Braco Alemán

Altura:
entre 62 y 66 centímetros los machos. Entre 58 y 63 centímetros las hembras.

Peso: en torno a 30 kilogramos los machos. En torno a 25 kilogramos las hembras.

Color: castaño con detalles blancos o pequeñas manchas en el pecho y los miembros. Ruano o ruano oscuro con manchas, con cabeza castaña. Negro o amarillo quemado, con los mismos matices que el castaño, o blanco y con la cabeza castaña o con placas castañas.

Longevidad: de 12 a 14 años.

Características

El Braco alemán es un perro muy elegante y distinguido a la par que fuerte y poderoso. Como su nombre indica, es una raza proveniente de Alemania, aunque algunos estudiosos sitúan sus orígenes en el sur de Europa, indicando que este portentoso braco sería descendiente de razas meridionales, con las que comparte rasgos como el pelo corto adaptado al calor y el olfato extraordinariamente desarrollado.

De hecho, sus primos más cercanos habitan en el sur del continente. Es el caso del perdiguero de Burgos y el perdiguero portugués, en la Península Ibérica, y el Braco italiano, en la región norteña de la Península Itálica conocida como el Piamonte.

Para encontrar a los antepasados más lejanos del Braco alemán hay que remontarse a la época de la caída del Imperio romano, durante la cual existía una raza de molosos llamados alanos en referencia al pueblo germánico que los utilizaba con ciertas características que los hacen muy parecidos al actual braco.

Durante la Edad Media, estos perros se extendieron por toda Europa y fueron utilizados como rastreadores, auxiliares de halconería y cazadores de osos y jabalíes. Más adelante se convertirían en perros de red y finalmente en perros de muestra.

A finales del siglo XIX, los cazadores alemanes, en su búsqueda de un perro veloz, potente, activo y con personalidad que pudiera competir con el Setter y el Pointer británicos, se pusieron manos a la obra para mejorar las razas disponibles en su país cruzándolas con este tipo de perros y con Foxhounds. El resultado fue el moderno braco alemán, cuya raza seguiría perfeccionándose durante las siguientes décadas, siendo el último retoque importante su cruce con el Dobermann con el objetivo de aligerar su morfología.

Estándar

Características generales. El Braco alemán es un perro de aspecto muy noble y elegante. Se trata de un animal muy sólido y resistente, con gran fuerza física e inagotable energía, así como una gran velocidad.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza es equilibrada, sin ser demasiado ligera ni demasiado pesada. El cráneo es ancho y ligeramente abovedado, con surco mediano algo marcado. Tiene las cejas muy marcadas y los ojos, de tamaño mediano, no están hundidos ni son excesivamente prominentes. Son de color castaño oscuro y cuentan con párpados bien cerrados. Las orejas son largas pero no demasiado carnosas. Son de inserción alta y ancha y caen a los lados de la cabeza sin tirabuzones. Están cubierta de pelo liso y son redondas en su extremo inferior. La línea del hocico presenta una curva descendente especialmente acentuada en los machos. El hocico es fuerte y largo, con trufa castaña y fosas nasales bien abiertas y anchas. Las mandíbulas son poderosas y disfrutan de una dentadura muy fuerte. El cuello, proporcionado al cuerpo, no presenta papada y presenta la piel de la garganta tensa.

Cuerpo y pelo. El cuerpo es contundente y poderoso. El pecho es más profundo que ancho y presenta costillas redondeadas. El lomo es firme y no excesivamente largo y la grupa es ancha. El pelaje es corto, brillante y seco, además de apretado y duro al tacto.

Extremidades. Tiene hombros oblicuos y codos situados muy hacia atrás. Los antebrazos son rectos y presentan una gran musculación. Los muslos también son muy musculosos y las piernas gozan de una correcta angulación. Los pies son redondos.

Carácter

El Braco alemán se caracteriza por poseer un sinfín de cualidades que hacen que se le considere uno de los grandes aciertos de la historia de las razas caninas. Muy inteligente y tenaz, es un animal activo y alegre con el que da gusto convivir. Su carácter amable y afectuoso no está reñido con sus cualidades como extraordinario guardián y cazador.

Perfecto cazador

Se distingue por desenvolverse en el terreno de la caza con extraordinaria destreza. Es, además de potente y fuerte, muy resistente en cualquier tipo de terreno, hasta el punto de que puede estar días enteros cazando en condiciones duras. No le detienen ni el agua fría, a diferencia del resto de bracos, ni las aguas profundas. También es un gran perro cobrador con cualquier tipo de presa, ya sea de piel o de pluma.

