Mi perro se ha hecho daño en una pata: las fracturas en perros

Mi perro se ha hecho daño en una pata: las fracturas en perros

Una caída, un accidente de tráfico, una mala maniobra durante un juego. Cualquiera de estas situaciones puede acabar contigo en el veterinario diciendo “mi perro se ha hecho daño en una pata”.

Las fracturas en perros duelen mucho y pueden llegar a paralizar al animal. La recuperación definitiva puede tardar bastante tiempo y, en algunos casos, es posible que el perro tenga que pasar por el quirófano. Pero con unos buenos cuidados, lo normal es que tu amigo de cuatro patas pueda volver a correr y a jugar como si nada le hubiese sucedido.

 

LOS DIFERENTES TIPOS DE FRACTURAS EN PERROS

 

Si tu perro se ha hecho daño en una pata, debes saber que existen distintos tipos de fracturas en perro. Que la fractura sea de un tipo o de otro dependerá de los siguientes factores:

  • La forma en que el hueso se rompe: Según el tipo de rotura, la fractura en perro será incompleta, completa, lineal, transversa, oblicua, espiral, conminuta, multifragmentada o simple.

  • Su comunicación con el exterior del cuerpo: Dependiendo de esto, podemos hablar de una fractura cerrada o abierta.

  • Su localización en el hueso: Si la fractura de tu perro se encuentra en el extremo del hueso, se tratará de una fractura epifisaria, si está localizada en la zona central del hueso, será una fractura diafisaria, y si se encuentra en la zona de unión de las anteriores, será una fractura metafisaria.

Volviendo al tipo de fractura según el tipo de rotura, si tu perro se ha hecho daño en la pata y el veterinario te indica que su fractura es incompleta, quiere decir que el hueso no se ha desplazado. Es la fractura en perros más frecuente en los cachorros, ya que sus huesos aún no han terminado de madurar y son más flexibles.

 

La fractura completa se da, en cambio, cuando el hueso se divide completamente. Dentro de este tipo de fracturas en perros, se puede distinguir entre la rotura simple, que es aquella en la que solo existe una línea de rotura, o la multifragmentada, en la que se ven varias líneas de rotura.

 

 

EL PELIGRO DE LAS INFECCIONES TRAS LAS FRACTURAS EN PERROS

 

Si tu perro se ha hecho daño en una pata, tienes que tener especial cuidado si presenta una fractura abierta. Y es que, cuando la fractura es abierta, no solo se desplaza el hueso, si no que además, este queda expuesto al exterior.

 

Por ello, tendrás que seguir las instrucciones de tu veterinario en lo que respecta a las curas y cuidados tras el accidente para prevenir cualquier infección. También debes saber que, en los casos de fracturas abiertas en perros, la curación es más larga y suele requerir de tratamiento quirúrgico.

Si tu perro se ha hecho daño en una pata, tienes que tener especial cuidado si presenta una fractura abierta.

TRATAMIENTO DE LAS FRACTURAS EN PERROS

 

Por supuesto, lo que debes hacer si tu perro se ha hecho daño en una pata, es acudir al veterinario. Si detecta una fractura, la radiografía es la mejor manera de determinar el alcance de la lesión.

 

Para inmovilizarla, el veterinario usará un vendaje o una tablilla y, en caso de que lo considere necesario, es posible que programe una cirugía. Por tu parte, no sufras al ver a tu perro vendado: se acostumbrará muy deprisa y no le causará incomodidad.

 

MI PERRO SE HA HECHO DAÑO EN UNA PATA, ¿CÓMO LO TRANSPORTO?

 

Si tu perro se ha hecho daño en una pata y ha sufrido una fractura, su movilidad quedará, obviamente, reducida. Para desplazarlo al veterinario, te recomendamos ponerlo en alguna superficie que pueda hacer la función de camilla.

 

Para subirlo en ella, pasa una de tus manos bajo su hombro y la otra bajo su muslo, al tiempo que lo haces deslizar cuidadosamente sobre la plancha de madera u otro material duro y no flexible que sirva de camilla. Además, debes asegurarte de que permanece inmovilizado durante el viaje.

 

En resumen, si tu perro se ha hecho daño en una pata y temes que pueda sufrir una fractura, debes acudir a vuestro veterinario de confianza (vigilando durante el transporte) cuanto antes. Así podrá ver el alcance de la lesión y tratarlo como es debido para que pronto vuelva a correr y saltar.

Artículos que te
pueden interesar