Terranova

Terranova

Un enorme muñeco de felpa que, encima, nada a la perfección. Una suerte de peluche adorable con dotes de delfín; de enorme bondad, tranquilidad y amabilidad. El “San Bernardo del mar” -tal como lo llaman- es de una fidelidad y lealtad fuera de lo común, con lo que se hace imposible que no caigas rendido a sus encantos.

Este fortachón de mirada dulce congeniará maravillosamente bien contigo y también con tu familia y no podrás —ni querrás— deshacerte de él ya nunca más. Será para siempre tu compañero excepcional.

 

Excelente nadador, el Terranova es además uno de los perros que a lo largo de los años más ayuda ha prestado al hombre en tareas bien diversas. Sus grandes aptitudes para nadar le hicieron ganarse el respeto de los pescadores ya hace muchos años, y hoy, las fuerzas de seguridad tienen en él a un inmejorable voluntario de salvamento.  

 

Gracias a sus pies palmeados y a su cola —que hace las veces de timón—, en el pasado fue utilizado para llevar las redes de los pescadores desde las barcas hasta la orilla, para recuperar cargas caídas por la borda y también para rescatar a gente en peligro de morir ahogada.

UN GUARDIÁN QUE NO "LLEGA A LAS MANOS"

A pesar de su carácter afable, tu Terranova es también un excelente perro guardián. Podría parecer que un perro tan bonachón no puede ser un buen centinela del hogar, pero nada más lejos de la realidad: su complexión atlética, su fortaleza física y su inteligencia lo convierten en un excelente cuidador. No es un perro ni nervioso, ni ladrador, ni agresivo. Por el contrario, si localizara un intruso en su territorio, no le haría daño, sino que lo inmovilizaría sin llegar a morderlo o herirlo.


UN "GRAN PELUCHE" PARA LOS NIÑOS

Es tan grandote como amable y bondadoso. Infinitamente paciente con los más pequeños de la casa, les permitirá incluso que le tiren del pelo cuando están aprendiendo a andar, haciéndoles de guía al mismo tiempo. Si estás en la playa, será él quien primero corra al agua en el caso de que alguno corra peligro. ¡Tus niños jamás se aburrirán con él!


UN ATLETA TODOTERRENO

Este gigantón disfruta de la vida al aire libre y de las temperaturas más frías. Padecerá con el calor y te agradecerá, en cambio, si planeas su vida junto al mar para poder zambullirse de vez en cuando. En este sentido, es preferible para él una casa junto al Atlántico, antes que junto al Mediterráneo. A las ya apuntadas excelentes aptitudes del Terranova como nadador hay que sumarle otras: es también un corredor consumado, que disfruta derrochando energía por el bosque o por la orilla de la playa. Y no solo eso: es, además, uno de los perros más fuertes que existen.


UN BUEN COMILÓN

La potente constitución del Terranova no engaña: tiene muy buen apetito, ya que quema diariamente mucha energía con sus juegos y carreras. Suminístrale alrededor de un kilo diario de comida seca, repartido en dos tomas. Hablamos de un animal que puede alcanzar los ¡65 kilos!


SALUD

La salud del Terranova es excelente. Su carácter deportista y su gran resistencia a las condiciones extremas lo convierten en una raza con una salud de hierro. No obstante, vigila sus orejas, que son su auténtico punto débil. Dado que le gusta zambullirse en el agua con mucha frecuencia, sus conductos auditivos son propensos a inflamarse. Por otra parte, acostúmbrate a cepillarlo tres veces por semana, como mínimo.


La salud del Terranova es excelente. Su carácter deportista y su gran resistencia a las condiciones extremas lo convierten en una raza con una salud de hierro.

FICHA

PESO: de 54 a 68 kilogramos.

ALTURA: de 63 a 74 centímetros.

COLOR: solo se admiten el negro azabache mate –a veces con una mancha blanca sobre el pecho, los pies y el extremo de la cola- y el marrón chocolate o bronce.

LONGEVIDAD: de 9 a 15 años.

 

Artículos que te
pueden interesar