Cocker Spaniel

Altura:
de 37 a 41 centímetros.

Peso: de 11a13 kilogramos.

Color: gran variedad de colores -negro, dorado, marrón, ruano blanco y negro, tricolor, entre otros-.

Longevidad: de 12 a 15 años.

Características

Este animoso y vitalista cazador de origen español ha sido empleado durante muchos años como perro de caza, especialmente por los británicos para la caza con red. En esta modalidad de caza, el cocker queda inmovilizado bajo la red junto a la propia presa. Este perro es todo un experto en estas tareas y su actual tamaño fue desarrollado por los expertos para optimizar sus dotes de caza.

En origen, el Cocker Spaniel era considerado la misma raza que el Springer Spaniel pero las preferencias de expertos y cazadores, que deseaban un perro de un tamaño más compacto, les llevaron a cruzarlo para obtener un perro más pequeño. Dado que la única diferencia entre el Cocker y el Springer radicaba en su tamaño, los expertos tardaron en aceptarlos como dos razas diferenciadas, un hecho que no se consumó hasta el año 1893.

Gracias a su menor tamaño respecto del Springer Spaniel, el Cocker puede penetrar con mayor facilidad en matorrales y setos espesos, lo que le convierte en un más que competente perro de caza. El Cocker suple con esta agilidad la menor fortaleza que puede tener por su menor tamaño. No obstante, no hay que dejarse engañar por su relativo pequeño tamaño, ya que se trata de un perro de gran resistencia física y lleno de energía.

Estándar

Características generales. Buena constitución y robusto en relación a su tamaño. Porte elegante.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo bien dibujado y desarrollado con unas proporciones armoniosas. Los arcos zigomáticos de la cara están poco pronunciados y tiene unas mandíbulas fuertes, bien articuladas y sin defectos. Los dientes están bien implantados en escuadra y los incisivos superiores recubren a los inferiores. Tiene la nariz ancha, lo que le otorga una excelente capacidad olfativa. Las orejas son amplias y redondeadas y se sitúan a la misma altura de los ojos. Destacan por sus largos pelos sedosos y ondulados. Ojos de color marrón o avellana con una expresión viva y brillante. El cuello es medianamente largo, musculoso y vigoroso. Se inserta de forma elegante en sus finos omóplatos y no presenta papada.

Cuerpo. Es fuerte y compacto, con el pecho amplio y profundo sin ser demasiado ancho. Tiene las costillas firmes y el riñón corto y ancho, con una línea superior firme que va descendiendo en una suave curva hasta la cola. Su pelo es sedoso y muy suave, ni muy abundante, ni muy ondulado.

Extremidades. Los miembros traseros son rectos y cortos, adaptados a los esfuerzos que supone la caza, y cuentan con una buena osamenta y hombros oblicuos y finos. Los miembros delanteros son anchos y musculosos y también con buena osamenta. Los pies son firmes y redondos, del tipo 'pies de gato'.

Carácter

Buena memoria

Muy despierto y leal, el Cocker Spaniel es un perro que no se olvida fácilmente. Hay pocas razas que muestren tanto afecto y apego a su dueño como ésta. El movimiento de su cola no deja lugar a dudas: siempre está agitándola, expresando de esta manera la alegría natural que desborda. Su dueño tendrá en él un excelente compañero, pero hay que estar a la altura de su carácter. Tiene un punto de testarudez ante el que es precisa cierta disciplina en su adiestramiento. Una vez superado este punto, el Cocker solo busca hacer feliz a su dueño, al que le unirá un vínculo inquebrantable.

Un excelente rastreador

Sus dotes como cazador son incuestionables y han ido marcándose en su genética desde hace siglos. Su potente olfato le lleva a explorar su entorno de manera muy metódica, realizando círculos a derecha e izquierda para no dejar ningún rincón sin revisar. No hay seto o matorral por espeso que sea que se le resista si ha olfateado el rastro de un conejo. En este sentido, su dueño debe estar alerta ya que es un perro muy impulsivo y si percibe un olor se lanza sin dudarlo. Una correcta educación conseguirá que el Cocker obedezca sus instrucciones y no se desboque.

Gran compañero de juegos para los niños

Gracias a su tamaño, el Cocker Spaniel es un excelente compañero de juegos para los más pequeños de la casa. De forma muy natural los niños encontrarán en él un cómplice de aventuras y travesuras sin parangón ya que se establece de manera muy rápida una relación de confianza entre ellos. No obstante, hay que tener en cuenta algunos detalles. Algunos pueden pensar que es un perro algo celoso ante la presencia de bebés pero si se le presenta y se le hace entender que es un miembro más de la familia, el Cocker lo entenderá rápidamente y asumirá con rapidez que debe defenderlo ante cualquier amenaza. Se trata, simplemente, de prestar atención a la educación del perro y hacerle entender el lugar que ocupa cada miembro de la familia.

Aún así, hay que recordar que todo perro que deba convivir con niños, debe haber socializado con ellos desde muy cachorro -criarse con ellos y acostumbrarse a su forma de ser-. En ocasiones, algunos perros de esta raza, presentan un excesivo instinto protector hacia los niños pequeños que puede hacer que reaccionen con genio ante los adultos que se acercan a ellos. Cuando esto sucede, hay que corregir este comportamiento con paciencia y suavidad.