Unido a su dueño

Este tipo de perro desarrolla una relación muy intensa con su dueño, especialmente si es aficionado a la caza, hasta el punto de que forma un equipo perfecto con el cazador experimentado, buscando la pieza abatida y ladrando con fuerza para indicarle dónde está.

Un perro polivalente

Esta raza, tradicionalmente desarrollada para funciones de caza, se caracteriza por poseer múltiples cualidades que hacen del braco un perro muy polivalente y adaptable. Así, además de ser muy manejable para casi todos los tipos de caza y los diferentes terrenos, el braco resulta ser un excelente perro de muestra, desenvolviéndose con actitud firme y resuelta. De la misma forma, es una mascota tierna y amigable que establece una fuerte, intensa relación con su amo.

Día a día

La ciudad no es para él

Como buen cazador y siendo un animal tan activo… lo mejor es que se críe y viva en un ambiente rústico en el que tenga suficiente espacio para él. Le encanta vivir en casa con su dueño y su familia por lo que apreciará la comodidad del hogar, aunque, a veces se lleve alguna reprimenda por su impetuosidad. En ese caso hay que llamarle la atención pero sin aspavientos, de un modo equilibrado.

Adiestramiento

Una buena educación es indispensable para que el Braco alemán establezca con su dueño una relación positiva y satisfactoria y pueda desarrollar todas sus potencialidades de forma adecuada. El adiestramiento debe iniciarse lo más pronto posible, en torno a los 3 meses de edad. Durante el mismo, conviene aprovechar la gran inteligencia de este perro en lugar de basar la educación en automatismos, ya que es capaz de entender perfectamente lo que se espera de él. Su adiestramiento requiere autoridad y firmeza, pero al mismo tiempo dulzura y cierta flexibilidad.

De excursión diaria

El Braco alemán necesita grandes dosis de aire libre con mucha frecuencia, algo que es indispensable para su salud mental y física. Aunque el mejor ejercicio para este perro es una jornada de caza, una buena excursión por un entorno agreste también puede servir. Necesita galopar por los prados, olfatear rastros, explorar bosques, respirar aire puro, sumergirse en las marismas y, en definitiva, estar en contacto con la naturaleza frecuentemente, y no solo de vez en cuando.

Su relación con los niños

El carácter activo y dulce de este perro hace de él un magnífico compañero de juego para los niños, a los que dejará agotados mucho antes de empezar a cansarse. No rehuye la compañía de los más pequeños, a los que adora, y aguanta con estoicismo e incluso con buen humor sus travesuras.

Alimentación

Como buen perro de caza, necesita una alimentación equilibrada y generosa, de 450 a 520 gramos diarios de pienso seco. Además, necesita un complemento mineral vitaminado para completar su dieta. Durante la temporada de caza, sin embargo, se deben aumentar considerablemente las raciones, especialmente las proteínas, ya que se someterá a un esfuerzo físico extraordinario y quemará muchas energías. Por lo demás, aprecia el pienso seco y necesita dos comidas al día, una por la mañana y otra por la noche.

Cuidados

Salud

Es un perro muy resistente y fuerte, así que goza de una muy buena salud aunque puede presentar una mordedura defectuosa por prognatismo -mandíbulas salientes-; alergias; y predisposición a la sarna. También se han asociado a esta raza algunos problemas oftalmológicos como el entropión, el ectropión, la distiquiasis o el estrabismo. En las articulaciones se han dado casos de displasia y osteocondritis; y en cuanto a la salud gastrointestinal puede tener mala absorción de nutrientes, pancreatitis y torsión gástrica.
Puede afectarle también la epilepsia. Como precaución hay que controlar su peso, especialmente cuando llega a una edad avanzada, deja de cazar o cuando, por cualquier otro motivo, atraviesa una época en la que abandona bruscamente algún tipo de actividad física intensa. El exceso de peso puede venir acompañado de complicaciones varias, como  hernias discalessobrecarga hepáticaestreñimiento o insuficiencia cardiaca y respiratoria.

Higiene básica

El braco alemán no precisa de cuidados especiales. Su pelo, muy corto y apretado, solo precisa de algún cepillado ocasional para mantener su brillo y vitalidad. Durante la temporada de caza, conviene vigilar que no tenga garrapatas u otros parásitos y curar los cortes que pueda haberse hecho con zarzas y espinos. Al lavarlo, cuando después de un largo día de caza, puede que esté muy sucio y maloliente, hay que prestar especial atención al interior de las orejas.

Productos relacionados