Boston Terrier

Altura:
30 centímetros.

Peso: ligeros -menos de 6,8 kilogramos-; medianos -entre 6,8 y 9 kilogramos-; pesados -entre 9 y 11,35 kilogramos-.

Color: atigrado, color seal –negro con matiz rojizo- o negro con marcas blancas.

Longevidad: de 10 a 14 años o más.

Características

El Boston Terrier es un perro que goza de una gran aceptación en Norteamérica, donde en la década de 1950 se convirtió en la raza mas popular de todo el país. Aptitudes no le faltan a este pequeño de mirada afectuosa: su pequeño tamaño es óptimo para pisos y apartamentos y, además, es un perro muy limpio que apenas da problemas dentro de una vivienda.

El origen del Boston Terrier no está del todo claro aun a día de hoy. La versión oficial apunta que el primer ejemplar y padre fundador de la raza nació en Liverpool y de ahí dio el salto a Nueva Inglaterra donde adoptó el nombre de Boston Terrier y se empleó principalmente como perro de pelea... fin que motivó su cría. Habría heredado las marcas atigradas del Bulldog, por un lado, y las blancas del terrier, por el otro. Sin embargo, otros apuntan que en realidad, el Boston Terrier nació de una manera mucho más curiosa: debido a las travesuras de los criados de nobles distinguidos que decidieron cruzar a algunos de los perros de sus señores, dando como resultado esta nueva raza.

Sea como fuere, el Boston Terrier ha ido ganándose progresivamente el cariño de los aficionados hasta convertirse en una de las razas más queridas. Además, sus excelentes aptitudes lo han convertido en un perro comúnmente empleado para terapia con personas con discapacidades físicas o mentales.

Estándar

Características generales. Es un perro bien proporcionado que da una impresión de fuerza, determinación y elegancia en el porte.

Cabeza, cara y cuello. Tiene el cráneo cuadrado y chato en la parte superior, sin arrugas. La frente es abrupta y el hocico corto, cuadrado, ancho, grueso proporcionado al tamaño del cráneo. La trufa es negra y los labios, que son profundos sin llegar a ser colgantes, cubren los dientes completamente cuando cierra la boca. La mandíbula es ancha y cuadrada y los dientes son rectos y regulares. Los ojos del Boston Terrier están claramente separados y son grandes, redondos y oscuros, lo que le confiere una expresión afectuosa y siempre alerta. Por lo que respecta a las orejas, están siempre erguidas y se sitúan lo más cerca posible de la parte superior del cráneo. El cuello es algo arqueado y sostiene la cabeza de forma elegante, uniéndose de manera nítida a los hombros.

Cuerpo. El cuerpo es corto y a esta apariencia debe ayudar la corta espalda, que le acaba dando al cuerpo una forma cuadrada. La grupa presenta una forma algo curvada hacia el nacimiento de la cola. El pecho es ancho y profundo y las costillas, bien ceñidas, se extienden hasta el lomo. El pelo del Boston Terrier es corto, liso y brillante, con una textura fina.

Extremidades. Miembros anteriores están situados algo separados entre sí y presentan una osamenta fuerte y recta. Los hombros son rectos y bien echados hacia atrás lo que le confiere una particular elegancia al caminar. Los miembros posteriores son rectos y bien colocados con una osamenta y musculatura bastante fuerte y las rodillas bien anguladas. Los pies son pequeños, redondos y compactos.

Carácter

Afable y afectuoso, el Boston Terrier rápidamente se hace un hueco en los corazones de sus dueños. Le encanta jugar con todos los miembros de la familia, especialmente con los niños. Ahora bien, siendo un perro de trato afable, todo tiene sus límites, y no tolera que los niños le tiren de la cola o de las orejas. Si respetan eso, ¡han ganado a un excelente compañero de juegos!

