Alaskan Malamute

Altura:
los machos: 63,5 centímetros. Las hembras: 58,5 centímetros.

Peso: los machos: 38 kilogramos. Las hembras: 34 kilogramos.

Color: gris claro, negro, rojo y blanco uniforme. Las marcas de la cara constituyen un rasgo distintivo.

Características

El Malamute es uno de los perros nórdicos de trineo más antiguos, grandes y fuertes. Su nombre deriva de la tribu innuit de la que formaba parte: los mahlemut o malemiut, un pueblo que vivía en Kotzebue Sound -Alaska-. Era un perro con una resistencia increíble y capaz de arrastrar grandes pesos. Un equipo de malamutes podía llegar a transportar media tonelada de mercancías durante 1.770 kilómetros por escabrosos senderos de montaña. En verano, cuando era imposible utilizar trineos se empleaban como animales de carga y podían acarrear la mitad de su propio peso en mercancías. Transportaban hasta 23 kilogramos de peso haciendo unos 32 kilómetros en un solo día. En otras ocasiones defendían los rebaños de caribúes o participaban en la caza del oso, el alce americano o el lobo.

Entre 1890 y 1918, con la llegada de forasteros, las carreras de trineos se hicieron muy populares y la necesidad de conseguir perros veloces puso en peligro al Malamute, ya que este era un perro poderoso, capaz de arrastrar grandes pesos en jornadas interminables, pero no era veloz, lo que dio lugar a cruces que estuvieron a punto de hacerlos desaparecer. Afortunadamente , en las zonas más remotas se conservaron en su forma pura un número suficiente y en los años 20, dos entusiastas de esta raza: Eva y Milton Seeley usarían un grupo de esos perros para preservarlos. Poco tiempo después se fundaría el primer club del Malamute y en 1936 la raza fue reconocida por el AKC -American Kennel Club-.

Además de su fuerza y su capacidad física, el Malamute exhibe una belleza extraordinaria y un comportamiento afectuoso, leal y amigable con el hombre; sin duda, heredado de sus antepasados, que habían mantenido una relación de extremo respeto y cariño con los innuits.

Estándar

Características generales. El Alaskan Malamute es un perro grande y poderoso, de pecho bien profundo y cuerpo fuerte y musculoso. Lleva la cabeza en alto con un porte altivo que recuerda al lobo y que desprende dignidad, orgullo y nobleza. Su mirada, siempre alerta, expresa interés y curiosidad y también una disposición afectuosa.

Cabeza, cara y cuello. Cabeza ancha y profunda, pero no tosca ni pesada, en proporción al tamaño del perro. El cráneo es moderadamente redondeado aplanándose en la parte superior, cerca de los ojos. Entre los ojos puede observarse un ligero surco. La línea superior del cráneo y la del hocico forman casi una línea recta. Stop leve. La expresión facial es dulce y denota afabilidad. El hocico es grande y macizo, no puntiagudo, y la trufa, en todos los colores del pelaje excepto en el rojo, es negra, así como los labios y los bordes de los párpados. Se acepta la 'nariz de nieve' que está marcada por una banda más clara. Las mandíbulas son anchas, con dientes fuertes. Los incisivos cierran en tijera. Ojos medianos, marrones, almendrados, dispuestos oblicuamente sobre el cráneo. El Malamute no debe tener los ojos azules -estos se penalizan con una falta eliminatoria-. Las orejas son medianas, pero pequeñas, en relación a la cabeza. De forma triangular y ligeramente redondeadas en la punta. Cuando están erguidas apuntan ligeramente hacia el frente. El cuello es grueso y moderadamente arqueado.

