Basenji

Altura:
43 centímetros a la cruz.

Peso: de 11 a 13 kilogramos.

Color: negro y blanco; rojo y blanco; negro; fuego y blanco; leonado y blanco.

Longevidad: de 10 a 12 años.

Características

África es la tierra de donde proviene el Basenji. En la región del río Congo, en la actual provincia de Ituri es donde se encuentran los primeros vestigios de esta raza. Hace unos cuantos milenios, este perro era el compañero de caza que preferían los pigmeos. Según afirma la leyenda, hasta era capaz de luchar contra los leones, aunque la realidad es mucho más modesta: lo que en realidad cazaba el Basenji eran aves y antílopes. Los africanos creían que el perro alejaba a los malos espíritus, y por eso le confiaron la guarda de sus chozas. Así, el Basenji acabó convirtiéndose en un perro sagrado para los egipcios, que lo descubrieron en la zona tropical en la que vivía y se lo llevaron a su Imperio. De hecho, en muchos sepulcros egipcios de alrededor del 3600 a.C. se pueden ver representaciones de una raza canina absolutamente idéntica a la del Basenji actual, ya que en Egipto se creía que el perro les guiaba en su tránsito al más allá.

Después su rastro se pierde y hay que esperar algunos milenios hasta que en 1870 unos colonos ingleses redescubrieron la raza en su zona de origen. Veinticinco años más tarde, en 1895, unos perros a los que se denominaba como 'terriers del Congo' hicieron una sonada aparición en el National Cruft’s Show de Londres. Pero poco duró la alegría de este descubrimiento canino ya que el moquillo, una afección que provoca elevada mortalidad se cebó en el Basenji procedente de África, donde, como el virus de la enfermedad no existía carecía de las defensas necesarias para hacerle frente. Pero los británicos, inasequibles al desaliento y enamorados de su elegancia y sus peculiares cualidades, no cejaron en su empeño de sacar adelante la raza y en 1937 alcanzaron su propósito.

En 1939 se formó el Basenji Club de Gran Bretaña y en 1945 el de Estados Unidos. Lo que le convirtió oficialmente en mascota y perro de competición. En 2001 alcanzó la cima de su trayectoria al recibir un miembro de la raza, en el concurso, Crufts el título del Mejor ejemplar.

Estándar

El Basenji es de constitución ligera, osamenta fina, patas largas y apariencia aristocrática. La cabeza va estrechándose hacia la nariz y tiene las orejas puntiagudas, pequeñas y ligeramente encapuchadas. La cola se enrosca en bucle cerrado sobre la espalda y posee un pelaje corto, fino y suave.

Cabeza. Tiene un cráneo plano de mediana anchura y bien cincelado que se adelgaza paulatinamente en su trayecto hacia la nariz, delineando a la perfección el contorno de las mejillas. Los ojos, avellana oscuro generalmente -puede haber ejemplares con coloración amarillenta o azul claro-, son almendrados, pequeños y oblicuos y de mirada penetrante e inescrutable. La mandíbula es fuerte y las orejas son pequeñas, terminadas en punta, erguidas y ligeramente en forma de capucha, de textura fina, colocadas bastante adelante en la parte superior de la cabeza, con las puntas dirigidas más hacia el centro del cráneo que hacia los lados.

Cuerpo. El cuello es fuerte, de buena longitud, delgado, bien coronado y ligeramente lleno en la parte inferior hacia la garganta, con una curvatura que acentúa la corona. Bien colocado en los hombros, dándole a la cabeza un porte altivo. Tiene la espalda corta y nivelada, como el lomo. Su pecho es ancho con costillas bien arqueadas, con el esternón descendido. La cintura la tiene bien marcada. La cola es de implantación alta, enroscada sobre el dorso y con uno o dos anillos bien pegados a un lado de la grupa. El pelo es espeso, muy fino y brillante con colores tan variados como el negro puro con blanco; rojo y blanco; negro y fuego; negro; leonado y blanco o atigrado -rayas negras sobre fondo rojo-.

Extremidades. Los miembros anteriores están bien aplomados y son de huesos finos con los hombros bien inclinados hacia atrás, musculosos pero no cargados. Tiene los codos pegados al pecho y bien alineados con las costillas y el antebrazo muy largo. Los miembros posteriores son fuertes y musculosos de rodillas moderadamente anguladas y piernas largas con los corvejones bien descendidos sin torsiones hacia dentro o hacia fuera. Los pies son pequeños, estrechos y compactos, con almohadillas gruesas y dedos bien arqueados con uñas cortas.

