Las picaduras de mosquito en perros y transmisión de enfermedades

Las picaduras de mosquito en perros y transmisión de enfermedades

Llega el verano y, con él, los temidos mosquitos. Además de molestos, estos pequeños insectos de aspecto inofensivo, pueden ocasionar graves problemas en tu perro.

Si quieres saber qué pueden causar las picaduras de mosquitos en los perros, sigue leyendo. Reconoce las enfermedades que pueden provocar estas picaduras en los perros y cómo puedes evitarlas poniendo en práctica algunos remedios.

 

EL VERANO Y LOS MOSQUITOS

 

El verano es una estación maravillosa. Para la mayoría de nosotros es sinónimo de descanso y vacaciones, pero también una época en la que debemos tomar ciertas precauciones. Especialmente debemos proteger a grandes y pequeños contra el sol y los mosquitos. Los perros no iban a ser menos. 

 

El calor es la condición idónea para la reproducción de los mosquitos. Aunque pueda parecer que lo que buscan es la sangre de los mamíferos para alimentarse, en realidad lo que necesitan son sus proteínas para que los huevos con sus crías puedan desarrollarse. 

 

ENFERMEDADES QUE TRANSMITEN LAS PICADURAS DEL MOSQUITO A LOS PERROS

 

Así como nosotros mismos nos protegemos de las picaduras, debemos prestar atención a la protección de los perros. Las picaduras del mosquito en perros —o de los flebótomos, que recuerdan mucho a los mosquitos por su aspecto— pueden transmitir enfermedades como la leishmaniasis y la filaria. Es decir, los insectos actúan de transmisores para estas dolencias.

 

Leishmaniasis

Esta enfermedad la provoca el parásito Leishmania infantum, de proporciones microscópicas, que llega al perro con la picadura de un flebótomo. Este insecto pequeño —entre 2 y 3 milímetros— no es en realidad un mosquito, pero se parece bastante. Es sumamente silencioso y es difícil detectarlo. Las hembras adultas son las que pican para obtener sangre y las encargadas de transmitir la enfermedad.

 

Cuándo debes estar más alerta

 

Los flebótomos aparecen entre los meses de marzo y diciembre. Sin embargo, hay lugares en los que pueden estar activos todo el año, debido a las altas temperaturas. Están más activos en junio y septiembre-octubre. Su lugar favorito en el mundo es la cuenca mediterránea y el sur de Europa en general, aunque el cambio climático está favoreciendo su expansión a otras zonas. Suelen picar al caer el sol y hasta la media noche y en los perros buscan zonas con poco pelo: el interior de las orejas, el puente nasal, la tripa, los párpados o los labios.

 

Síntomas

 

La leishmaniasis es una enfermedad crónica y grave que se puede tratar, pero resulta del todo imposible eliminar el parásito del cuerpo del perro. Por eso, son comunes las recaídas. Tiene un periodo de incubación largo —entre 3 meses y un año— y presenta más complicaciones en ciertas razas —bóxer, pastor alemán, rottweiler y cocker—. Si contrae la enfermedad tu perro manifestará los siguientes síntomas:

  • Herida o úlcera provocada por la picadura y que no se cura.

     

  • Alopecia y piel seca, especialmente en la cara y las orejas, sequedad e inflamación de la piel de la nariz y las almohadillas. Además, le crecerán la uñas de forma llamativa.

     

  • Algunos síntomas más graves son los ganglios inflamados, pérdida de peso y masa muscular, anemia, cojera… En los casos extremadamente graves, la enfermedad puede resultar mortal.

Filaria

Esta enfermedad —Dirofilaria immitis— se transmite gracias al insecto portador, Cúlex, Anopheles o Aedes, las especies de mosquitos que también pueden contagiar enfermedades a los humanos. La filaria también se conoce como el gusano del corazón y es un parásito que en su fase adulta puede alcanzar los 30 cm y alojarse en las arterias pulmonares y el lado derecho del corazón. Las larvas son microscópicas y viven en la sangre del perro.

 

Cuándo debes estar más alerta

 

La enfermedad se encuentra en zonas templadas, especialmente se han detectado más casos en Tenerife, el sureste de España, la cuenca del Ebro y algunas zonas de Madrid. Dado que el parásito es transmitido por el insecto portador —solo hace de transmisor, no se contagia— debes prevenir las picaduras de mosquitos en perros especialmente en las épocas del año en que los insectos están más activos —primavera y verano—.

 

Síntomas

 

Pueden pasar varios años sin que se manifiesten los síntomas y la gravedad de la filaria dependerá del número de parásitos adultos que se hayan alojado en el cuerpo del animal.

  • Pueden aparecer síntomas de enfermedades cardiacas y respiratorias.

     

  • El perro infectado se muestra cansado, con poca tolerancia al ejercicio, tose, puede que expulse sangre, perderá peso, sufrirá síncopes…

Existe un tratamiento, pero para que sea eficaz debe detectarse a tiempo. De no ser así, las secuelas en los vasos pulmonares y el corazón serán graves; incluso puede llegar a ser mortal.

 

CÓMO PREVENIR LAS PICADURAS DE MOSQUITOS EN PERROS

 

Tanto si vives en las zonas mencionadas como si no —prevenir siempre es una buena idea— puedes poner en práctica estas recomendaciones:

  • Usa repelente de mosquitos y flebótomos. Los hay para todos los gustos: pipetas, collares, spray… Elige el que más te guste y… ¡ahuyenta a los bichos!

     

  • Evita los paseos con tu perro en los momentos de mayor actividad de los mosquitos, en atardecer y anochecer. Evita también que duerma fuera por la noche.

     

  • Instala mosquiteras en ventanas y puertas, previenes además que te piquen a ti también.

     

  • No dejes materia orgánica o basura en el jardín o la terraza porque los atraerás.

     

  • Vacía el agua de los maceteros u otros recipientes en el patio y jardín, son perfectos criaderos de mosquitos.

     

  • Utiliza repelentes para tu hogar, como las láminas para los enchufes, la velas de citronella o aromas como el eucalipto. Los repelentes no tienen por que ser industriales, echa mano de los remedios de toda la vida.

Siguiendo estos consejos puedes prevenir las picaduras de mosquitos en perros que, como has podido comprobar, pueden complicarse con enfermedades graves que pueden incluso llegar a ser mortales. Puedes consultar con tu veterinario otros métodos de prevención y elegir juntos la mejor opción para tu perro. Para la leishmaniasis, por ejemplo, existe una vacuna. Lo ideal es seguir a rajatabla las recomendaciones de desparasitación de tu veterinario, así no correrás riesgos.

Artículos que te
pueden interesar