Cuando tiene sobrepeso

Introducción

La obesidad es tan preocupante para las personas como para las mascotas. Cuanto más sobrepeso se tiene, más riesgo se corre de padecer problemas respiratorios, desórdenes metabólicos y hasta una muerte prematura.

Controlar periódicamente su peso, procurarle ejercicio y seguir la dieta que tiene asignada son las mejores recetas contra la obesidad de la mascota.

La obesidad es una enfermedad

Muchas veces se dice que los perros se parecen a sus propietarios, y en el caso de la obesidad suele ser así. Una persona obesa -no por enfermedad, si no por llevar una dieta desordenada y falta de ejercicio- tenderá a reproducir su comportamiento con su animal de compañía. Si concede poca importancia a su alimentación, lo más probable es que le proporcione a su perro alguna golosina a deshora. A veces son pequeños detalles, pero lo suficientemente importantes para que alteren el metabolismo del animal. A un yorkshire de más de 3’5 kilos al que se le da una galleta se le están proporcionando demasiadas energías, y si no las quema, se quedarán y se acumularán a otras. El sobrepeso es negativo porque conlleva problemas físicos. De entrada le cuesta caminar y sus patas se resentirán del exceso de peso del cuerpo. Se corre el riesgo de que pueda aparecer una diabetes, y con gran probabilidad tendrá problemas respiratorios.

Porqué se engorda

Porqué se engorda

A excepción de algunos ejemplares que padecen alguna enfermedad endocrina o que al tomar algún medicamento contribuya a hacerles engordar, las principales causas de la obesidad canina son una dieta descontrolada , y una vida sedentaria con poco ejercicio físico. En el primer caso, lo que ocurre es que se toman alimentos entre comidas o se recompensan sus acciones siempre con comida que a veces no es la más adecuada. Así, ingieren más calorías de las que gastan, y van engordando. Otro factor que puede favorecer que el perro se engorde es la esterilización, especialmente en el caso de los machos. También la edad los hace ganar peso, ya que el metabolismo se ralentiza y también porque se mueven con mayor dificultad y tienden a estar más tiempo descansando, con lo cual, queman menos calorías.

Algunas razas engordan más

Algunos perros son más propensos a engordar que otros. Esto es debido a su constitución y también a su herencia genética. Esta tendencia al sobrepeso se manifiesta más en los cocker, labrador, cairn, terrier, west highland white terrier, caniche y teckel, por orden de relevancia.

Las hembras son más propensas a padecer exceso de peso, y en concreto, las de algunas razas que podrían definirse más sedentarias.

Combatir el sobrepeso

Combatir el sobrepeso

El veterinario podrá dar una dieta adecuada a cada animal, con las cantidades que debe tomar como máximo. Las calorías son reducidas y se le suministran en función de sus necesidades reales. Hay que controlar los alimentos extra que se le puedan dar ocasionalmente y comentarlo con el profesional.

Éste también recomendará el tipo de ejercicio idóneo para cada animal. En todo caso, siempre es preciso que el propietario sea consciente de que debe seguir estas indicaciones de forma estricta para asegurar la salud de su perro.

Identificar el sobrepeso

Hay diferentes parámetros para detectar el sobrepeso. Por supuesto, hay que saber cuánto pesa el perro y cuál es, según su veterinario, su peso ideal. Se considera que está obeso si sobrepasa un veinte por ciento esta medida.

Otra pista es la observación corporal. Palpar diferentes partes del cuerpo, sobre todo el contorno torácico o la zona lumbar, que debe ser siempre más estrecha que la zona torácica y que la de la cadera, puede dar ya idea de que tiene un problema.