Dobermann

Altura:
de 68 a 72 centímetros.

Peso: de 40 a 45 kilogramos.

Color: negro o café oscuro con marcas de color rojo óxido.

Longevidad: de 10 a 12 años.

Características

La Dobermann, es la única raza canina a la que se denomina por el nombre de su creador y primer criador, Friederich Louis Dobermann -1834-1894-. La historia de Dobermann es tan mezclada y confusa como la del origen de la raza a la que le da nombre. Al parecer, ejerció distintos oficios a lo largo de su vida: sereno, carnicero, administrador de un rastro, recaudador de impuestos… y responsable de la perrera y la protectora de animales de Apolda, Turingia, lugar en el que residía. De lo que no hay ninguna duda es de sus habilidades como criador.

Cuando inició los cruces que conducirían al bello animal que es hoy día el perro que lleva su nombre, su intención era la de crear un ejemplar de talla mediana a grande que le protegiera durante sus viajes de recaudación. F.L. Dobermann no llevó registros de cría, y la rapidez con la que alcanzó su objetivo ha llenado de conjeturas el árbol genealógico de su creación.

La opinión mayoritaria es que el Dobermann desciende del Rottweiler, del Pinscher alemán de pelo corto, del Pastor Turingio y del Dogo alemán. También hay indicios de cruce con el Greyhound, el Braco alemán y el Manchester Terrier. El Dobermann Club alemán, en el año 1933, realizó un estudio sobre los orígenes de la raza, consultando a viejos criadores y a sus hijos. Entre ellos figuraban Goswin Tischler -1859–1939- propietario del criadero 'Von Grönland', -quien conoció personalmente a F.L. Dobermann y al hijo de este último, Robert-, Otto Goeller y Gustav Krumbholz. Goeller fue uno de los primeros criadores en centrar sus esfuerzos en refinar al Dobermann para dotarlo de su actual elegancia y robustez.

El Stud Book alemán registra las primeras anotaciones que especifican al Dobermann como raza diferenciada y datan de 1893. A los dos primeros ejemplares se les dio el nombre de Bosco y Cassi. La línea genealógica a la que pertenecían se extinguió pero en 1898 se inscribió, en el primer registro del Dobermann Verein alemán, una línea que iba a perdurar. Graf Belling Von Grönland y su hermana Gerhilde, criados por Goswin Tischler, pertenecieron a Otto Göeller que registró al primero con un segundo nombre: Graf Belling Von Thüringen -en aquella época era de uso común registrar al mismo ejemplar con diversos nombres-, con fecha de nacimiento octubre de 1898. En 1904 nació Hellegraf Von Thüringen -nieto del anterior-, considerado por la mayoría de expertos e historiadores de la raza como el padre oficial de la misma. De este semental descienden diez líneas principales y muchas líneas secundarias de Dobermann; fue a través de él cuando la raza alcanzó el aspecto que hoy día le caracteriza.

Estándar

Características generales. De tamaño mediano, fuerte y musculoso, es un perro muy seguro de sí mismo, amistoso y muy dependiente de la familia. La forma de su cuerpo es más bien cuadrada, sobretodo en los machos. Son de color negro o café oscuro, con marcas de color rojo óxido bien delimitadas en hocico, mejillas, cejas, garganta, pecho, pies y la parte interna de los muslos. Su longevidad oscila entre los diez y los doce años.

La cabeza. Fuerte, vista desde arriba debe presentar una cuña aguda y la línea transversal de su coronilla ha de ser casi horizontal, sin caer sobre las orejas. Los lados de la cabeza no deben ser muy abultados y su característica depresión entre frente y nariz es leve pero reconocible. La nariz es más ancha que redonda, con grandes orificios, pero sin sobresalir. Los ojos son ovalados y muy oscuros. Las orejas son de implantación alta. El cuello, compacto, musculoso, en línea ascendente y elegantemente curvo, sostiene con gallardía la cabeza.

