Clumber

Altura:
de 45 a 50 centímetros.

Peso: de 25 a 34 kilogramos.

Color: Preferentemente tienen el cuerpo blanco puro con manchas color limón y, ocasionalmente, manchas de color naranja. Presenta también marcas ligeras en la cabeza y salpicadas en el hocico.

Longevidad: de 10 a 12 años.

Características

Este spaniel de constitución fuerte y aspecto pesado ha tenido momentos de mucha mayor aceptación y popularidad que el actual. Conocido como 'el aristócrata de la familia spaniel', el Clumber-Spaniel fue el favorito de la aristocracia inglesa hasta que finalizó la Segunda Guerra Mundial.

La leyenda cuenta que el duque de Noailles, ante la llegada de la Revolución Francesa, refugió a toda su perrera de Spaniels en Inglaterra. El segundo duque de Newcastle fue el encargado de acoger a los Spaniels 'desplazados' por la llegada de la Revolución en su finca -Clumber Park- en los alrededores del bosque de Sherwood donde pronto comenzó a criarse un nuevo tipo de Spaniel que adoptó el nombre de su finca de adopción: Clumber-Spaniel.

Hay parte de verdad y parte de mito en esta historia. Sí, Clumber Park acogió a los perros del duque de Noailles, pero no motivado por la inminencia de la Revolución Francesa, ya que todo indica que fue en 1770 cuando el segundo duque de Newcastle recibió a los Spaniels desde Francia.

Este origen ligado a la aristocracia ha marcado el devenir de la raza. El Clumber-Spaniel fue durante muchos años un perro muy exclusivo y restringido al ámbito de la nobleza. Tras la Segunda Guerra Mundial, el Clumber perdió aceptación y fue superado por otros Spaniels como el Cocker o el Springer -hasta 100 veces más populares que el Clumber, según el Kennel Club-.

Estándar

 

Características generales. Es un perro bien proporcionado, de gran osamenta y expresión reflexiva que denota fuerza en su conjunto.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza es mediana, de forma cuadrada y bastante ancha, con todos los rasgos equilibrados. Tiene el occipucio (nuca) marcado en su parte superior y el stop igualmente marcado. Su hocico es cuadrado y pesado con unos labios bien desarrollados. Los ojos son limpios y de color ámbar oscuro, ligeramente hundidos en sus órbitas. Las orejas son grandes y tienen la forma de una hoja de parra; están cubiertas de pelo recto que cae ligeramente hacia delante sin que los flecos sobrepasen la parte inferior de la piel -pabellón-. Las mandíbulas son fuertes y articulan perfectamente en tijera. El cuello es moderadamente largo y potente.

Cuerpo. El tronco es largo, bastante bajo, con el pecho bien descendido y las costillas bien arqueadas. El dorso, por su parte, es recto, ancho y largo. La zona lumbar presenta una buena musculatura y tiene el flanco bien descendido. El pelo que cubre su manto es abundante, apretado, sedoso y recto. El color es completamente blanco con manchas de color limón, aunque también se admite el naranja en ellas.

Extremidades. Los cuartos delanteros cuentan con unos hombros musculosos y fuertes, así como con unas patas delanteras cortas y rectas, provistas igualmente de una buena musculatura. Los cuartos traseros, por su parte, son muy potentes y bien desarrollados, con corvejones bajos y los pies grandes, redondos y bien cubiertos de pelo.

Carácter

El Clumber-Spaniel está considerado por los aficionados a esta familia como el más reservado de los Spaniels, algo que, quizá, ha podido jugar en contra de su popularidad, frente a la mayor viveza de, por ejemplo, el Cocker Spaniel. No obstante, este perro de aspecto rotundo tiene un carácter que va en consonancia con su apariencia: es paternal y equilibrado; amistoso e inteligente; dócil y en absoluto agresivo. Con tantas virtudes, es difícil entender porqué ha perdido tanta aceptación.

Sereno y amistoso

Pese a tratarse, originariamente, de un perro de caza, el Clumber-Spaniel ejerce hoy de inmejorable perro de compañía gracias a su excelente carácter. Pese a su aire solemne, revestido de una innegable dignidad, el Clumber tiene un excelente talante que le hace idóneo como perro de compañía para toda la familia. Que haya sido un perro 'aristocrático' no lo convierte, en absoluto, en un snob. El Clumber siempre está dispuesto a agradar a sus dueños, que son, para él, el centro de su existencia.

