Mi cachorro no come, ¿qué le pasa?

Mi cachorro no come, ¿qué le pasa?

Existen múltiples causas por las que puedes encontrarte diciendo “mi cachorro no come”. Si esto sucede, o si come menos de lo que debería, su salud puede verse afectada, por lo que debes actuar lo antes posible para resolver la situación.

¿POR QUÉ MI CACHORRO NO COME?

 

Las causas más comunes por las que tu cachorro puede dejar de comer son las siguientes:

  • Las enfermedades orgánicas. Si tu perro padece cualquier enfermedad, una de las consecuencias puede ser que pierda el apetito. Hay algunas patologías muy comunes en los cachorros, como las causadas por parásitos intestinales (lombrices) o las inflamaciones del sistema gastrointestinal cuando han comido algo que no debían. En estos casos, lo normal es que tu perro presente también otros síntomas (vómitos, diarreas, tos…).

  • Los problemas físicos. Que tu cachorro no coma también puede deberse a algún problema relacionado con las partes de su cuerpo que le permiten masticar y tragar. Por ejemplo, en los cachorros recién nacidos es frecuente el denominado paladar hendido, un defecto congénito que no les permite succionar la leche correctamente.

  • Los cambios de dieta. Cuando tu cachorro cambia de un tipo de alimentación a otra (de la lactancia al alimento sólido, de un tipo de pienso a otro, etc.), es posible que no coma tanto porque el cambio le resulta incómodo. Por eso, es recomendable realizar transiciones progresivas para que se adapte y para reducir las probabilidades de que su sistema gastrointestinal sufra algún trastorno.

  • La comida no le gusta. En muchas ocasiones, eso de “mi cachorro no come” se debe ni más ni menos que a que su comida no le gusta ni motiva lo suficiente. Esto es especialmente frecuente en cachorros que suelen consumir latas de comida húmeda o restos de comida casera y pasan a comer alimento seco.

  • La sobrealimentación. No es raro que tu cachorro deje de comer si está empachado o su sistema digestivo está sobrecargado. Incluso es posible que además vomite o tenga diarrea. Recuerda que es importante que sigas las indicaciones de dosis de alimentos según su peso y etapa vital (y que no abuses de los premios ni le des restos de comida casera habitualmente).

  • Las aversiones a determinados alimentos. A veces, tanto los perros adultos como los cachorros pueden rechazar algunos alimentos si los asocian a una experiencia previa desagradable.

  • Los factores estresantes. La llegada a una nueva casa, la reciente separación de su camada o cualquier otra situación que pueda provocarle miedo, ansiedad o estrés puede hacer que tu cachorro deje de comer temporalmente. Esta situación debería resolverse una vez se sienta más confiado y seguro, se haya adaptado o hayan desaparecido los factores de estrés.

     

     

 

¿QUÉ PASA SI MI CACHORRO NO COME?

 

En términos médicos, el “mi cachorro no come” se llama anorexia. Independientemente de la causa que la provoca, los cachorros son los más susceptibles a sufrir sus consecuencias, ya que tienen escasas reservas energéticas en comparación con los perros adultos.

Que tu cachorro deje de comer de forma prolongada puede tener graves repercusiones sobre su salud, como la hipoglucemia, la hipotermia, la deshidratación o la desnutrición, que incluso pueden poner su vida en peligro. Por eso es esencial que, ante la situación de “mi cachorro no come”, actúes cuanto antes.

Si observas que tu cachorro no come, es de vital importancia que acudas al veterinario con urgencia para que pueda detectar la causa y tratar la situación.

 

RECOMENDACIONES

 

La alimentación de tu cachorro es el aspecto más importante para garantizar un desarrollo y crecimiento óptimo, así como su buen estado de salud general. Esta alimentación debe estar adaptada a sus necesidades según la fase de crecimiento en la que se encuentre, su tamaño, metabolismo, actividad diaria y preferencias individuales.

Si observas que tu cachorro no come, es de vital importancia que acudas al veterinario con urgencia para que pueda detectar la causa y tratar la situación.

Además, como norma general, es imprescindible que le ofrezcas un alimento completo, equilibrado y palatable a tu compañero, siguiendo las indicaciones en cuanto a las de raciones diarias y evitando los alimentos no adecuados. No olvides realizar transiciones progresivas en los cambios de dieta y evita las situaciones estresantes en la medida de lo posible.

Recuerda que, si tienes un nuevo cachorro en casa, es fundamental que realices una primera visita al veterinario para que pueda revisarlo adecuadamente y seguir las pautas de prevención ante las enfermedades más comunes de los cachorros (desparasitaciones y vacunaciones). Además, él te ayudará a determinar qué tipo de alimento es el más adecuado para tu perro en este momento y te dará una guía básica para su cuidado.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar