Los trastornos de la vejez

Introducción

El tiempo corre más rápido para un perro que para su propietario. La equivalencia de años entre ambos es muy diferente y el cachorro juguetón y vital, tras más de una docena de años, puede dejar paso a un anciano al que cuesta casi moverse. La mejor calidad de vida ha permitido que los animales de compañía vivan más años y también que aparezcan nuevos trastornos geriátricos.

Cada raza tiene una serie de afecciones propias, pero hay una serie de problemas físicos que son comunes a todos.

Se hace mayor

El cachorro juguetón y vivaz que buscaba siempre contento salir a dar un paseo se convierte, aproximadamente en una década, en un animal despistado, descuidado con su higiene, lento, con menos energía… Los principales aspectos que alertan del comienzo de la vejez son:

1. 

La vista

La alteración de la vista, es uno de los primeros síntomas. Suele ocurrir alrededor de los 10 años. El cristalino del ojo se vuelve más opaco y le cuesta enfocar los objetos que tiene cerca. Ve mejor de lejos.

2. 

Oído

En unos meses puede perder la audición. Parece que escucha unos sonidos y otros no, pero solo es el comienzo de una sordera. Esto les hace perder la orientación. Algunos parecen 'despistados' o notaremos que se asustan cuando nos ven, porque no nos han oído al acercarnos.

3. 

Esfínteres

Pueden perder el control de éstos, situación que viene acompañada por una falta de interés en el aseo y en ocasiones llegan a ensuciar el lugar de dormir.

4. 

La piel y el pelo

Pierden la tersura y la elasticidad de los jóvenes. Esto viene ligado con el tema de la falta de interés en la higiene y, por consiguiente, necesitará más el cepillado, que estimula la piel. Conviene no dejar esta sana costumbre que, diaria y semanalmente, también contribuye a la calidad de vida de nuestro perro ya anciano.

5. 

Los huesos

También están más débiles y con la edad aparece la osteoartritis. Se puede paliar con un adecuado control de peso y, si el veterinario lo recomienda, con protectores de cartílago y antiinflamatorios.

6. 

En la boca

También se manifiestan los síntomas de la edad avanzada del perro. Las infecciones de las encías son habituales debido a la acumulación de sarro y placa bacteriana y se deben tratar en la consulta del veterinario. Esto ayudará a evitar uno de los síntomas más comunes: el mal aliento y se podrán evitar infecciones internas más serias como las endocarditis y artritis. Con un tratamiento adecuado se reducen también las flatulencias y el estreñimiento.

7. 

También pueden aparecer alteraciones mentales

Algo así como demencia senil, que en el caso del perro se denominan disfunciones cognitivas. Suelen observarse en animales a partir de los 15 años. El animal puede mostrarse desorientado, sobre todo durante la noche, dar vueltas por toda la casa, a veces no reconocen a su dueño o pueden llorar o gemir cuando se sienten confusos. Debemos consultar estos síntomas con el veterinario.

Estímulos mentales y físicos

Estímulos mentales y físicos

Aunque la mayoría de estos signos son propios de la vejez del perro, en muchos casos, con adecuados estímulos, se le puede ayudar a que se retrasen y a ganar calidad de vida. El ejercicio es saludable. Pero nada de correr durante horas… conviene activarlo con un paseo corto o un poco de juego. Subir por lugares con pendiente es una actividad muy recomendable y beneficiosa.

El estímulo mental es también necesario. Un juego de búsqueda o de habilidad es excelente para mantenerlo activo. Hay algunas razas que no requieren un aseo constante, pero se puede recurrir a masaje activo y suave para que la piel y la circulación mejoren. Este tipo de actividades requieren una práctica constante, pero el incremento de la calidad de vida es superior. Además, todo ello implicará un mayor tiempo de dedicación a nuestro perro, mayor contacto y mayor comunicación con él, y eso es un gran estímulo para el animal.

Alimentación y sobrepeso

Cada raza tiene sus necesidades específicas, pero por lo general, la pérdida de tejido muscular y el aumento de grasa es común en edades avanzadas. Los perros mayores necesitan una alimentación con menos proteínas pero que éstas sean de gran calidad biológica, con unas cantidades de alimento más reducidas, moderada en grasas -aunque rica en ácidos grasos- y, sobre todo, con suplementos de vitaminas -sobre todo del grupo B- y minerales y que sean ricos en antioxidantes.

Una decisión ética

Es probable que llegue un momento en que haya que tomar una decisión difícil sobre la continuidad de vida de nuestra mascota. En algunos países, la eutanasia no está permitida puesto que se considera que el alma de los animales es semejante al alma humana. En otros países se considera que la calidad de vida es más importante que la cantidad y se recurre a un profesional, tanto para el asesoramiento como para la realización. En caso de optar por esta solución, el veterinario le proporciona unos calmantes que lo duermen, y después se aplica un barbitúrico que le para el corazón químicamente.

Si el animal tiene un problema de salud incurable y que le produce un sufrimiento que no se puede mitigar, el veterinario nos ayudará a tomar la difícil decisión, pero normalmente nuestro perro nos dirá a su manera que ya no puede más, dejando de comer, de moverse y mostrándonos su falta de energía para seguir viviendo. Cuando llega el momento, para el animal lo mejor será que estemos a su lado acariciándole y mostrando nuestro cariño por él hasta el final, siempre que nos sintamos preparados.

Equivalencias de edad

Equivalencias de edad

Los perros pequeños maduran antes pero envejecen más lentamente que las razas de más tamaño. Como media, se puede consultar la siguiente tabla para ver calcular la edad de perro en relación a la humana.

PERRO

HOMBRE 

12 meses

17 años

18 meses

20 años

20 meses

21 años

22 meses

22 años

2 años

24 años

3 años

28 años

4 años

32 años

5 años

36 años

6 años

40 años

7 años

44 años

8 años

48 años

9 años

52 años

10 años

56 años

11 años

60 años

12 años

64 años

13 años

68 años

14 años

72 años

15 años

76 años

17 años

84 años

19 años

92 años

20 años

100 años