Beagle

Altura:
entre 33 y 40 centímetros.

Peso: entre 9 y 11 kilogramos.

Color: cualquiera reconocido para los sabuesos, excepto el marrón hígado.

Longevidad: de 13 a 15 años.

Características

El Beagle es un perro famoso en el mundo entero gracias a que esta es la raza del mítico y entrañable personaje de tebeo y dibujos animados Snoopy, creado por Charles Schulz para la tira cómica Peanuts. Se trata de un sabueso de pequeño tamaño y constitución robusta y compacta, caracterizado por sus orejas caídas y su cabeza poderosa y libre de arrugas. El pelaje del Beagle es corto, denso y muy resistente cambios climatológicos bruscos.

Sus orígenes parecen ser muy remotos, aunque no están bien documentados. Algunos autores sostienen que fueron los romanos quienes introdujeron a los antepasados del Beagle como cazadores de conejos en Inglaterra, donde se cruzaron con sabuesos autóctonos dando lugar con el paso del tiempo a esta particular y excepcional raza, muy diestra en la caza de liebres y faisanes gracias a su gran capacidad olfativa, su reducido tamaño y su buena disposición para el trabajo.

El Beagle pronto demostró, además de su destreza para la caza, también sus aptitudes y cualidades como perro de compañía al ser un perro pequeño y con buen carácter, por lo que fue adquiriendo gran popularidad en las ciudades. Por otro lado, también demostró ser un gran perro detector de drogas y otras sustancias, así como un muy buen perro de búsqueda, gracias a sus dotes para el rastreo, su buen olfato y al hecho de que tiene un tamaño muy adecuado para ser transportado con facilidad.

Por último, el Beagle también ha hecho sus pinitos como perro de asistencia con muy buenos resultados, aunque está raza no se ha popularizado aún en este campo. Aún así, los ejemplares que han sido utilizados para ayudar a personas con necesidades especiales han demostrado una gran versatilidad.

Estándar

Cabeza, cara y cuello. El Beagle destaca por su poderosa cabeza libre de arrugas, su cráneo es algo abombado y presenta una cresta occipital leve. Su expresión facial es amigable y simpática. Las orejas, con extremos redondeados, caen a ambos lados de la cabeza sobre las mejillas, hasta llegar casi a la nariz cuando el perro tiene la cabeza hacia abajo. La nariz es ancha y con amplias fosas nasales que facilitan las labores de rastreo. Suele ser de color negra, aunque también se aceptan tonalidades más claras en ejemplares de coloración clara. El hocico no es puntiagudo y las mandíbulas son fuertes, dando como resultado una mordida en tijera regular y completa. Finalmente, sus ojos son grandes y guardan una gran separación entre sí. No están hundidos en sus órbitas ni sobresalen de las mismas. Son de color marrón oscuro o avellana.

Cuerpo. El cuerpo del Beagle es compacto y de constitución robusta, pero no tosca. Presenta una línea superior recta y horizontal y buena musculatura, con osamenta redondeado. La parte inferior del pecho llega hasta debajo de los codos y las costillas están bien arqueadas. Los hombros se encuentran echados hacia atrás y no muy cargados.

Extremidades. Sus patas son rectas, apretadas, firmes y bien aplomadas y no presentan estrechamiento a medida que nos acercamos hacia los pies. Los codos son firmes y los metacarpos cortos. La distancia entre el codo y el suelo es prácticamente la mitad de la altura a la cruz. Las uñas son cortas, los nudillos prominentes y las almohadillas plantares resistentes.

Cola. La cola del Beagle es robusta y más bien larga. Presenta forma de cepillo en su extremo y está bien cubierta de pelo, especialmente en su parte inferior.

Carácter

El Beagle es un perro independiente, muy extrovertido y tozudo, especialmente cuando están siguiendo un rastro. Es una raza muy sociable, ya que está acostumbrada a vivir en jaurías, tanto con otros perros como con personas. Se trata de un perro muy tranquilo y adaptable a cualquier tipo de vida y entorno, aunque de cachorro es muy travieso. No presenta gran agresividad ni valentía excesiva, excepto durante la caza. Por lo demás, el Beagle es muy juguetón y amigable.

El Beagle y la soledad

Su predisposición genética para la compañía hace de este perro una raza muy sensible a la soledad. No es conveniente dejarlo solo durante períodos de tiempo prolongados ni muy a menudo, ya que puede desarrollar serios problemas de conducta por aburrimiento y soledad, además de molestar a los vecinos con sus ladridos.

La curiosidad del Beagle

Se trata de un perro muy curioso e independiente que disfruta siguiendo rastros y explorando el terreno, incluso cuando está paseando, razón por la cual tiene mucha tendencia a caminar con la nariz pegada al suelo. En ocasiones, si está muy concentrado siguiendo un rastro, puede no atender a su dueño cuando trata de llamar su atención.

Día a día

Controlar su dieta

El Beagle tiene un espléndido apetito, hasta el punto de que si no se lo impedimos tendrá tendencia a comer durante todo el día, lo cual podría traducirse en problemas de sobrepeso. Para mantener un control de su dieta basta con administrarle 300 gramos diarios de alimento seco, no sucumbir a sus caras de pena cuando nos sentemos a la mesa ni y a todas las carantoñas que nos haga en ese momento.

Ejercicio en todos los sentidos

Este perro necesita ejercicio físico y mental regular, por lo que es muy importante sacarlo a pasear y jugar con él diariamente. Su inteligencia e inquietud naturales facilita que le podamos proponer juegos de búsqueda que él resolverá con gusto pues es una de las actividades que más lo estimulan. Dedicar una parte del día a esta tarea le ayudará, además, a mantener a raya parte de su energía.

Adiestramiento

Se trata de un perro muy fácil de adiestrar por su gran versatilidad. Además, los métodos positivos de adiestramiento redundan en su mayor salud psicológica, ya que les proporciona dosis de estímulos mentales.

Cuidados

Salud

La salud del Beagle es excelente. Sin embargo, hay que vigilar que no coma más de la cuenta porque su voracidad, la cual es grande a pesar de su pequeño tamaño, puede acarrearle todos los problemas de salud asociados al sobrepeso y la obesidad como problemas cardiovasculares, etcétera.
Aún así, como todas las razas, este perro puede tener cierta predisposición a una serie de enfermedades congénitas y hereditarias, entre las que más frecuentemente se describen la hernia discal -por tratarse de una raza condrodistrófica-, y las cataratas.

Higiene básica

El manto corto del Beagle no requiere cuidados especiales. El cepillado y el baño regular son suficientes, ya que este perro pierde pelo constantemente. Finalmente, sus orejas son propensas a padecer infecciones, por lo que es conveniente revisarlas regularmente.

Puppy

El cachorro de Beagle no es especialmente delicado. De salud robusta, crece con normalidad y a buen ritmo siempre que le proporcionemos una dieta equilibrada. Al nacer, suelen ser de color blanco y negro -como Snoopy- para más adelante adquirir su coloración definitiva.

Productos relacionados