Affenpinscher

Altura:
de 25 a 30 centímetros.

Peso: 5 kilogramos.

Color: negro puro.

Longevidad: unos 10 años.

Características

Intrépido, simpático y vigilante, el Affenpinscher es un perro que no deja indiferente, debido a su aspecto desgreñado y sus facciones simiescas, que dan lugar a su nombre -Affen significa mono en alemán-. Es una de esas razas de perros que apasionan o crean rechazo, sin término medio y que son una auténtica rareza pues hay muy pocos ejemplares. Los orígenes del Affenpinscher se sitúan en el sur de Alemania. En el siglo XV un ejemplar similar al actual pero de mayor tamaño destacaba como ávido cazador de ratones y topos en las granjas y casas de campo.

Junto con el Yorkshire Terrier es la única raza de los llamados perros toy que no fueron desarrolladas específicamente como perros de compañía sino como perros de trabajo. Éste consistía en perseguir y atrapar bichos y ratones en las granjas, los establos y los hogares. Para poder cumplir bien su función deben ser perros listos y rápidos, más que sus presas, pero también tener la paciencia de esperar el movimiento justo del ratón para atraparlo.

El Affenpinscher fue inmortalizado en algún grabado de madera de Durero -1471-1528- y evolucionó a través de cruces sucesivos siendo adoptado para la caza y como animal de compañía, hasta que en 1895 el Pinsher Klub alemán organizó las diferentes variedades de pinschers y de schnauzers reconociendo al Affenpinscher como una raza aparte e introduciéndolo en el campo de la cinofilia -mejora de las razas caninas-. En el año 1936 la raza cruzó el Rin y fue introducida en Francia y en 1957 se crearon los primeros estándares. Aunque antes de 1920 casi todos los colores de manto eran admitidos: negro grisáceo, amarillo sucio, rojizo… a partir de 1957 el único color permitido fue el negro, eventualmente con tonalidades marrones o grises.

En la actualidad el Affenpinscher ocupa un lugar modesto y ha sido eclipsado por el Grifón de Bruselas y el Schnauzer, aunque la originalidad que le otorgan sus patillas, su perilla y las greñas despeinadas que caen ante sus ojos siguen haciendo de él un ejemplar único y entrañable junto con, su porte vigoroso y juguetón. Su vida media es de unos 10 años.

Estándar

Características generales. El Affenpinscher es un perro pequeño, compacto, de conformación cuadrada, tan largo como alto y de pelo áspero, con una morfología facial característica que recuerda al mono.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo redondo, más que alargado, no demasiado pesado, abovedado y con frente pronunciada. Hocico corto y recto, no respingado, con trufa redonda, llena y negra. Orejas de implantación alta, llevadas simétricamente giradas hacia delante en forma de "V", con los bordes internos que descansan contra la cabeza. En el caso de orejas erectas, son pequeñas, de igual porte y llevadas lo más verticalmente posible.

Dentición formada por 42 dientes que deben estar limpios y blancos. La mandíbula inferior sobrepasa a la superior y se curva suavemente hacia arriba. Los incisivos, en una boca sana, están implantados regularmente formando una línea ligeramente redondeada. Los caninos y los incisivos no deberán verse con la boca cerrada y tampoco deberá el Affenpinscher mostrar la lengua con la boca cerrada. Ojos oscuros, bastante redondos y llenos, aunque no saltones, párpados adherentes y negros, enmarcados por un círculo de pelo negro. Cuello recto, fuerte y más bien corto, fuertemente implantado. La piel de la garganta es firme y sin arrugas.

Cuerpo. Espalda fuerte y firme. La distancia de la última costilla a la cadera es corta, de modo que el perro parece compacto. Pecho ligeramente aplanado por los dos lados, moderadamente ancho. Vientre ligeramente recogido y cola natural siendo el objetivo que sea en forma de sable o de hoz. El pelo del cuerpo debe ser duro y denso. La cabeza está adornada por unas cejas tupidas y erizadas formando una guirnalda alrededor de los ojos, una barba importante y patillas.

Extremidades. La musculatura de los miembros es plana, pero robusta. Vistos de frente y de perfil, los miembros anteriores son rectos y bien pegados al cuerpo, mientras que los posteriores son ligeramente angulosos. Los pies son cortos, y redondos y los dedos juntos y arqueados -pies de gato-, almohadillas gruesas y duras y uñas cortas y oscuras.

Carácter

Como si supiera que no es el más guapo pero sí uno de los perros más divertidos y listos, el Affenpinscher explota al máximo la expresión de su cara, su carácter inquieto, despierto e inteligente -aprende rápido- y sus dotes de compañero fiel para sacar una sonrisa a su dueño y ganarse su atención y afecto. Es aventurero, curioso, un poco testarudo, leal y cariñoso con la familia, pero no con los desconocidos, lo que hace de él un vigilante perfecto para la casa. Además, aunque su tamaño no intimida a nadie es valiente y decidido y rechaza cualquier intrusión en sus dominios, pudiendo poner a los extraños en un aprieto.