El cuerpo. Es compacto, cuadrado y musculoso. La cruz sobresale en altura y longitud, sobre todo en los machos. La espalda es corta, dura, ancha y musculosa. La región lumbar debe ser ancha y de músculos reconocibles, aunque las hembras pueden tenerla un poco más larga, ya que necesitarán ese espacio durante la gestación. En la grupa se aprecia un pequeño declive, no muy notorio, desde el sacro hacia la implantación de la cola, de forma redondeada -ni recta ni caída-, bien ancha y de fuerte musculatura. La longitud y profundidad del pecho debe estar proporcionada con la longitud del tronco. La cola es de implantación alta. La piel está bien pigmentada y apretada, con el pelo corto, duro denso, bien pegado y liso, uniformemente repartido sobre toda la superficie del cuerpo.

Las extremidades. Las delanteras son rectas y robustas. Deben ser musculosas, con los codos rectos, sin torcerse hacia fuera, y tener una longitud proporcional al resto del cuerpo. Las extremidades posteriores han de ser musculosas en la zona de la pelvis y la grupa, anchas, redondeadas y paralelas, con muslos largos y musculosos y rodillas fuertes. Los pies son cortos y cerrados, con dedos redondeados por arriba y uñas cortas y negras.

Carácter

La tradicional imagen que se tiene del Dobermann es la de un animal fiero, agresivo y poco dado a los afectos. Sin embargo, los propietarios de estos ejemplares saben perfectamente que pocos perros son tan fiables. El Dobermann es, esencialmente, amistoso, pacífico y muy dependiente de la familia. Muestra una gran docilidad y alegría para el trabajo y es una raza valiente, dura, con gran capacidad y seguridad en sí mismo. Es un perro de trabajo de los más versátil -por no decir el que más-, siempre alerta, leal, inteligente observador y valiente, y muy afectuoso y sensible. Cuando es adiestrado y puesto en forma adecuadamente es un perro equilibrado, fiable y digno de confianza. Su lealtad hacia la gente a la que quiere es insuperable. Ofrece una constante fidelidad y afecto a aquellos que lo quieran para sí.

Su relación con los niños

Siempre que se haya socializado y educado a edad temprana, su relación con los niños es muy buena, y muestra hacia ellos una gran dulzura y también es un buen guardián, defendiéndolos en todo momento. Si el perro es adquirido entre las 8 ó 10 semanas, la adaptabilidad será mucho mayor que si es adquirido con más edad porque puede haber desarrollado cierta desconfianza o desagrado respecto a los niños. Los cachorros aceptarán rápidamente a los niños como miembros especiales de la familia y se acostumbrarán a ellos desde el principio, al tiempo que desarrollan su naturaleza protectora, que incluye lo que consideran su propiedad: su entorno y las personas que comparten su vida con ellos. En el caso del perro con una mayor edad, puede que le lleve más tiempo entablar una relación de confianza con los más pequeños.

Desconfiado con los extraños

Con los extraños, la historia es diferente. Si hacia la familia muestra una fidelidad extraordinaria, con aquellos que no conoce es desconfiado y las visitas siempre le tienen que ser presentadas, estando, además, presentes los propietarios.

Como perro guardián y de vigilancia, su función y su principal objetivo es el de proteger. El adiestramiento responsable y la socialización temprana son importantes para mantener controlada su naturaleza protectora. Su deseo de trabajar para su propietario y el hecho de que sea tan fácil de adiestrar ha permitido que desempeñe un gran papel como perro policía y en momentos de guerra. De hecho, los departamentos de policía de todo el mundo siguen utilizando esta raza para rastrear y aprehender a los delincuentes. La infantería de marina estadounidense y otras secciones militares utilizaron perros de esta raza para varias tareas durante la Segunda Guerra Mundial. Fue en este conflicto donde el Dobermann se ganó su reputación como perro fiero con un carácter salvaje, aunque se trata más de un mito que de un hecho.

Día a día

El Dobermann es un perro de trabajo y como tal acostumbrado al ejercicio y los espacios abiertos; así que en pisos pequeños no es la mejor opción, aunque puede llegar a adaptarse si se establece un ritmo de ejercicios y paseos que satisfagan sus necesidades físicas.

