Perros de terapia | Advance

Perros de terapia

Está demostrado que la terapia con perros puede ayudar a personas con enfermedades y lesiones muy diversas. A continuación te explicamos porque tu perro te puede ayudar mejorar el estado de ánimo o reducir la ansiedad.

Diversos estudios han demostrado los beneficios de tener un perro con el estado físico y mental de la persona. Por ejemplo, pasear, correr, saltar, lanzar una pelota, son actividades que ayudan a mejorar las habilidades motoras de la persona. Pero también ha demostrado que tener un perro puede mejorar el estado de estrés de una persona.

Pero ¿qué sucede con las personas con enfermedades? En situaciones de riesgo de exclusión social, las terapias con perros son muy positivas ya que fomentan valores como la responsabilidad o la comprensión. De hecho, existe una gran variedad de programas sociales en que los perros son fundamentales para fomentar la actividad y la cohesión en los grupos, a la vez que aumentan la tolerancia y el respeto entre personas.

Si tienes interés en aprender más sobre este tipo de terapias visita la Fundación Affinity  y descubre.

 

En situaciones de riesgo de exclusión social, las terapias con perros son muy positivas ya que fomentan valores como la responsabilidad o la comprensión.

¿QUÉ TIPOS DE PERROS PUEDEN PARTICIPAR EN LA TERAPIA?

 

¿Sabías que no todos los perros son aptos para participar en una terapia con personas?

Existen varios requisitos a la hora de seleccionar un perro para una terapia. Los perros deben cumplir una serie de características:

  • Agresividad = 0

  • Sus reacciones han de ser totalmente previsibles.

  • No tiene que mostrar miedo a estímulos cotidianos (ruidos, personas desconocidas, etc.)

  • Tiene que gustarle estar con las personas.

  • Ha de seguir un adiestramiento basado en reforzar positivamente las conductas deseadas.

  • Tiene que gustarle el trabajo por lo que hay que procurar que tenga experiencias positivas durante las sesiones.

  • No tiene que padecer enfermedades que le provoquen dolor.

  • Tiene que tener un control sanitario estricto.

  • En su selección tiene que participar un veterinario.

Artículos que te
pueden interesar