Un buen cancerbero

No hay que dejarse engañar por su pequeño tamaño. Si se observa al Boston Terrier, uno todavía puede percibir un punto de fiereza en su mirada. Y es que este perro, pese a su pequeño tamaño, acaba por convertirse en un excelente perro guardián. Se trata de una raza muy valiente y que asume cualquier cometido que se le encargue con total responsabilidad. Su obediencia le lleva a ejercer la tarea con gran competencia, de manera que no dude de sus aptitudes como cancerbero. A su favor juega que no es particularmente nervioso y no ladra por ladrar, de manera que solo lo hace cuando percibe una presencia desconocida en la casa.

Un punto autosuficiente

El Boston Terrier es un perro muy afectuoso y divertido pero, al mismo tiempo, se trata de una raza que no requiere de una excesiva atención por parte de su dueño, como quizá sí demandan otras razas. En casa sabe comportarse, es obediente y bastante disciplinado por lo que respecta a su adiestramiento, es muy limpio por propio instinto y, para terminar, no hay que estar demasiado pendiente de que corra o que haga mucho ejercicio físico; puede bastarle con que le tire la pelota unas cuantas veces y que vaya detrás a recogerla. ¡Un gustazo de compañero!

Día a día

Esta raza, que según algunos entendidos fue creado para ser utilizado como perro de combate, es hoy un excelente compañero apto para convivir tanto en un pequeño apartamento en la ciudad como en una vivienda en el campo. Presenta un carácter excelente y unas muy buenas aptitudes sociales y relacionales que le convierten en una mascota idónea para todos los públicos. Además, no requiere de grandes cuidados, lo que es perfecto para aquellos amantes de los perros que, por exigencias de su estilo de vida, no disponen de demasiado tiempo que dedicar a tareas como su limpieza o acicalamiento.

Perfecto para la vida en la ciudad

El Boston Terrier es un perro que se adapta con facilidad a la vida en un piso. Su pequeño tamaño ayuda, sin duda, a que acepte de buen grado las limitaciones de un apartamento. Además, no es un perro que ladre en exceso, lo que será sin duda del agrado de sus dueños –y también de sus vecinos-.

Comida de alta gama

El Boston Terrier tiene un apetito bastante considerable y disfruta enormemente cuando llega la hora de la comida. Hay que proporcionarle comida seca de gama alta que le proporcione el aporte de vitaminas que el perro necesita diariamente para poder mantener su ritmo de vida. La ración diaria de pienso debe ser de entre 120 y 180 gramos.

Buena relación con otros perros

Este perro mantiene una buena relación con otros perros que vivan en la misma casa pero hay que tener en cuenta que es preferible introducirlo una vez que los otros perros ya están acomodados en la vivienda. Si no es así, puede ser algo más complicada la aclimatación aunque tampoco tiene que ser un proceso muy duro. Para que el Boston Terrier no se sienta desplazado, hay que reforzar el afecto y el cariño que le transmitimos y de esta manera la convivencia con las otras mascotas no supondrá ningún problema de importancia.

Cuidados

Salud

Esta raza goza generalmente de buena salud aunque puede padecer algunos males de tipo hereditario. Una patología relativamente común es la sordera que pueden llegar a sufrir algunos ejemplares por un gen asociado al pelo blanco. Del mismo modo, las cataratas juveniles son otra enfermedad bastante común entre los Boston Terrier. Otra enfermedad hereditaria habitual es el hipotiroidismo que puede controlarse mediante medicación. Averigüe si los padres de su perro la padecieron para estar alerta.

También puede sufrir luxación de rótula y, al tratarse de una raza de hocico corto, el llamado síndrome del perro braquicefálico, que consiste en problemas respiratorios y poca tolerancia a las altas temperaturas.

Higiene básica

El Boston Terrier es una raza a la que no hay que dedicarle grandes cuidados de higiene ni acicalamiento. Un cepillado regular es suficiente para eliminar la suciedad y los pelos muertos que se acumulan en su manto. Para esta labor, utilice un cepillo de goma o un guante especial de goma.

¿Sabías qué ...?

Dado que el tamaño del Boston Terrier se ha ido reduciendo de manera gradual, muchas hembras tienen problemas para dar a luz cachorros con la cabeza grande. La cesárea –intervención bastante costosa por otra parte- es la única solución que tienen muchas hembras para poder alumbrar a sus crías sin dificultades.

Productos relacionados