Sordera en perros: causas, detección y tratamiento - ADVANCE

Sordera en perros: causas, detección y tratamiento

Seguramente sabes que, al igual que en el caso del olfato, los perros tienen el sentido del oído muy desarrollado. Sin embargo, no están exentos de experimentar pérdidas de audición. ¿Sabes qué causa la sordera en perros?

En este artículo queremos explicarte cuáles son las principales causas que provocan sordera en perros, cómo se detecta y cuál es el tratamiento. Debes saber que, en algunas ocasiones, la sordera puede revertirse, por lo que conviene estar atento a los signos y las causas. Cuanto antes se ataje el problema, mejor.

 

Cabe señalar que, a veces, el problema puede volverse un proceso crónico o irreversible. En el caso de que tu perro pierda su audición, o haya nacido con esta condición, deberás aprender otras formas de comunicarte con él.

 

TIPOS DE SORDERA EN PERROS 

 

La pérdida de audición en perros puede ser de dos tipos: congénita o adquirida. En el primer caso se trata de una condición que está presente desde el nacimiento. Puede deberse a un trastorno embrionario o a algún factor hereditario. En el segundo caso, la sordera adquirida podría tener su origen en un traumatismo, una enfermedad infecciosa o degenerativa, entre otros factores.

 

Por otro lado, la sordera en perros puede ser parcial, total o afectar a uno o a los dos oídos.

 

CAUSAS MÁS FRECUENTES DE LA SORDERA EN PERROS

  • Alteraciones congénitas: una de las más frecuentes se relaciona con un defecto genético que se asocia a la ausencia de pigmentación en la piel; es decir, perros con la piel blanca. Cuando el pigmento tampoco está presente en el oído interno, las fibras nerviosas podrían dañarse y causar sordera en perros antes de nacer. Esto es frecuente en razas como el Dálmata, Dogo Argentino, Bull Terrier o Pastor Australiano.

  • Infecciones crónicas que tienen lugar en el oído interno: las causas de estas infecciones son muchas, desde cuerpos extraños, parásitos, alergias, etc. por lo general provocan sordera solo en el oído afectado, aunque puede que ambos se vean implicados.

  • Algunas enfermedades: determinadas dolencias neurológicas, como la epilepsia, el moquillo canino o los accidentes cardiovasculares pueden provocar sordera en perros.

  • La edad avanzada del perro: se asocia con los cambios progresivos de tipo degenerativo que se deben a la edad del perro. Por lo general se manifiesta en ambos oídos.

  • Determinados medicamentos: algunos fármacos pueden resultar tóxicos para los oídos de tu perro y provocar sordera. Algunos de estos medicamentos son la gentamicina o la furosemida.

  • Tumores o ciertas lesiones: este tipo de afecciones pueden provocar daños en la estructura del oído que podrían ser tanto reversibles como irreversibles.

  • Ruidos fuertes: sonidos excesivamente fuertes podrían causar sordera en perros que podría ser parcial al principio pero terminaría siendo total.

CÓMO PUEDES DETECTAR LA SORDERA EN PERROS

 

Si la sordera de tu perro es adquirida, puede detectarla de diferentes formas. No tendrás más que prestar atención a ciertos signos:

  • Cambios de comportamiento

    • Si tu perro pierde su capacidad de oír de forma progresiva, notarás que no responde igual a tus estímulos auditivos. Por ejemplo, si lo llamas no acude o ante un ruido fuerte e inesperado no reacciona.
       
    • Si, por el contrario, tu perro pierde la capacidad de oír de forma repentina, podría mostrarse inseguro, asustadizo y en un estado de alerta inusual para él.
  • Si la causa de la sordera en perros es de tipo infeccioso o por tumores o traumatismos los signos son:

    • Pérdida de equilibrio.
       
    • Movimientos brusco con la cabeza.
       
    • Sacudidas de las orejas, especialmente hacia el lado más afectado.
       
    • Inflamación en la oreja del oído afectado, heridas o secreciones en el conducto auditivo.

En el caso de que tu perro sea sordo de nacimiento puede que te resulte más complicado determinar su sordera pues no habría ninguna variación en su comportamiento.

 

De por sí, un cachorro sordo no reacciona a los sonidos, duerme más, podría morder más fuerte de lo normal al no reaccionar a las quejas de las personas o animales a los que muerde o, incluso, ladrar de forma excesiva. Sin embargo, dado que han nacido con esa condición, suelen adaptarse al entorno y suplen la ausencia de audición con los otros sentidos.

 

¿QUÉ PUEDO HACER SI SOSPECHO QUE MI PERRO ES SORDO?

  • Lo primero que debes hacer es descartar una causa médica. Después puede hacer comprobaciones sonoras sencillas, como emitir sonidos fuertes fuera del campo visual del perro y observar su reacción. De todas formas, este tipo de comprobaciones no son del todo precisas y no podrías determinar si se trata de una sordera en uno o ambos oídos.

  • Por eso, lo ideal es que el diagnóstico definitivo lo realice un veterinario después de completar una exploración profunda.

  • En ciertos casos, será necesario acudir a técnicas especializadas de electrodiagnóstico y audiometría (test BAER). Estas pruebas pueden realizarse a partir de las 6-8 semanas de vida de los cachorros; es decir, cuando el sistema auditivo ha madurado por completo.

¿CÓMO TRATAR CON UN PERRO SORDO?

 

Después de confirmar con tu veterinario de confianza que tu perro es sordo, sigue sus consejos y, en su caso, el tratamiento que te recomiende. Pero, además:

  • Aprended juntos, tu perro y tú, un nuevo código con el que comunicaros. Podéis usar señales de tipo visual, olfativo o vibratorias

  • Dado que tu perro puede asustarse con facilidad porque no te oye, acércate a él siempre de frente, para que pueda verte.

  • Refuerza el sistema de seguridad en el exterior, no lo lleves sin correa por la calle, y si es necesario, identifica a tu perro debidamente para que otras personas sean conscientes de su discapacidad. También puedes usar collares con vibrador que podrían facilitar que vuelva a tu lado sin necesidad de tener que llamarlo.

  • Por último, no descartes realizar un programa de adiestramiento adaptado a su sordera.

Por lo demás, no olvides que el resto de sus capacidades y necesidades son las mismas que las de cualquier otro perro. Por lo tanto, no olvides que requiere de atención, cariño y mucha paciencia. Así lograréis que tenga una vida completamente normal y placentera.

 

Recuerda, si sospechas que tu mejor amigo padece sordera en perros, no lo dudes: acude a tu veterinario de confianza. Si lo consideras necesario, también puedes acudir a la consulta de un etólogo especializado. Podrá guiarte y enseñarte aquellas pautas que mejoren vuestra comunicación. ¡No te dejes influenciar por falsos mitos! Infórmate y procúrale a tu perro los estímulos necesarios para que lleve una vida normal y caracterizada por el bienestar.

Descubre la mejor comida para tu perro

Empezar test

Artículos que te
pueden interesar