necesita de tu afecto día a día, el husky retiene aún un carácter algo independiente. Esto, unido a su enorme resistencia física, lo vuelve capaz de recorrer kilómetros y kilómetros sin agotarse y lo hace proclive a la huida, voluntaria o no. Puede ocurrir que, atraído por algún tipo de rastro, tu husky comience a caminar y caminar hasta desorientarse y no pueda encontrar el camino de regreso. Por esta razón, es aconsejable que acotes el terreno donde él se mueve libremente y que no lo pierdas de vista.

  • PUPPY

    Este cachorro, además de adorable, es bastante activo. Demasiado, para algunos. Así que considera esta particularidad a la hora de elegir la raza que te acompañará por los siguientes varios años. Y recuerda que su nivel de actividad puede acabar con tu paciencia, si eres primerizo.

Algunos expertos afirman que los Huskies tienen entre un 50 y un 75% de sangre proveniente de los lobos.

FICHA

ALTURA: de 50 a 60 centímetros.

PESO: de 15 a 30 kilogramos.

COLOR: permitidos todos los colores desde el negro hasta el blanco puro. Es común una variedad de marcas en la cabeza, incluyendo muchos patrones llamativos no encontrados en otras razas.

LONGEVIDAD: de 10 a 14 años.

 

Artículos que te
pueden interesar