Border Terrier

Altura:
30 centímetros.

Peso: de 5 a 7,1 kilogramos.

Color: rojo; trigo; grisácea y fuego; azul y fuego.

Longevidad: alrededor de 15 años.

Características

Fue designado oficialmente como raza en 1920 por el Kennel Club. Sin embargo, su historia se remonta al siglo XIX, cuando los cinólogos comenzaron a descubrir este pequeño terrier con fabulosas habilidades para el trabajo. Si bien, esta raza existió anteriormente, fue descubierta en los campos de Cumberland y Westmorland, en el norte de Inglaterra, junto a la frontera de Escocia, en la región de Northumberland. Existen grabados del siglo XVII en los que aparece junto a los señores que cazaban el zorro, así como junto a los campesinos, como guardián de animales de corral -gallinas y ocas- y de rebaños de ovejas.

Antes de su bautismo oficial, esta raza fue llamada Reedwater Terrier -terrier de los ríos con cañaverales-, o Coquetdale Terrier -terrier del pequeño valle bonito-. Los nombres hacían mención a sus distritos de origen en el norte de Inglaterra. Definitivamente se instauró en 1880 el Border Terrier. Su origen es debido a su parentesco con los Border Foxhounds. Aunque también existe un parentesco con el Bedlington Terrier, el Dandie Dinmont y el Lakeland Terrier.

Esta raza fue criada para ser un perro veloz que pudiera seguir el ritmo de los sabuesos. Al mismo tiempo, el pequeño tamaño le permitía levantar a los zorros de su madriguera. Hábil, lograba colarse por los más difíciles recovecos. Con un cuerpo fornido, el Border Terrier siempre ha sido decidido y con una habilidad innata a la hora de hundir el hocico en la tierra y atrapar a su presa.

A principios del siglo XX llegaron sus primeras participaciones en exposiciones, que tuvieron lugar en los Border Counties, en la región Northumberland. En aquella época, se creó el Northumberland Border-Terrier Club. En 1913, el British Kennel Club aceptó oficializar el nombre. Era el primer Border Terrier en la categoría de perros poco conocidos y extraños. Siete años después surgió la raza, se renovó el club con el nombre de Border Terrier, y se fijó el primer estándar.

El Border Terrier es un perro de largas patas, lo que le permite ir al ritmo de la manada en jornadas de caza. Además, posee un cuerpo compacto y flexible que le facilita introducirse en agujeros y madrigueras. Su pellejo duro y grueso le defiende de posibles mordeduras, y el pelaje áspero, denso e impermeable le aclimata al clima del norte. Actualmente, es una raza muy atractiva para los países nórdicos, así como para su país de origen. Sorprende su alta aceptación en Sudáfrica.

Estándar

Características generales. Es esencialmente un terrier de trabajo. Es sólido y rústico. Un perro capaz de seguir a un caballo.

Cabeza, cara y cuello. Posee la cabeza como la de una nutria. El cráneo es moderadamente ancho. La trufa es de color negro, aunque también existe en color hígado y encarnado. El hocico aparece corto y fuerte. Su mandíbula ofrece una mordida en tijera, de manera que los incisivos superiores caen por delante de los inferiores. Los dientes quedan colocados perpendicularmente en los maxilares. A veces también tienen mordida en pinza. Sus ojos son oscuros y ofrecen una expresión vivaz. El cuello posee una longitud moderada.

Cuerpo. Tiene un cuerpo estrecho y medianamente largo. El lomo se observa con fuerza, el pecho con sus costillas dirigidas hacia atrás, y escasamente arqueadas. La silueta del Border Terrier en este punto sobresale de manera curvada y coloca sus piernas delanteras detrás de los hombros.

Extremidades. Los miembros anteriores son rectos y con huesos no muy pesados. Los miembros posteriores aparecen muy desarrollados. Sus pies, tanto delanteros como traseros, son pequeños con almohadillas gruesas.

Carácter

Energía pura con una ternura increíble. Menudo en tamaño y enorme en temperamento. Sociable, vivo, y con una presencia que siempre ofrece gestos de felicidad. Es un perro que puede ser únicamente de compañía, si bien, aún hoy es utilizado en la caza. Posee una forma física envidiable. De hecho, la longitud de sus patas le ofrece la posibilidad de seguir sin dificultad a un caballo a galope durante horas. El Border Terrier posee un carácter tan animoso y vive tan enamorado de la naturaleza, que es inevitable que todo su vigor se despliegue cuando puede correr con libertad en un entorno rural. Con los niños es juguetón, sin embargo también hay que tener cuidado, ya que si se le molesta, esta raza puede enfadarse, e incluso morder... pero, claro, antes, gruñirá enviando el primer mensaje de advertencia. Por tanto, para evitar sustos, es conveniente socializar con niños al cachorro de Border Terrier, especialmente si va a tener que convivir con niños.

Ojo con las madrigueras

Su pasado le persigue y condiciona su carácter. Siempre fue enemigo del zorro, la marta y la nutria. Con esta última, curiosamente, tiene un importante parecido. Esta enemistad aún hoy le empuja a colarse por las madrigueras. Persigue a sus posibles presas sin descanso. Su perseverancia es inagotable. De hecho, no suele cesar en su empeño hasta cazarla.

