Problemas urinarios: «mi perro orina mucho»

Problemas urinarios: «mi perro orina mucho»

Nadie mejor que tú conoce las veces que tu perro necesita orinar diariamente. Si crees que tu perro orina más de lo normal, presta atención al número de veces, a la cantidad, si se le escapa estando en casa o durante la noche; no le quites los ojos de encima.

A veces, el propio organismo del perro incrementa la producción de orina como una forma de compensar un fenómeno fisiológico. Sin embargo, si acudes a la consulta del veterinario y le dices: «mi perro orina mucho, ¿por qué?», la gran mayoría de veces  su respuesta indicará que se trata un síntoma de una enfermedad o alteración en su organismo.

 

CUÁNDO SÉ SI MI PERRO ORINA MUCHO

 

Se considera que un perro debe orinar, de forma normal, al día unos 25 ml por kilo de peso. Esta cantidad puede variar de unos perros a otros según algunos factores como:

  • La cantidad de agua que beba tu perro al día.

  • El tipo de alimentación —seca o húmeda— que favorece la mayor o menor ingesta de agua para digerir el alimento.

  • La temperatura ambiente; en verano tu perro beberá más agua para paliar el calor.

Por eso, se considera que tu perro orina mucho si supera los 50 ml por kilo de peso al día. Además de la cantidad, debes fijarte en si el exceso de orina —llamada poliura en el contexto veterinario— se caracteriza por orines pequeños y frecuentes. En ese caso es probable que las micciones causen dolor y una necesidad urgente de hacer pis. En este caso, podemos determinar que tu perro sufre una enfermedad urinaria de las vías bajas como puede ser la cistitis.

 

También es probable que observes que tu perro bebe más agua de lo normal. En estos casos, es probable que tu perro presente el síndrome polidipsia-poliura. Este nombre quiere decir que el síndrome se caracteriza por un aumento de la ingesta de agua y su correspondiente aumento de orines.

 

ENFERMEDADES QUE PROVOCAN QUE MI PERROORINE MUCHO

 

Si estás preocupado y sientes la necesidad de responderte o arrojar algo de luz a esa pregunta recurrente de: «¿por qué mi perro orina mucho?», te facilitamos una lista de posibles causas patológicas. 

 

 

Además del síndrome ya mencionado, podemos señalar las siguientes enfermedades que presentan un aumento de las deposiciones líquidas como principal síntoma:

  • Diabetes insípida: Se diferencia de la diabetes mellitus en que no tiene que ver con el páncreas, sino que se produce por cierta falta de hormonas. Hay dos tipos. En el caso de que nos ocupa el perro no produce suficiente hormona antidiurética que provoca que el perro orine mucho.

  • Diabetes mellitus: En este caso, el aumento de glucosa en la sangre del perro debe desecharse a través de los riñones. Para ello, será necesario arrastrar más cantidad de agua de lo normal lo que provoca un aumento de la orina en el perro. Si diagnostican a tu perro con diabetes, ADVANCE tiene un alimento perfecto para tu perro que, además, ayudará a sus riñones.

  • Insuficiencia renal crónica: Dado que afecta a la función de los riñones, el perro tiende a orinar más, además de perder peso.

  • Infección uterina: Algunas hembras que alcanzan la madurez sexual presentan infecciones uterinas provocadas muchas veces por los niveles elevados de progesterona después del celo. Además de observar que tu perrita orina más, tendrá fiebre y estará decaída y sin apetito.

  • Síndrome de Cushing: Esta enfermedad hormonal afecta especialmente a perros de edad avanzada. El síndrome se caracteriza por un aumento del cortisol que hace que el sistema inmune se debilite. Además de orinar mucho, tu perro tendrá más sed y hambre y parecerá estar siempre fatigado. También es normal que pierda pelo y observes comportamientos extraños en él.

  • Otras enfermedades que tienen como síntoma que el perro orine mucho son: la insuficiencia hepática, el hipertiroidismo el síndrome de Addison… También puede ser la consecuencia de un tratamiento médico basado en fármacos como los corticoides, antiepilépticos o diuréticos.

En cualquier caso, lo mejor es consultar con tu veterinario de confianza. Como has podido comprobar, si por tu cabeza ronda la misma inquietud: «mi perro orina mucho, ¿qué hago?», debes saber que se trata de un síntoma y no de una enfermedad en sí misma. Por lo tanto, lo que debes hacer a continuación es procurarle a tu perro un diagnóstico preciso que determine un tratamiento. Esto solo puedes lograrlo en la consulta del veterinario.

¡No dejes pasar la más mínima sospecha! Cuanto antes se ataque el problema mejor que mejor.

Artículos que te
pueden interesar