El cachorro Caniche

Introducción

Este pequeño y delicado perrito requiere muchos cuidados y atenciones para crecer sano y fuerte. Es muy alegre y juguetón y da gusto verlo juguetear con los niños, aunque sus agudos ladridos y su tendencia a mordisquearlo todo pueden ser desesperantes. Está considerada una de las tres razas de perro más inteligentes.

Tres variedades, tres tamaños

Existen tres variedades dentro de la raza caniche que se diferencian entre sí básicamente por su tamaño. Así, de grande a pequeño, tenemos el caniche estándar, el enano o toy y el caniche mini toy. En general, los cuidados y atenciones que hay que prestarles son los mismos independientemente de la variedad de caniche de que se trate, aunque en relación a la alimentación variará la cantidad de las raciones.

Un encanto con los niños

Alegre, travieso, juguetón y muy dinámico, el cachorro caniche es un excelente compañero de juegos para los niños, a los que adora. Además, es muy inteligente, por lo que es capaz de entender la dinámica de los juegos aunque sea algo compleja. Eso sí, su pequeño tamaño y su fragilidad obligan a su dueño a estar siempre vigilando que los pequeños no le hagan daño sin querer.

Inconvenientes

Hay dos características negativas que conviene saber antes de acoger en casa a un cachorro caniche. En primer lugar, a pesar de su pequeño tamaño, es un perro bastante destructivo y tiene tendencia a mordisquear y arañar todo lo que encuentran a su paso, lo cual puede darnos algún que otro disgusto. Esto, como en otras razas, por su tendencia a la ansiedad por separación de sus dueños, al tratarse de un animal tan inteligente, debemos motivarle y dedicar mucho tiempo a jugar con él, pero también acostumbrarle poco a poco desde pequeño a que pase periodos de tiempo solo, dejando sus juguetes favoritos a su alcance. Por otro lado, este pequeñuelo suele ladrar constantemente, y el sonido agudo de su ladrido puede acabar desesperando tanto a su dueño como a sus vecinos.

Perro diminuto, raciones pequeñas

Desde el momento en que es separado de su madre, el caniche puede ser alimentado con pienso seco, aunque es aconsejable que siempre remojemos su comida en leche. Es importante, asimismo, no ponerle el tazón lleno de comida, ya que es mejor que se acostumbre desde muy pequeño a las raciones pequeñas en consonancia con su tamaño. De esta manera evitaremos que engorde.

Ojo con los ojos

El caniche es un perro que tiene cierta tendencia a padecer complicaciones y patologías en el área ocular. Es por ello que es de vital importancia prestar una atención especial al cuidado y limpieza de los ojos. En este sentido, hay que eliminar regular y concienzudamente las legañas que comúnmente se le forman alrededor de los ojos para evitar que se endurezcan y se enreden con los pelos cercanos, causándoles molestias y dolor. Para la limpieza del ojo, que deberemos realizar al menos tres veces por semana, lo más aconsejable es usar un algodón empapado en agua de manzanilla o té.

Cuidado del pelo

Otras de las atenciones que debemos prestar con frecuencia a nuestro cachorro caniche tienen que ver con el cuidado del pelo. Lo más aconsejable es lavarlo con un champú especial mediante un suave masaje, teniendo cuidado de no hacerle daño con la presión de nuestros dedos. A continuación, hay que secarlo concienzudamente tras el baño con un secador eléctrico, ya que la humedad en su cuerpo podría causarle algunos problemas de salud, aunque vigilando que no se queme.

Educación

El hecho de que se trate de un perrito tan inteligente ayuda mucho en el adiestramiento y educación del cachorro caniche. Además, este pequeñuelo tiene una gran disposición para el aprendizaje y el entrenamiento, por lo que podremos hacer de él un perro muy educado. Una de las primeras cosas que deberemos enseñarle es a hacer sus necesidades fuera de casa, algo que haremos sacándolos poco a poco hasta que entiendan que es allí donde deben hacerlas.