Lombrices en perros y otros parásitos: ¿cómo tratarlos?

Lombrices en perros y otros parásitos: ¿cómo tratarlos?

Las lombrices en perros son un tipo de parásito que puede afectar a tu perro de forma común. Estos parásitos pueden afectar la salud de tu perro y una prevención es clave para velar por su bienestar.

En este artículo te vamos a explicar cuáles son los parásitos intestinales que más se detectan en perros y cómo actuar para su prevención.

 

LOMBRICES EN PERROS: UN PROBLEMA A TRATAR

Los gusanos intestinales o lombrices son un agente parásito que se puede alojar en tu perro (y otros animales) afectando al intestino y a su sistema digestivo. A pesar de ser tan común como para afirmar que tu perro se verá afectado a lo largo de su vida en algún momento, es señal de alarma y debes actuar con rapidez, ya que las lombrices requieren tratamiento y no se eliminarán de forma natural.

 

Como en cualquier problema de este tipo es mejor prevenir que curar, así que es importante saber que un perro que haya vivido en un refugio para animales, estando en contacto con muchos otros perros y siendo recogido en circunstancias determinadas, tiene más probabilidades de infección.

 

¿Cuáles son las lombrices en perros más usuales?

Las lombrices en perros no forman parte todas del mismo tipo: encontramos subtipos y diferentes clases:

  • Lombrices de forma redondeada (Toxocara canis o Toxascaris leonina)
  • Gusanos con forma plana (Dipylidium caninum o Echinococcus granulosus)
  • Gusanos llamados látigo (Trichuris vulpis)
  • Lombrices con una forma de gancho (por ejemplo Ancylostoma)

 

Pero, ¿por qué tiene lombrices mi perro?

Puede que te hagas esta pregunta. No pienses que es porque no lo cuides bien o no mantengas una correcta limpieza. Simplemente:

  • Porque husmea en basuras por la calle o carne con huevos.
  • Porque entra en contacto con otros perros que las tengan (por el canal de las heces o en contacto con el juego).
  • Por la leche materna, si es que su madre también tiene lombrices.
  • Al actuar pulgas que las propician.

Para saber si tu perro está afectado por algún parásito intestinal debes estar atento a cambios en su comportamiento y observar el momento en el que realizan sus deposiciones. A menudo, los parásitos son visibles a simple vista. Eso sí, ello puede significar que la infestación está en una fase elevada. Anemia, cansancio excesivo, picores… pueden ser algunos de estos síntomas provocados por las lombrices en perros.

Otros agentes parasitarios en perros

A parte de las lombrices intestinales, hay otros parásitos que pueden usar a tu perro como huésped.

  • Parásitos en el intestino como la bacteria espiroqueta o la giarda: al afectar al sistema digestivo provocan usualmente vómitos y pérdida de peso.

  • Gusanos en el pulmón: son muy peligrosos porque pueden llevar a problemas en coagulación. Viven en los pulmones, más concretamente en los vasos sanguíneos.

  • Filaria o gusano del corazón: producen insuficiencias cardíacas y tos excesiva.

  • Parásitos externos: los parásitos externos presentes en el pelaje del perro son ácaros, pulgas o garrapatas. Lo peligroso de este tipo es su poder como vehículo conductor de otras enfermedades

¿ES IMPORTANTE QUE MI PERRO NO TENGA LOMBRICES?¿CÓMO PUEDO PREVENIRLO?

La salud integral de tu perro es importante para su bienestar y es tu responsabilidad. Si tu perro tiene algún tipo de parásito su salud se ve minvada, puesto que el parásito se está alimentando de él, de su sangre y de su vitalidad.

 

En el caso de los cachorros o de perros senior, su salud se puede ver todavía más comprometida si están afectados de parásitos, ya que no tienen el sistema de defensas al 100%. Además, los perros pueden contagiar a los humanos algunos tipos de parásitos, así que es primordial llevar un control desparasitario de los animales.

 

La desparasitación regular y el control veterinario anual evitarán en la mayoría de casos los parásitos en tu perro. Recuerda que no solo es esencial la desparasitación externa con las conocidas pipetas sino que también debemos suministrar antiparasitarios orales internos de manera periódica al perro.

 

Si hablamos de parásitos como lombrices en perros la mejor manera de evitar que los animales se contagien o los adquieran es la prevención. Una correcta pauta antiparasitaria interna será en la mayoría de casos suficiente para que el animal no se vea afectado. En este sentido, el veterinario es quien debe marcar y recetar la medicación determinada.

Artículos que te
pueden interesar