Dogo alemán

Altura:
de 76 a 80 centímetros.

Peso: de 64 a 80 kilogramos.

Color: puede tener hasta cinco tipos distintos de coloración: atigrado -amarillo oro claro derivando a amarillo oro oscuro con rayas transversales negras-, azul, negro, arlequinado - pies negros, fondo blanco y manchas negras irregulares en cuanto a tamaño y disposición- y leonado -del amarillo claro al amarillo oscuro con máscara negra-.

Longevidad: de 7 a 10 años.

Características

Al parecer, el actual Dogo Alemán tiene su raíz en lo más profundo de la historia. El Dogo es un mastín y como tal pertenece a un grupo de perros denominados molosos que reciben su nombre de la región de Molosia o la Molóside al noroeste de Grecia en el actual Epiro. Estos canes de gran tamaño eran utilizados para multitud de tareas; incluso la de la guerra. Algunos relieves asirios muestran perros similares a éstos, lo cual los ubica desde antiguo en el Próximo Oriente. Hay quienes defienden que ése sería su origen y que llegaron a Occidente a través de los comerciantes fenicios; hay quien opina que fue Alejandro Magno quien se los llevó a Grecia tras la conquista de Persia. Estos perros también reciben el nombre de alanos, asociando su traslado a Europa a la invasión de este pueblo tras la caída del Imperio Romano; aunque lo cierto es que los perros molosos ya se hallaban distribuidos por todos los territorios de dicho imperio, usándose en el anfiteatro y en el campo de batalla.

A través de Marco Polo se sabe de la existencia en el Tíbet de un tipo de perro grande del que dijo que era 'alto como un burro y potente como un león'. Estos canes se pueden identificar con el actual Dogo del Tíbet. En Alemania, antes del siglo XIX, momento en el que los criadores alemanes ponen todo su empeño en crear una raza autóctona de mastín consiguiendo de este modo la actual denominación de Dogo Alemán, se le mezcló con otras razas para mejorar sus habilidades de cazador. Se considera como sus antepasados al antiguo Bullenbeisser así como a los Hatz und Saurüden -perros de cacería de jabalí- que se situaban entre los poderosos mastines ingleses y un lebrel ágil y rápido. El término Dogo se aplicaba en aquella época a los perros grandes y fuertes que no pertenecían necesariamente a una raza en particular.

En el mundo cinológico, el Dogo Alemán es uno de los gigantes más celebrados debido a su aristocrática apariencia, no en vano su porte elegante y alto le ha reservado a lo largo de la historia un privilegiado lugar a los pies de los monarcas que en Europa han sido. En el año 1878 fue integrada en Berlín una comisión de criadores activos que tomó la decisión de reunir en una sola raza las distintas variedades de dogos que había en Alemania. En el año 1880, durante una exposición llevada a cabo en Berlín, fue establecido el primer estándar para el Dogo Alemán. Este ha sido controlado por el Deutscher Doggen Club y alterado en algunas ocasiones a través de los años. La versión actual se conforma al modelo de la Federación Cinológica Internacional.

Estándar

El Dogo alemán, que puede alcanzar una longevidad de 7 a 10 años, es de estructura grande, bien dotada, destilando fuerza y elegancia. Por su sustancia al igual que su distinción, la armonía de su apariencia, sus líneas bien proporcionadas como así también su cabeza notablemente expresiva impresiona al observador; no en vano es conocido como el Apolo de las razas caninas. Su estructura, casi cuadrada, particularmente en los machos, conforma un cuerpo largo, con una altura media de unos 80 centímetros hasta la cruz y que puede alcanzar hasta los 80 kilogramos de peso, de pelo muy corto y tupido, liso, aplanado y reluciente, que presenta una variada coloración: atigrado, leonado, azul, negro y arlequinado.

Cabeza. Su cabeza, alargada y estrecha, de contorno muy marcado y expresivo, colabora a crear esa sensación de perfecta armonía que tiene su apariencia general. Los ojos, de tamaño medio, muy oscuros y almendrados, expresivos, de mirada inteligente y vivaz, elevan la expresividad de una cara de testuz ancha, con un hocico rectangular y voluminoso, de nariz siempre negra en los ejemplares atigrados y de un solo color, con mandíbulas bien desarrolladas, de dientes fuertes, blancos, grandes y bien encajados. Sus orejas, de tamaño medio e inserción alta, tienden, por naturaleza, a ser caídas, con los bordes frontales colgando junto a las mejillas.

Cuerpo. El cuello, largo, seco, musculoso, de implantación alta y sin piel lacia, se perfila en una curva elegante que se afina, paulatinamente, desde el pecho a la cabeza, con una nuca robusta y bien formada. El pecho, de costillas bien arqueadas, tiene un aspecto cuadrado, sólido, denotando la fortaleza del animal, al igual que la espalda: corta, firme, con una imperceptible caída hacia atrás. El lomo, ligeramente arqueado, ancho, con buena musculatura da paso a una grupa ancha, de fuerte musculatura y ligeramente caída desde el sacro hasta la cola que es de inserción alta y ancha, adelgazándose uniformemente hasta la punta; en reposo cuelga hacia abajo formando una curva natural. Cuando el perro está excitado o en movimiento la lleva ligeramente en forma de sable, pero sin sobrepasar mucho la línea dorsal.