Hay que recordarle que debe descansar

Son muy nerviosos, por lo que se ha de obligar a descansar para evitar su agotamiento. Su adiestramiento debe iniciarse a partir del año y siempre ha de ser un profesional quien lo haga. Le gusta pasear y realizar ejercicio, así que es una buena idea incluir actividades físicas y juegos durante las salidas. Esto le ayudará a potenciar sus facultades como vigilante y protector, algunas de sus cualidades naturales.

Obligaciones legales

Esta raza está considerada, por ley, como potencialmente peligrosa, su dueño debe obtener una licencia administrativa a la autoridad municipal o estatal y para que se la conceda debe ser mayor de edad, no presentar antecedentes penales, disponer de capacidad física y psicológica demostrada para poseer uno de estos animales y tener suscrito un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros. Otras obligaciones que su dueño debe asumir por su naturaleza de raza peligrosa son, por ejemplo, sacarlo de paseo siempre con una copia de la licencia administrativa y de la inscripción del perro en el registro de perros potencialmente peligrosos, así como el uso de bozal y correa –de al menos 2 metros y no extensible-. Si vive en una zona urbanizada hay que levantar una valla alta que bordee el perímetro de la casa para que no se escape, con rejas que impidan el paso de una mano entre ellas.

Alimentación

En lo tocante a la alimentación, sus necesidades calóricas diarias son de 1.500 a 1.600 kilocalorías dependiendo de la funcionalidad del perro o de la edad, ya que un perro de trabajo necesita mucho más nivel energético que un perro sedentario. Cuanto mayor sea el ejercicio que realice, más energía necesitará, pero con proporciones adecuadas ya que un aumento de energía no consumida se deriva en grasa. Lo ideal son de 500 a 650 gramos de comida seca al día. Siempre ha de tener a su disposición un recipiente con agua que debe ser cambiada al menos dos veces al día. Algunos adiestradores aseguran que se debe ser rígido con ellos incluso con la comida, y que no debe permanecer a su disposición más de 30 minutos; si no la ha consumido en ese tiempo hay que retirarla y ofrecerla en la siguiente toma para enseñarle a comer a sus horas y no distraerse.

Cuidados

Salud

En el Dobermann se han detectado una serie de enfermedades hereditarias que pueden ser detectadas a tiempo estableciendo un buen calendario veterinario que incluya vacunaciones y revisiones periódicas. Algunas de las enfermedades propias de la raza son:
Anodoncia: falta de piezas dentales por causa genética.
Torsión gástrica: dilatación y torsión del estómago por acumulación de gases; requiere atención veterinaria.
Cardiomiopatía dilatada: enfermedad degenerativa del corazón que produce un fallo cardiaco.
Inestabilidad vertebral cervical (también llamada síndrome de Wobbler): las vértebras cervicales se encuentran mal alineadas, con deformaciones en las mismas y compresión de la médula y de los nervios espinales.
Panosteitis: problema óseo caracterizado por cojera, inapetencia ocasional, y fiebre. Se produce durante el crecimiento y suele ser pasajera.
Hipoplasia cortical renal: enfermedad renal progresiva. Es mortal.
Enfermedad de Von Willebrand: es un problema de la coagulación de la sangre.

Higiene básica

 

Su pelo corto requiere pocos cuidados pero de todos modos no debe desatenderse: es aconsejable el empleo de un cepillo blando o mejor aún un guante. Para evitar callos en codos y patas traseras es importante que no duerman sobre una superficie dura. Al tener el típico 'pie de gato', los Dobermann no desgastan las uñas lo suficiente y si crecen más de lo debido pueden afectar al buen desarrollo del animal; conviene cortarlas cada 2 ó 3 semanas.

También la higiene dental es muy importante, se ha de vigilar bien la dentadura y mantenerla limpia. Por último, el Dobermann tiende a producir legañas que hay que retirar a diario para evitar infecciones oftalmológicas.

Productos relacionados