¿Puede usarse el Adolonta en perros?

¿Puede usarse el Adolonta en perros?

El Adolonta es un medicamento de la familia de los analgésicos. Ha sido creado para el uso en las personas pero, ¿es adecuado utilizar el Adolonta en perros? Desvelemos esta duda, y recuerda no medicar nunca a tu compañero sin la supervisión de un veterinario.

¿ES ADECUADO USAR EL ADOLONTA EN PERROS?

 

Lo primero que debes saber es que el Adolonta es un medicamento registrado para uso humano y, dado que existen otros productos con el mismo principio activo autorizados para perros, los veterinarios están obligados a utilizar, sin excepción, el medicamento veterinario. Así pues, el Adolonta en perros está contraindicado.

 

Por lo que respecta a su equivalente para perros, como todos los fármacos de este tipo, debe ser usado con precaución, ya que puede tener algunas contraindicaciones y efectos secundarios que hay que tener en cuenta.

 

 

LOS EQUIVALENTES AL ADOLONTA PARA PERROS

 

El principio activo del Adolonta es el hidrocloruro de tramadol, un analgésico que actúa sobre el sistema nervioso central. No posee efecto antiinflamatorio ni antipirético. Por eso, si se busca controlar el dolor, a veces puede combinarse con otros fármacos.

 

Los equivalentes al Adolonta en perros se llaman Tralieve y Tramvetol. Estos tienen la ventaja de estar específicamente formulados para estos animales en cuanto a dosis y presentación, es decir, sus dosis están mejor adaptadas al peso de los perros y se administran en forma de comprimidos masticables. Al igual que sucede con el Adolonta, también existe una solución inyectable para uso veterinario.

 

En medicina humana, este medicamento se utiliza para el tratamiento del dolor de moderado a intenso. Sin embargo, los equivalentes al Adolonta para perros están indicados para tratar los dolores leves, tanto en tejidos blandos como del sistema musculoesquelético.

 

Aún así, en la actualidad hay estudios que cuestionan el efecto analgésico del tramadol en perros cuando es administrado por vía oral.

 

Las pautas de administración (cantidad y frecuencia) deben ser indicadas siempre por el veterinario. Entre otras cosas, porque dependen de factores como la edad y el estado de salud del perro, o su sensibilidad al dolor y la intensidad del mismo.

 

 

REACCIONES ADVERSAS AL ADOLONTA EN PERROS (EFECTOS SECUNDARIOS)

 

Antes de administrar Adolonta en perros, siempre en su versión veterinaria y bajo prescripción de un profesional, se debe tener en cuenta que, como la mayoría de los fármacos, puede tener algunas contraindicaciones y producir reacciones adversas con mayor o menor frecuencia.

 

Reacciones adversas al equivalente al Adolonta en perros:

  • Sedación leve y somnolencia (frecuentemente)

  • Náuseas y vómitos (infrecuentemente)

  • Reacciones de hipersensibilidad al tramadol (raramente)

  • Convulsiones (muy raramente)

 

Contraindicaciones del equivalente al Adolonta en perros (casos en los que no debe administrarse):

  • En perros con epilepsia

  • Combinados junto a algunos tipos de antidepresivos

  • En caso de hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes que contiene el fármaco

 

Además, se han de tomar precauciones en ciertos casos:

  • Perros con enfermedad renal o hepática. Si tu compañero tiene alguna patología en el hígado o el riñón, probablemente su veterinario tenga que realizarle controles frecuentes para asegurarse de que estos órganos estén funcionando correctamente mientras tome el medicamento.

  • Interacciones con otros fármacos. En caso de que tu perro tome algún tipo de medicación, consulta con el veterinario las posibles interacciones entre los fármacos.

  • Perros en periodo de gestación y lactancia. No hay demasiados estudios sobre los efectos del Adolonta en perras gestantes o lactantes. Por este motivo, por el momento, no se recomienda su uso en estos casos hasta que haya más datos.

 

SOBREDOSIFICACIÓN

 

La sobredosis del equivalente al Adolonta en perros puede tener efectos muy graves como vómitos, alteraciones cardiacas, convulsiones, coma, problemas respiratorios o incluso una parada cardiorrespiratoria. Por este motivo, si tu perro ha tomado una dosis superior a la máxima indicada, no dudes en acudir de urgencia al veterinario.

 

Como ya hemos comentado, a la hora de utilizar el equivalente al Adolonta en perros es fundamental hacerlo únicamente bajo prescripción veterinaria y siguiendo siempre sus indicaciones.

 

 

En la actualidad existe un amplio abanico de medicamentos con efectos analgésicos, y elegir el adecuado para tu perro y su patología concreta es tarea exclusiva de un profesional veterinario. Recuerda que medicar a tu compañero por tu cuenta es arriesgado y puede poner su vida en peligro.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar