La alimentación para evitar la anemia en perros

La alimentación para evitar la anemia en perros

La anemia en perros es un síntoma habitual que puede avisar de la existencia de diversas enfermedades. Los síntomas que puedes percibir son, por ejemplo, la debilidad, la palidez y/o el cansancio de tu perro.

En este artículo te explicaremos de manera resumida los diferentes tipos de anemia en los perros y cómo cuidar la alimentación de tu perro para prevenirla.

 
TIPOS DE ANEMIA EN PERROS

 

Cuando los glóbulos rojo, que se producen en la médula ósea, se reducen, se provoca una disminución de la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos. Esta podría ser la explicación de qué es la anemia. 

Existen dos tipos de anemia en los perros, las regenerativas y las no regenerativas. Ahora veremos las principales causas de cada una.

 

Anemias regenerativas

En las anemias regenerativas, la médula ósea produce nuevos glóbulos rojos a gran velocidad para reponer los que se han perdido, aunque no siempre es suficiente. Algunas de las causas de la anemia regenerativa pueden ser:

  • Pérdidas de sangre: hemorragias en atropellos o heridas, úlceras en estómago o intestino, venenos como matarratas que impiden que la sangre coagule, parásitos intestinales o infestación por pulgas...

  • Hemólisis: Se produce una destrucción masiva de los glóbulos rojos. Puede ser por el propio sistema inmune que ataca por error a los glóbulos rojos, por parásitos sanguíneos, intoxicación por Zinc, cebollas, etc.

 

Anemias no regenerativas

La médula no es capaz de producir suficientes glóbulos rojos.

  • Puede ser por una enfermedad que afecte directamente a la médula ósea, como virus o enfermedades autoinmunes.

  • Enfermedades que afectan indirectamente la médula ósea:

    1. Falta de eritropoyetina (EPO) en enfermedades crónicas como la insuficiencia renal crónica. La hormona EPO, producida por el riñón, estimula la creación de glóbulos rojos y su ausencia es la causante de la anemia.
    2. Enfermedades hormonales, como hipotiroidismo o cushing
    3. Falta de nutrientes, como deficiencia  de hierro y vitamina B12. Puede ocurrir no tomar suficiente hierro con la comida, pérdida crónica de sangre, o que el hierro no se absorba en el intestino.

 

NUTRIENTES NECESARIOS PARA EVITAR LA ANEMIA EN PERROS

 

Hay determinados nutrientes esenciales para generar hemoglobina y glóbulos rojos en el organismo. Aunque tu perro esté sano, si no obtiene esos nutrientes podría aparecer la anemia en perros. Las causas de esta enfermedad pueden ser variadas. Por este motivo, es muy importante que los especialistas revisen la salud de tu perro con regularidad para garantizar que tiene una alimentación adaptada a sus necesidades a lo largo de su vida.

  • Proteínas y aminoácidos: Se requiere para la formación de hemoglobina y la pared del glóbulo rojo.

  • Lípidos o grasas: necesarias para la formación de la membrana (pared) del eritrocito.

  • Hierro: es el componente más importante de la hemoglobina. Se trata de una proteína presente en los glóbulos rojos. Su función es captar oxígeno y dióxido de carbono de las células. También los obtiene de la mioglobina, realizando la misma función pero en los músculos. 

    1. Alto contenido en hierro: productos cárnicos (como el hígado, el corazón y los músculos), levadura de cerveza, germen de trigo, yemas de huevo, ostras, frijoles secos y algunas frutas. 
    2. Contenido medio en hierro: verduras verdes, los cereales, el pescado y las aves. 
    3. Alimentos bajos en hierro: leche, productos lácteos y la mayoría de los vegetales que no son verdes.
  • Cobalto: es un mineral necesario para la formación de vitamina B12.

  • Vitamina B12 o cianocobalamina: es necesaria para la síntesis de glóbulos rojos. La vitamina B12 se encuentra exclusivamente en los productos animales (hígado, riñones, pescado y carne).

  • Vitamina B2 o riboflavina: está presente en muchos tipos de alimentos: levaduras, hígado, quesos, huevos, derivados lácteos... En el perro y el gato también la producen las bacterias intestinales.

  • Vitamina B6 o piridoxina: las levaduras, el germen de trigo o la carne son aliados para tu mascota. Los productos lácteos y los cereales, por el contrario, contienen cantidades muy pequeñas de piridoxina.

  • Vitamina B9 o ácido fólico: necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina. Los perros necesitan folato (presente en las levaduras) para producir células sanguíneas normales. El hígado y las verduras verdes (sobre todo las espinacas y los berros) contienen altas cantidades de esta vitamina.

  • Vitamina E o tocoferol: antioxidante (retrasa el envejecimiento celular). Protege el sistema reproductor y los músculos y fortalece la resistencia de los glóbulos rojos ante su posible destrucción (o hemólisis).

  • Vitamina K3 o menadiona: favorece la coagulación de la sangre y la producción de globulos rojos.

     

La mejor forma de evitar la anemia en perros sanos es potenciando una alimentación de calidad, cuidando la concentración idónea de hierro, proteínas y vitaminas. Así, la médula ósea podrá producir glóbulos rojos con normalidad. Los alimentos de la gama ADVANCE, garantizan aportar todo lo necesario para mantener a tu perro sano y fuerte.

Artículos que te
pueden interesar