Un juguetón incorregible

El Affenpinscher es activo. Le encanta jugar a correr tras los gatos o los ratones, si dispone de una casa con jardín o excavar la tierra. ¡Las plantas quizás no estarán a salvo!... Y puede pasarse largos ratos con una pelota, un ratón mecánico, cualquier palo que se le lance o que tenga a mano, o de paseo, correteando con su dueño por el campo o por la calle, curioseándolo todo. De buena mañana es de los que despiertan a sus dueños haciéndoles todo tipo de fiestas y ladridos, anunciándoles que ha comenzado un día más que interesante. En estos casos hay que hacerle ver que se está por él pero que no necesita pasarse y mostrarse firmes si se hace demasiado pesado.

Mimoso y celoso

El Affenpinscher necesita estar rodeado de sus dueños y puede quedarse en casa solo durante algunas horas, pero nunca días enteros porque se angustia. Asimismo reclama muestras de afecto, caricias y palabras amables. ¡Le encanta sentirse querido y ser el centro de atención!. Este carácter un tanto egocéntrico no lo hace por tanto muy compatible con la presencia de niños pequeños, que le restan protagonismo, o de otras mascotas, ya que además no permite que nadie toque su comida y sus juguetes. Acepta bien la convivencia de otras mascotas si éstas ya estaban en casa antes de que él llegara.

Día a día

El hecho de ser un perro pequeño hace que pueda adaptarse sin problemas a la vida en un piso, aunque como es un animal muy dinámico, que prefiere la acción al letargo, necesitará salir varias veces al día. Si se dispone de jardín campará a sus anchas siguiendo los movimientos de lo que ocurre en el barrio a placer y si no, le encantará salir a pasear y desplazarse con su dueño a todas partes. En este caso, andará con paso decidido siguiendo rastros que tengan interés para él, pero nunca perderá la pista de su dueño, con lo cual es posible soltarlo sin temor, ya que siempre está atento.

No sucumbir a sus caprichos

Aunque perseguirá a su dueño para tenerlo siempre cerca y reclamará sus mimos es preciso hacerle ver que le adoramos pero que nosotros también necesitamos nuestro espacio y nuestros momentos sin él, por ello es preciso enseñarle a comportarse correctamente, mostrándose muy firme para que no se convierta en un tirano y darle mucho afecto y contar con su inteligencia, pero sin dejarse manejar por él. Es muy recomendable darle un espacio propio que le permita tener sus cosas y estar cerca de la familia pero sin incordiar.

Evitar que ladre a destiempo

Si queremos que los vecinos no se quejen por los molestos ladridos nocturnos o cuando todo parece en descanso, debemos educar a nuestro Affenpinscher para ello. Debido a su fuerte personalidad las técnicas de castigo no funcionan con él, por ello es mejor el adiestramiento positivo basado en recompensas.

Buen comedor

Este gran seductor tiene buen apetito y no es nada remilgado con la comida. El coste de mantenimiento alimenticio es moderado. En principio, con 100 gramos de comida seca al día tiene cubiertas sus necesidades nutricionales.

Cuidados

Salud

Aunque se trata de una raza poco común, y esto hace que sea difícil elaborar estadísticas sobre sus patologías más frecuentes, están predispuestos genéticamente a la luxación de rótula y a los soplos cardiacos. La luxación de rótula es una patología muy frecuente entre las razas toy y a menudo se resuelve quirúrgicamente, pero hay que tener en cuenta que, aún con cirugía, la articulación puede desarrollar artritis.

En el caso de los soplos cardiacos, algunos son adquiridos, como en muchas razas pequeñas, y otros son hereditarios, sobre todo por CAP -conducto arterioso persistente- anomalía genética que se puede resolver también con una intervención quirúrgica y el pronóstico es muy favorable si se detecta y se corrige a tiempo. También se debe prestar atención al pelo de la cara cuando éste es muy largo ya que puede provocarle lagrimeo en los ojos y causarle problemas. Bastará con recortarle un poquito los mechones molestos.

Higiene básica

 

Su pelo tupido necesita cepillados enérgicos tres veces por semana con un cepillo o una almohaza, sin embargo el baño con jabón debe ser ocasional. Para que su pelaje permanezca duro y crujiente, este ejemplar debe ser pelado dos veces al año por un profesional. Esto hará que conserve su peculiar aspecto desgreñado.

Puppy

 

Sobre todo cuando son cachorros hay que tener mucho cuidado con los juguetes ya que pueden tragarse partes de ellos.

Productos relacionados