Qué obligaciones legales tienes si tu perro es de una raza potencialmente peligrosa | Advance

Qué obligaciones legales tienes si tu perro es de una raza potencialmente peligrosa

Las obligaciones legales que debes cumplir si compartes tu vida con un perro de una raza considerada “potencialmente peligrosa” (también llamadas “PPP”) vienen determinadas por el Real Decreto 287/2002. Pero, además, debes tener en cuenta que algunas comunidades autónomas tienen normativas propias, donde definen sus propios criterios de peligrosidad y sus propios requisitos sobre la tenencia de estos perros; por eso es muy importante que te informes al respecto.

LOS REQUISITOS LEGALES

Si tienes un perro de alguna de estas razas mencionadas como potencialmente peligrosas, debes conseguir una licencia especial, así como un certificado que acredite su inscripción en el Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos y que corresponda a tu domicilio. Para llevar adelante este trámite no sólo debes ser mayor de edad sino también presentar un Certificado de Antecedentes Penales.


SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL OBLIGATORIO

Si dispones de los certificados de capacidades físicas requeridas (auditiva, visual, etc.) y de las aptitudes psicológicas solicitadas para tener un perro de estas características, también debes contar con un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, con una cobertura no inferior a 120 mil euros y con la prima en vigor (lo que puede demostrarse mediante el recibo correspondiente).


DURACIÓN DE LA LICENCIA ADMINISTRATIVA

Una vez que obtengas la licencia para tener este tipo de perros, debes comunicar al órgano municipal responsable de su expedición sobre cualquier cambio en tus datos personales. Esta licencia debe renovarse cada cinco años.


EN LOS PASEOS

Finalmente, en el día a día, además de identificar a tu perro mediante el microchip, debes tomar una serie de precauciones relacionadas con la seguridad cotidiana: cuando esté en espacios públicos debe siempre llevar bozal y una cadena o correa no extensible de menos de dos metros. Además, una misma persona no puede llevar a más de un perro de estas características a la vez.


EN EL DOMICILIO

La ley también indica que debe permanecer atado si está en una finca, parcela, terraza o patio. Y, si está suelto, debe hacerlo en un espacio que pueda cerrarse y que tenga la superficie y la altura adecuada para proteger a personas o animales que puedan acercarse.

Si un animal de estas razas se perdiera o fuese robado, debes notificarlo al responsable del Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos en un plazo máximo de 48 horas.


Artículos que te
pueden interesar