Día a día

No es extraño que el Cocker Spaniel siempre aparezca en cualquier lista de los 'diez mejores perros' que elaboran las asociaciones y clubes de aficionados. Esta raza se adapta con facilidad al estilo de vida de su dueño, al que tratará de agradar de todas las maneras posibles. Juguetón e inteligente, su dueño tan solo deberá cuidar su, a veces, algo testarudo carácter que le puede convertir en un perro algo indisciplinado. Nada que una correcta educación no sea capaz de corregir.

Amante de la aventura

Un cazador como éste no puede estar quieto. Necesita quemar la energía que acumula y para ello necesita un dueño que entienda sus necesidades y pueda llevar un ritmo de vida acorde a lo que este peludo exige. La hora de paseo es sagrada para él y si su dueño se despista, no dude en que se encargará de recordárselo. Su historial como perro de caza le confiere al Cocker Spaniel un instinto de aventura muy acentuado. Le encanta husmear por el campo. Su dueño debe estar atento a la correa ya que esta raza tiene cierta tendencia a fugarse.

Un peludo de lo más glotón

El dueño de un Cocker Spaniel debe estar muy pendiente de la alimentación de este pequeño tragaldabas. Tiene una alta propensión a engordar y puede, incluso, padecer de bulimia. La cantidad de comida seca diaria recomendada para un perro de este tamaño debe rondar los 500 gramos.

Bien en la ciudad, mejor en el campo

El Cocker Spaniel se adapta con relativa facilidad a vivir en la ciudad. Le gusta acomodarse en el almohadón o en el cesto que su dueño le instale en algún rincón de la casa, pero no se confunda. Para este perro lo ideal es la vida en el campo. Disfruta como un enano husmeando por el jardín y revolcándose por el césped. Es conveniente que si dispone de un jardín donde el perro pueda corretear a sus anchas, éste esté convenientemente cercado ya que este cocker es demasiado curioso y puede salir de los límites del jardín con mucha facilidad tras cualquier cosa que le haya llamado mínimamente la atención.

Salud

La dosis adecuada de ejercicio físico es la mejor medicina para que el Cocker Spaniel crezca sano y vigoroso. Si el perro realiza paseos regulares y sale con frecuencia al campo, se sentirá en plena forma. Ésta es la mejor manera de evitar dolencias como el eccema, que puede aparecer por el carácter nervioso del animal. Al tratarse de una raza muy popular, y aunque es muy fuerte y resistente, hay numerosas enfermedades hereditarias que se han descrito en estos perros, con mayor o menor incidencia.

Entre ellas podemos mencionar la sordera congénita -asociada a los individuos que tienen parte del pelo de color blanco-, hipotiroidismo, anemia hemolítica autoinmune, alergias alimentarias, atopia, epilepsia, y, al tratarse de una raza condrodistrófica, pueden sufrir de hernias discales.

Pueden sufrir también de una grave afección hereditaria de los riñones llamada nefropatía familiar. También tiene cierta tendencia a padecer obesidad, por lo que hay que controlar la dieta, y cataratas y otros problemas oculares congénitos -glaucoma, ectropion- con menor frecuencia.

Por la anatomía de sus orejas: grandes, caídas y peludas, y por la gran cantidad de cera que fabrican los ejemplares de esta raza, están especialmente predispuestos a las otitis, por lo que su higiene periódica ayudará mucho a evitarlas.

Higiene básica

La mejor manera de acicalar a este perro es mediante un cepillo convencional, un peine o los mismos dedos para desenredar su pelo con facilidad, si es posible, a diario. Requiere especial atención el cuidado de sus orejas, grandes y muy peludas. Debemos peinarlas a menudo, para evitar que se formen nudos en pelo del exterior del pabellón auricular y tras las orejas, donde el pelo es más fino y tiende a anudarse.

Es recomendable recortar o rapar el pelo del interior del pabellón auricular para prevenir la entrada de hierbas y espigas al interior del conducto auditivo, ya que en esta raza es un suceso muy frecuente. También debemos evitar que crezca demasiado el pelo entre las almohadillas de las patas, ya que también puede anudarse y acumular hierbas, pequeñas piedras, y, especialmente en la ciudad, restos de chicles que se pegan a estos pelos.

Conviene que visite al peluquero canino cada 2 ó 3 meses –en el caso de los más peludos- y, por otra parte, no es un perro que necesite baños con demasiada frecuencia uno al mes es suficiente-.

Cuidados

Puppy

Desde sus primeros meses de vida, este cocker da muestras de su carácter exuberante y lleno de vida. Es aconsejable darle una correcta educación desde cachorro premiando su comportamiento adecuado.

¿Sabías qué ...?

La gran demanda de cockers en los años sesenta provocó una superproducción en la que no se seleccionaron ejemplares de manera rigurosa, lo que puede haber derivado en su, a veces, complicado temperamento. Se han descrito casos de cockers, en especial de capa dorada, con un tipo de agresividad hereditaria muy difícil de corregir.

Productos relacionados