Todoterreno

El Border Terrier es hábil en tierra firme, y asimismo, se defiende en el agua, donde es un excelente nadador. Siempre ha perseguido a sus presas por ríos, lagos, canales o estanques. Además, esta raza posee una fuerte mandíbula que le ayuda en sus ataques. Mientras, su piel, gruesa y consistente hace las veces de escudo. Y no es sólo su gruesa y ruda piel, sino también su pelo duro. Ambas características le ayudar a regresar casi indemne de los posibles mordiscos de sus presas.

Necesita cariño

Esta raza necesita de cariño a diario. El Border Terrier es un perro sensible y altamente receptivo a lo que ocurre a su alrededor. Es intuitivo e inteligente, y se adaptará a cualquier entorno. Además, a este pequeño perro le importará más el estado de ánimo de quien le rodea. Es un animal tierno, juguetón, malicioso e intuitivo. Si nota tristeza, él se encargará de alegrar a sus dueños con saltos y carantoñas.

Muy fiel

Su inteligencia y cualidades le convertirán en un perro fiel. Nunca decepcionará, ni traicionará a su dueño. Pese a su pasado, logra adaptarse con facilidad a la vida de la ciudad. Es un animal de compañía muy valorado. Su tamaño le lleva a adaptarse rápido a los espacios reducidos. Además, es un compañero de juegos encantador para los niños. Con su carácter sociable es muy sencillo que logre adaptarse a la vida en familia.

Día a día

Muy resistente

Este fornido físico también convierte al Border Terrier en un perro que se aclimata de manera excelente ante las inclemencias del tiempo. Sus cualidades le convierten en un pequeño animal que sobrevive sin pestañear a lluvia, frío o viento. Y en jornadas en las que la densa niebla cubre los valles, esta raza goza de un óptimo olfato que despierta su sentido de la orientación. El Border Terrier es un animal paciente, vive en alerta y no cesa en su terquedad cuando desea algo de verdad. Además, es obediente. No duda a la hora de seguir a los cazadores por los pedregales y los pantanos. Nunca pierde el rastro de lo que busca. Aunque su aspecto no es su fuerte, ha participado en exposiciones. Y lo hace sin abandonar su verdadero aspecto. Conserva su bigote característico y no ha caído en la tentación de arreglarse el cabello según marcan las modas, con flecos abundantes o patillas. No será jamás un perro de salón.

Se adapta a todo

Tanto a la ciudad como al campo. Puede vivir en un pequeño apartamento y también en una casa rural en las afueras. Si puede disfrutar de un jardín, el Border Terrier se encargará de excavar en la tierra en busca de pequeñas alimañas. Husmeará cada centímetro de la casa y exterminará ratas, ratones, topos u otros bichos. En caso de vivir en un piso, este pequeño perro necesitará su tiempo de naturaleza para explayarse, correr, saltar y buscar alguna presa. Si hay que tener en cuenta que durante los paseos, el Border Terrier macho no dudará a la hora de pelear con otros perros. Además, odia a los gatos. No es un perro al que le guste convivir con otras mascotas en el hogar, si se trata de lagomorfos y roedores -conejos, hamsters, cobayas etcétera-.

Necesita pasear con correa

El adiestramiento es esencial para evitar conflictos. No obstante, siempre es recomendable llevarlo atado en zonas en los que pueda encontrarse con otros perros, ya que si se encaran la pelea puede estar garantizada. Para ello es importante ofrecerle una firme y buena educación desde pequeño. Alimentación No es muy exigente. Necesita de 140 a 190 gramos diarios de alimentación seca. Le gusta todo. Para el Border Terrier, comer es secundario, de manera que habrá que tener en cuenta que se alimente bien. No hay que olvidar ciertos complementos vitamínicos para mantener el brillo de su pelo. Y un plus de proteínas en caso de que se dedique a la caza.

Cuidados

Salud

El pasado del Border Terrier en las difíciles regiones del norte de Inglaterra le ha forjado una salud de hierro. Aunquees un animal resistente, existen casos puntuales en los que ha padecido problemas de corazón congénitos, displasia de cadera y atrofia progresiva de retina.

Como curiosidad, puede afectarle una enfermedad genética muy poco frecuente que causa calambres y temblores similares a una convulsión llamada enfermedad de Spike.

Higiene básica

Activo e inteligente, el Border Terrier necesita una educación coherente y paciente que le enseñe desde bien pequeño las normas básicas de convivencia. Además, es importante que desde cachorro tenga contacto agradable y positivo con personas y perros.

En cuanto al físico, apenas necesita cuidados, si bien debe tenerse en cuanta su alimentación para que conserve su silueta. En cuanto al pelo, solo hay que raparlo una vez al año, mientras que hay que cepillarlo con frecuencia ya que su gusto por excavar y colarse en agujeros de tierra hará que a diario esté sucio.

¿Sabías qué ...?

Para mantener una relación fluida entre dueño y perro se recomienda mantener con él conversaciones diarias. El Border Terrier exige una máxima dedicación.

Productos relacionados