Reservado pero con un toque cómico

El Clumber se distingue de otros Spaniels por un carácter más tranquilo y reservado frente a la viveza de otros como el Cocker. Con desconocidos no se muestra particularmente efusivo y le cuesta entablar relaciones de amistad con el primero que conoce. De todas maneras, no hay que confundir este aire tranquilo y algo distante con apatía o desidia. El Clumber puede disfrutar de una siesta tranquila y ser poco ruidoso, pero también es feliz dejándose llevar y regalando bromas y payasadas a su dueño. No hay nada por lo que se esfuerce más que por agradar a su dueño. Para ello dejará de lado su tibieza y se mostrará particularmente cómico y simpático. Lo que el Clumber quiere es sentirse parte de la familia y todo esfuerzo será poco para conseguirlo.

Día a día

Originariamente perro de caza de la aristocracia británica, el Clumber-Spaniel ha mutado asombrosamente bien al rol de perro de compañía. Pocos perros de caza se adaptan con tanta facilidad a una vida más sedentaria. Amante de la siesta y muy silencioso, se convierte rápidamente en un buen compañero de piso. Su dueño sentirá su calidez y compañía sin que esto le convierta en un perro 'pegajoso'.

Un gran aficionado a la siesta

El comportamiento del Clumber-Spaniel es excepcional. Pese a haber sido criado como un perro de caza hoy ejerce de perro de compañía asombrosamente bien y no hay perro de caza que se adapte tan bien a la vida en un apartamento. Es capaz de llevar una vida 'ociosa' en un piso con facilidad -sin que por ello haya que olvidar las necesidades que tiene como perro de caza, claro está- y, además, entabla fácilmente buenas relaciones con los niños y con otros perros.

¿Pervive como perro de caza?

El Clumber-Spaniel es perfecto como perro de compañía pero un cazador todavía puede confiar en un ejemplar de esta raza como compañero de cacería. Pese a que su lentitud y quizá excesivo temple le hayan llevado a ser sustituido por razas más activas como el Cocker Spaniel, el Clumber es todavía un buen zarcero que destaca por su excelente olfato y su gran resistencia. Tiene un gran talento para la búsqueda y el cobro de la caza.

Fácil de adiestrar

El temple y buen carácter del Crumble le convierten en el ejemplar de Spaniel más fácil de adiestrar frente a la mayor paciencia que hay que tener con, por ejemplo, un Cocker. El Crumble es capaz de recordar la lección con facilidad. No hay que repetirle la misma instrucción demasiadas veces y el adiestramiento no le supone una cruz ni un excesivo esfuerzo, al contrario, supone un paso más para fortalecer la relación que le une a su dueño.

Cuidados

Salud

Años de caza en la campiña inglesa han curtido a este Spaniel de aire tranquilo. El Crumber no padece graves enfermedades y cuenta con una salud envidiable. Sin embargo, un problema bastante recurrente en los ejemplares de esta raza radica en la piel dura y gruesa que le rodea la cara. Esta característica, debido a los pliegues que se forman en su piel, puede causarle problemas de ojos (entropión, ectropión), oídos y labios.

También puede sufrir de displasia de cadera y hernias discales. Es conveniente en esta raza mantener un nivel de ejercicio moderado, pero constante, para mantenerle en buena forma corporal y evitar el exceso de peso. Otras particularidades de la raza incluyen una sensibilidad aumentada a las anestesias y la tendencia a requerir cesáreas por problemas en el parto.

Higiene básica

Los cuidados de este perro no deben causar excesivos quebraderos de cabeza a su dueño ya que es muy fácil de mantener. El cuidado que hay que darle al pelo es parecido al que hay que proporcionarle al Springer. Tiene menor propensión que el Cocker a enfermedades en las orejas por tenerlas menos largas y cargadas de pelo, de manera que no hay que preocuparse excesivamente de este punto. Sí que hay que estar más pendiente de los ojos y habrá que limpiárselos regularmente con suero fisiológico como medida de precaución, ya que son bastante sensibles.

Puppy

El Clumber-Spaniel es ya desde cachorro un perro de carácter tranquilo y muy fácil de adaptarse a la vida que su dueño le proporcione. Conviene comenzar su educación a una edad temprana ya que es una 'esponja' capaz de asumir muchos retos e instrucciones nuevas si se le estimula desde cachorro.

¿Sabías que ...?

Algunas teorías apuntan que el Clumber-Spaniel recibió, en algún momento de su desarrollo, algo de sangre del Basset francés. Esto explicaría la tranquilidad que desprende esta raza así como su cuerpo fuerte y bajo.

Productos relacionados