El cachorro Teckel

Introducción

Con su cuerpo alargado, sus patas cortas y su carácter alegre y desvengorzado, el cachorro Teckel es todo un cómicodel que es difícil no enamorarse.

Quizá consciente de ello, este cachorro no destaca precisamente por su docilidad y sumisión por lo que una temprana educación es un factor fundamental si su dueño no quiere que este pequeño bufón acabe por llevar las riendas en su relación.

Le apasiona jugar en el exterior

El cachorro Teckel no puede obviar su instinto de cazador y tiene un temperamento agitado que le lleva a desear por encima de todas las cosas poder jugar en el exterior. No le frustre y permítale correr y husmear a sus anchas desde cachorro por el campo y el jardín. Ahora bien, no ceda a todos sus caprichos. Debe inculcarle desde una edad temprana –a partir de los tres meses- las mínimas normas de convivencia para que el cachorro comprenda su posición de gregario en la relación perro-dueño.

Muy independiente y decidido

Cuando juega en el exterior, el cachorro Teckel es un animal decidido y voluntarioso que no se frena ante nada ni nadie. Es muy decidido pese a su pequeño tamaño y es capaz de plantar cara a congéneres de tamaño mucho mayor al suyo. Si está de caza, no cesará en su empeño de hacer salir al zorro de su madriguera. Al cachorro Teckel le gusta hacer bien las cosas, y si éste es su cometido, no parará hasta conseguirlo. Por otra parte, este carácter tiene su parte negativa: es difícil meterlo en cintura, ya que no es un cachorro especialmente obediente, sino más bien todo lo contrario. Lo adecuado es educarlo con firmeza desde los tres meses de edad.

Un cachorro ladrador...

El cachorro Teckel presenta muchas aptitudes que le convierten en un buen perro guardián. Ahora bien, un pequeño inconveniente en este sentido es que ladra como un desesperado, a veces con razón, y otras sin razón aparente. Es por ello que se hace obligatorio para el cachorro Teckel vivir en el campo. Un perro tan ladrador puede acabar con la paciencia de todo el vecindario.

...y también mordedor

El refrán –Perro ladrador, poco mordedor- no se cumple exactamente en el caso del cachorro Teckel, ya que aúna ambas cualidades. Su instinto de perro cazador le lleva a mordisquear todo lo que encuentra como muchos cachorros pero, en su caso, puede agarrar el brazo de su dueño y apretar las mandíbulas un poco. Esto es debido a que, como cazador, cuando caza debe morder a su presa y herirla para debilitarla. Debe aprender a que, si bien puede ejercer de cazador con animales de campo como ratones o topos, no puede actuar igual con los hombres. Es conveniente proporcionarle juguetes para morder y desarrollar su instinto para que se relaje y no muerda a las personas cuando juegue con ellas.

Mejor no dejarlo solo

Al cachorro Teckel le gusta la compañía y no se encuentra cómodo quedándose solo, es más, le llega a aterrorizar. De hecho, no le gusta estar con desconocidos y siempre preferirá a los miembros de su familia a tener que permanecer en compañía de aquellos a quienes no trata a diario. Si su dueño tiene que dejarlo solo dentro de la vivienda es preferible que ponga los objetos delicados a buen recaudo ya que al encontrarse encerrado se agita y puede morder y estropear piezas del mobiliario o alfombras y cortinas. Es preferible que se entretenga fuera de la vivienda, aunque también es aconsejable que alguien lo vigile dada su afición a excavar los parterres y acabar con las plantas más delicadas del jardín. Un '¡No!' con voz firme y contundente es la mejor manera de frenar sus instintos destructores.

Poco sociable con otros animales

El instinto cazador del cachorro Teckel le lleva obviamente a no tener unas relaciones demasiado fluidas con animales como el ratón de campo, la comadreja o el topo; animales que son sus presas habituales durante sus fechorías por el campo. No obstante, tampoco es muy sociable con otros animales domésticos. Un gato puede asemejarse a una atractiva comadreja para el cachorro Teckel y por eso tratará de darle caza. Fomente poco a poco su socialización con otros animales domésticos desde muy temprana edad para que la convivencia no sea problemática.