¿Cómo prevenir y eliminar las garrapatas en el perro?

¿Cómo prevenir y eliminar las garrapatas en el perro?

Las garrapatas son unos de los parásitos externos que más frecuentemente puede afectar a la salud de tu perro.

Esto es porque estos parásitos transmiten de una manera muy eficaz multitud de enfermedades a través de sus picaduras. Para evitar las garrapatas en perros lo mejor que puedes hacer es tenerlo protegido contra ellas. ¿Quieres saber cómo? ¿Quieres saber qué puedes hacer para prevenir las garrapatas y cómo eliminarlas? En este post especial te lo contamos todo. 

 

LAS GARRAPATAS: CARACTERÍSTICAS DE LOS PARÁSITOS MÁS COMUNES

 

Las garrapatas son artrópodos pertenecientes a la clase arachnida, siendo todas ellas succionadoras de sangre. Estos diminutos parásitos pueden permanecer activos en cualquier parte de tu perro e incluso moverse entre su pelo y por distintas partes de su cuerpo. Sus zonas preferidas son las que menos densidad de pelaje tienen, como pueden ser las orejas, las axilas, las ingles o los espacios interdigitales (entre los dedos).

En España, las especies de garrapatas más frecuentes son Rhipicephalus sanguineus, seguida de Dermacentor reticulatus, Ixodes ricinus e Ixodes hexagonus. Estas especies actúan como agentes transportadores de varios microorganismos patógenos, llamados vectores, que afectan a la salud de tu perro, tales como el Hepatozoon canis, la Babesia canis, la Ricketsia spp. o la Erhlichia canis. Las garrapatas pueden transmitir numerosas enfermedades a los perros. Pero además, los humanos también estamos en peligro por sus picaduras.

 

¿CUÁNDO Y DÓNDE HAY MÁS GARRAPATAS?

 

Los ambientes cálidos, húmedos y con muchas horas de luz son los idóneos para el desarrollo de las garrapatas. Estas condiciones suelen darse coincidiendo con la primavera, el verano y principios de otoño, pero a pesar de ello hay que estar pendiente todo el año.

Las zonas donde suelen vivir las garrapatas son:

  • Rurales: árboles, matorrales, rocas... 

  • Urbanas en el exterior: jardines, parques, macetas...

  • Urbanas en el interior: grietas en paredes, alfombras, mantas...

 

CICLO VITAL DE LA GARRAPATA

 

En las mejores condiciones que se puedan dar para una garrapata, su ciclo vital suele durar alrededor de los 60 días. Tras la puesta de los huevos, su ciclo vital tiene 3 fases: larva, ninfa y adulto. En cada uno de los tres estadios las garrapatas necesitan alimentarse de la sangre del hospedador durante unos días.

Una vez alimentadas, suelen caer al suelo para mudar al siguiente estadio. Por lo que cabe la posibilidad de que, a lo largo de un mismo ciclo vital, estos parásitos pueden alimentarse de una presa cada vez que mudan.

Las hembras adultas son las que, en suelo firme, realizan la puesta de miles de huevos en cualquier rincón o zona que se encuentra muy protegida del ambiente, para que así las crías nazcan sin problemas e inicien un nuevo ciclo. Cuando las condiciones no son óptimas, o no disponen de una presa de la cual alimentarse, pueden permanecer en estado aletargado hasta casi dos años. Esto hace que si tu perro tiene garrapatas, debes estar muy atento a desinfectar cualquier recoveco de tu casa.

 

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

 

Lo mejor que puedes hacer para evitar las garrapatas es un buen plan preventivo antiparasitario, tanto para tu perro como en el ambiente en el que vivís. Esto es imprescindible para que tu perro no contraiga ninguna enfermedad a través de la picadura de una garrapata.

Existen diferentes métodos para combatir a estos parástios, tanto para prevenirlas como para tratar las infestaciones por garrapatas en perros. Estos métodos se diferencian en el modo de aplicarlos, en cómo actúan y en el tiempo que protegen a tu perro. Además, hay diferentes variaciones según el método de aplicación: collares, pipetas, pastillas, espráis, lociones, polvo o champús antiparasitarios que pueden usarse de forma individual o combinada.

Estos métodos suelen incluir en su composición estos principios activos: fipronil, permetrina o piriproxifeno. Varios de estos principios, además, cubren frente a otros parásitos similares como son las pulgas, los piojos o el flebótomo.

Es importante que sepas que muchos de los productos indicados para perros adultos, no están indicados para cachorros, como tampoco lo están para su uso en gatos. Por lo que antes de utilizar cualquiera de ellos, consulta a tu veterinario.

 

CONSEJOS PARA LA ELIMINACIÓN DE GARRAPATAS

 

Cabe la posibilidad de que, a pesar de mantener una correcta prevención, la garrapata siga adherida a la piel de tu perro (tiene un fuerte aparato bucal que se lo podría permitir). Y es que su boca no solo sirve para succionar la sangre, sino también es la responsable de la dispersión de microorganismos, a través de su saliva.

Si encuentras una garrapata en tu perro, puedes aplicar una pequeña dosis de antiparasitario para aflojar el grado de adherimiento de la garrapata en la piel de tu perro para que la extracción sea más sencilla y segura. 

 

¿CÓMO QUITAR UNA GARRAPATA?

 

Es un procedimiento no muy sencillo, en el que hay que tener un poco de maña y, sobre todo, mucho cuidado. Debes utilizar unas pinzas especializadas para la extracción de garrapatas: son muy fáciles de manejar y tienen la punta redonda para evitar lesión alguna en tu perro. Si tienes alguna duda, lo mejor es que contactes con tu veterinario.

El procedimiento para sacar una garrapata de la piel de tu perro es el siguiente:
 

  • Acércate lo más que puedas, pero con mucho cuidado, a la piel de tu perro para pinzar por la zona de la cabeza de la garrapata. 

  • Procura extraer el parásito de forma lineal, sin hacer movimientos bruscos o giros. Si no lo haces de esta manera, se podría romper la garrapata perdiendo parte de su aparato bucal quedando enquistado en el interior de tu perro, lo que puede provocar reacciones inflamatorias e infecciones locales.

  • Evita, todo lo que puedas, la presión excesiva sobre la garrapata, ya que podrías provocar que la garrapata explote por la presión, liberando así gran parte de la carga microbiana que contiene hacia el torrente circulatorio del perro.

  • Una vez hayas extraído el parásito, debes introducirlo en un frasco que tenga antiparasitario o alcohol hasta que veas que ya está muerta. Sella el frasco lo mejor que puedas con esparadrapo o similar y entonces deposita el frasco en la basura.

  • Ahora desinfecta la zona de piel donde estaba la garrapata con una solución yodada o clorhexidina.
     

Como ves, es una tarea que requiere de mucho cuidado y tacto. Si ves que tienes dificultades, acude a tu veterinario.

Consúltale también si tras la extracción observas picor, hinchazón o enrojecimiento en el área de la picadura para que pueda examinar la zona y aplicar un tratamiento sintomático si lo cree necesario.

Artículos que te
pueden interesar