Cuerpo. Compacto, pero no excesivamente corto. Aunque no es un perro ligero, no debe presentar un exceso de peso. Espalda recta que desciende en una leve pendiente hasta las caderas. Lomo sólido y bien musculado. Un lomo largo que puede debilitar la espalda constituye falta. Pecho bien desarrollado. Tiene una capa externa de pelo protectora, espesa y áspera y una capa interna densa, de 2,5 a 5 centímetros de espesor, aceitosa y lanuda. El pelo va de corto a mediano en las partes laterales del cuerpo y su longitud aumenta alrededor de los hombros y el cuello, en la espalda y sobre la grupa, así como en las piernas y el pecho. Por lo general, tiene el pelo más corto y menos denso en verano. La cola es de inserción mediana, siguiendo la línea de la columna. Es bien tupida y el perro la lleva sobre la espalda como un penacho ondulante. Los colores del pelaje varían desde el gris claro hasta el negro o el rojo, pasando por tonos intermedios. Se acepta la combinación de colores en la capa interna y en la cara y orejas. El único color uniforme que se admite es el blanco, así como una raya blanca, un collar o ambos, o bien una pequeña mancha sobre la nuca.

Extremidades. Hombros moderadamente oblicuos y antebrazos musculosos y de huesos fuertes. Vistos de frente son rectos hasta los metacarpos. Los miembros posteriores deben ser anchos y perfectamente alineados con las extremidades anteriores. Visto desde atrás el perro no debe ser ni demasiado ancho ni estrecho. Muslos musculosos y rodillas de angulación moderada. Los pies son grandes, del tipo 'raqueta de nieve', cerrados, con almohadillas gruesas, resistentes y bien acolchadas. Los dedos están juntos y bien arqueados, arropados por un pelo protector. Las uñas son cortas y fuertes.

Carácter

Este perro tiene un carácter maravilloso con los adultos y también con los niños y destaca además por su gran lealtad, su inteligencia y su capacidad de trabajo, cuando es utilizado como perro de trineo. Pero si lo que buscamos es un buen guardián, no es el ideal, ya que no es perro de un solo amo -puede adaptarse perfectamente a tener nuevos dueños- y es difícil que se muestre agresivo con las personas. Otra cosa bien diferente es su carácter dominante con otros perros, sobre todo cuando desafían su autoridad. Por eso desde una edad muy temprana, a partir de los 3 meses, hay que educarlo para que tenga una buena socialización y cohabitación con otros animales. Deberemos enseñarle a inhibir la mordida, a acostumbrarse a ruidos y situaciones de todo tipo -para ello son excelentes las reuniones con otros perros-, y a obedecer las principales órdenes que queremos que aprenda. Requiere una educación firme y constante, ya que si se le deja a su aire puede ser muy destructivo. El adiestramiento basado en el refuerzo positivo, con clicker y recompensas, será mucho más efectivo e indicado que las técnicas de imposición y sumisión. Dada su inteligencia, el perro aprenderá rápido.

En contacto con la familia

Partiendo de que este perro en el pasado compartía plenamente la vida con los humanos, en la actualidad también necesita estar en contacto con la familia, por tanto es un animal que lo pasará muy mal si pretendemos dejarlo solo en el exterior. Sus aullidos podrían llegar a ser escandalosos. Además, si pasa muchas horas sin atención y sin poder hacer ejercicio, la falta de movimiento y cariño puede derivar en un comportamiento destructivo.

Tranquilo y silencioso

El Malamute es un perro muy tranquilo y silencioso. Es muy raro que ladre, así que los vecinos estarán encantados. Solo le oirán a la hora de comer, ya que se expresa con gran algarabía.

Día a día

El Alaskan Malamute necesita ejercicio diario. No es preciso que sea extremo, pero sí moderado, con lo cual es una excelente raza para un dueño activo al que le guste salir a correr o caminar a diario. Habrá que tener cuidado con evitar los posibles golpes de calor en verano y cuando se realiza ejercicio con él en lugares de climas cálidos, ya que debido a su pelaje soporta mal el calor. El entorno ideal para el Malamute es la montaña, aunque puede adaptarse a cualquier lugar en que el calor no sea extremo, siempre que cuente con un espacio mínimo al aire libre -patio o jardín- para poder correr y desahogarse. No es una raza idónea para tener en un piso en la ciudad debido a su carácter curioso e independiente puede buscar aventuras fuera de casa; sobre todo si se aburre, con lo que se recomienda tener bien vallada la propiedad para que no se escape.