Carácter

Es un gran guardián en alerta continua y extremadamente voluntarioso. Siempre parece envuelto en un aura de misterio y tiene un algo de místico que lo hace distinto de las otras razas de perros.

Muy orgulloso

Está lejos de su horizonte convertirse en un perro sumiso, es orgulloso e independiente. El Basenji es un perro muy apegado a su propietario. No soporta su indiferencia y tiende a impedir el paso al hogar a aquellos que no conoce lo que puede resultar bastante incómodo cuando hay visitas en casa o cuando es preciso que entren en el hogar trabajadores de servicios de suministros, etcétera.

Paciente con los niños

Le encantan los niños y despliega con ellos una paciencia de santo. Teniendo en cuenta que no es un perro sumiso y al que se le pueda conducir sin firmeza y determinación resulta muy interesante ver su comportamiento con los más pequeños a los que adorará sin condiciones.

Personalidad controvertida

Este perro es travieso, intranquilo, testarudo y muy independiente, tanto es así, que cuando se muestra desobediente es por decisión propia, como un gato. Comprende las órdenes pero... no le da la gana obedecer. Denota tranquilidad y serenidad a pesar de sus defectos. Es un perro que nunca ladra, aunque no es mudo, ya que emite su propio sonido especial que es una combinación de risa ahogada y canto con cambios repentinos del tono natural de falsete que recuerda al canto tirolés.

Día a día

El Basenji es un perro que se adapta a la perfección a la vida urbana y a los espacios pequeños, aunque no es su ideal.

Paseos frecuentes

Es necesario sacarlo a pasear con frecuencia buscando horas tranquilas o barrios no demasiado populosos ya que lleva mal el exceso de bullicio. Le gustan los calores y soporta muy mal el frío. Dada su independencia y su amor por los espacios abiertos hay que tener mucho cuidado con las barreras del hogar: olvidar cerrar la puerta de la vivienda, o dejarla abierta apenas un momento puede ser crucial para que el perro tome la decisión de darse un paseo no programado. En estas ocasiones no suele ir demasiado lejos y siempre regresa porque ama a su propietario por encima de todas las cosas, lo que no quiere decir que no ansíe dedicarse a si mismo algo de tiempo y libertad.

Adiestramiento necesario

Cuando son pequeños son algo traviesos y les gusta morder todo lo que encuentran. Una vez que pasa esa etapa, llegan a ser una gran mascota, aunque el espíritu intranquilo y juguetón lo mantienen de por vida.

Dieta

La manutención del Basenji no es demasiado costosa ya que con unos 250 ó 270 gramos diarios de alimento completo seco se mantendrá en plena forma y con toda su vitalidad y agudeza en total rendimiento.

Cuidados

Salud

Al Basenji no se le conocen grandes debilidades, aunque se tiene que evitar que coja frío pues no está acostumbrado a las temperaturas bajas. Un buen calendario de visitas al veterinario y revisiones periódicas así como las vacunaciones correspondientes ayudarán a que su naturaleza resistente aguante a la perfección los embates de las enfermedades más comunes. De todos modos hay que tener presente que entre los Basenji se ha detectado atrofia progresiva de retina -que suele desembocar en ceguera-, síndrome de Fanconi -que puede causar insuficiencia renal-, hipotiroidismo, displasia de cadera y anemia hemolítica.

Higiene básica

Los cuidados que necesita un Basenji son mínimos. Se lava como un gato, no desprende olores y arroja poco o nada de pelo. Cepillarlo a diario con un guante de cerdas hará que el animal permanezca impoluto continuamente. Vigilar sus ojos y mantenerlos limpios y cuidar de su dentadura con un cepillado regular terminarán de mantener su apariencia aristocrática.

Una voz muy particular

El Basenji nunca ladra pero no es mudo, sino que emite unos aullidos prolongados muy agudos. Esto se debe a la estructura de sus cuerdas vocales, las cuales son similares a las del lobo o las del dingo. Este perro posee un excelente olfato y era utilizado originariamente para atrapar ratas y otras alimañas en las cercanías de los poblados y para rastrear y levantar la caza.

Productos relacionados