Canicross, bikejoring y mushing

Si nos gusta disfrutar de la montaña y de nuestro perro, uno de los alicientes interesantes a partir del año de vida del Alaskan es poder hacer canicross o bikejoring con él o apuntarle a participar en un equipo de trineos con perros, el popular mushing. La primera modalidad deportiva combina la carrera a pie, con el tiro de uno o dos perros -el dueño va atado al animal mediante un arnés y corren juntos- mientras que en el segundo caso, el perro tira de una bicicleta. Para practicar cualquiera de estas modalidades se recomienda hacerlo a partir del año porque si se comienza antes, el ejercicio intenso que el Alaskan realiza puede influir negativamente en el desarrollo de sus huesos y articulaciones. En La Real Federación Española de Deportes de Nieve se puede obtener más información de la introducción al mushing. www.rfedi.es.

Dieta: mejor, dos raciones diarias

Dado que el Alaskan Malamute es un animal que experimenta un rápido crecimiento en muy poco tiempo -entre los 16 y los 18 meses este tipo de perros ya ha alcanzado su tamaño corporal final, por lo cual luego ya no aumentará en altura, pero sí en volumen y peso hasta los 2 años-, lo mejor a la hora de elegir una alimentación equilibrada es dejarnos guiar por el veterinario. Los piensos de alta gama pensados para cada etapa fisiológica: cachorro de raza grande, adulto de raza grande y senior, son posiblemente la mejor opción porque están pensados para aportar lo que el perro requiere en cada momento sin necesidad de ningún plus nutricional.

Algo interesante es dividir la ración diaria en 2 tomas, ya que de esta forma se reduce el riesgo de que el perro sufra una torsión de estómago y se disminuye la ansiedad del animal. Por otra parte, el agua fresca, limpia y potable siempre debe estar disponible, especialmente si el perro realiza entrenamiento o competición, pero no inmediatamente después de comer. No debemos caer en el error de sobrealimentarlo para que se haga grande enseguida ya que de este modo sólo conseguiremos tener un perro fofo y falto de salud.

Cuidados

Salud

Aunque el Malamute es un perro de gran fortaleza puede sufrir ciertos problemas esqueléticos como displasia de cadera, frecuente en casi todas las razas grandes y -condrodisplasia- que afecta especialmente a los antebrazos y consiste en un defecto en la calcificación normal de los huesos haciendo que estos sean más cortos y menos sólidos. También pueden sufrir algunos problemas oculares -cataratas y glaucoma- y otras enfermedades descritas en esta raza son la torsión de estómago y el coat funk -también llamada alopecia X, y que responde a la administración de hormona del crecimiento-, una enfermedad que hace que el pelo de guarda se vuelva quebradizo y al final se caiga, o hipotiroidismo. Algunas de estas afecciones tienen un origen congénito, con lo cual, a la hora de adquirir un cachorro, pedir al criador un certificado de salud puede evitar algunas sorpresas futuras.

Higiene básica

Esta es una raza muy limpia que no necesita de baños frecuentes, debido a que su pelaje repele la suciedad, peroprecisa ser cepillado al menos una vez a la semana para mantenerlo en buen estado, y en época de muda -pasa por dos al año- este cepillado debe ser más frecuente, ya que pierde grandes cantidades de pelo. El Malamute no desprende olor, ni siquiera cuando llega mojado de la calle, o sea que cuando huele es el momento de bañarlo.

Puppy

Cuando un cachorro de Alaskan Malamute entra en casa hay que enseñarle las normas de comportamiento para una correcta convivencia. Es aconsejable retirar de la casa las cosas frágiles que puedan romperse y dejarle a disposición mordedores y juguetes para que aprenda a entretenerse con objetos adecuados sin desarrollar conductas inapropiadas. El Malamute cachorro suele aprender rápidamente donde hacer sus necesidades y es muy limpio. Es preciso desde bien temprano socializarlo adecuadamente con personas y otros perros.

Productos relacionados