Extremidades. Las extremidades anteriores, los brazos, poseen una fuerte musculatura con codos sin apenas desviaciones y con los antebrazos robustos descendiendo en línea recta hasta la articulación del pie. El esqueleto posterior está cubierto de músculos fuertes que hacen que grupa, caderas y muslos tengan una apariencia ancha y redonda de extremidades fuertes que, vistas desde atrás, están en paralelo con las delanteras. Los muslos son largos, anchos y muy musculosos, y las piernas, de la misma longitud aproximada que los muslos, poseen una musculatura muy desarrollada. Los pies son redondos, arqueados, con los dedos bien pegados -pie de gato- y las uñas cortas, fuertes y muy oscuras.

Carácter

El Dogo Alemán es un animal amable, cariñoso y devoto de sus dueños, en especial con los niños y tiende a ser reservado con los extraños. Posee una gran sensibilidad y es tranquilo y leal, muy poco inclinado a reaccionar ante las agresiones de otros perros si éstas son dirigidas a él; en cambio, si cualquiera de sus congéneres se atreve a importunar o atacar a sus dueños, puede sacar toda la fiereza que su equilibrado carácter sabe contener. Es un perro seguro de sí mismo, nada miedoso, fácil de adiestrar y muy obediente. Ante los desconocidos se mostrará reservado pero nunca agresivo.

Magnífico guardián

Es un gran guardián y un compañero dócil y familiar. Con los niños de la casa mantiene relaciones excelentes y sabe cómo relacionarse con ellos haciendo alarde de grandes dosis de paciencia, sabiendo cuando ha de apartarse de ellos si pueden acabar importunándole. A pesar de su enorme tamaño es un animal casero, no le gusta nada permanecer permanentemente en el exterior. Es consciente de su gran volumen y se mueve con gran cuidado por el interior del hogar, siendo capaz de permanecer durante horas en una misma posición y lugar.

Le gusta estar con su dueño

Uno de los aspectos más interesantes de esta raza es que le gusta pasar el tiempo en compañía de su dueño por lo que éste debe tener en cuenta que debe reservar un espacio en su rutina para dedicárselo a este gigante perruno. Como perro no es exigente a la hora de demandar la atención de los miembros de la familia pero se sentirá muy deprimido si se siente desplazado. Si esto ocurriese se notará su tristeza pero no tendrá comportamientos poco apropiados. Ante todo, es un caballero.

Sensibilidad en el adiestramiento

A pesar de su tamaño este animal es muy sensible por lo que a la hora de adiestrarlo hay que ser firme y dulce. Al ser un perro muy noble su adiestramiento será relativamente sencillo por lo que en pocas ocasiones será necesario será necesario ser severo.

Día a día

No es un perro de exterior, le gusta permanecer en el interior de las casas y cuidar de cuanto le rodea. No es demasiado exigente en lo tocante a alojamiento siempre y cuando comparta espacio con su dueño. Por sus características, es un auténtico titán por tamaño y fuerza, necesita espacios amplios, mejor casas que pisos, para poder moverse con comodidad. Esto no quiere decir que no pueda vivir incluso en apartamentos de reducido espacio, aunque no es lo más recomendable. Sin embargo, puede adaptarse siempre y cuando se tenga la precaución de no dejarlo solo demasiadas horas, y sacarlo frecuentemente de paseo para que pueda ejercitar toda su poderosa musculatura.

También puede adaptarse a una perrera

Le gusta dormir en el interior aunque si se le proporciona una perrera amplia y cómoda puede llegar a acostumbrarse a pasar la noche en ella siempre y cuando le proteja muy bien del frío ya que no lo tolera demasiado bien. Por su carácter equilibrado no es un animal escandaloso y sus tareas de guardián suele desarrollarlas con bastante discreción.

Ejercicio, imprescindible

Para un perro de estas características, por tamaño y musculatura, el ejercicio forma parte de sus necesidades vitales. No se pondrá a correr como un loco en cuanto lo saquen de casa pero, sin duda, la actividad física es fundamental para él. Si, además, sale con su dueño, mejor que mejor.

Necesita socializar

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta con el Dogo alemán es que necesita estar en contacto con la gente, y no únicamente con su familia. Conviene que desde cachorrito se acostumbre a estar con los niños y que cuando salga de casa para dar un paseo también se relacione con los vecinos y viandantes.

Buen apetito

Un perro de este tamaño, por fuerza, necesita de una cantidad suficiente de comida para mantenerse en buen estado físico. La alimentación de un animal tan voluminoso y fuerte es costosa por las cantidades que consume: entre 900 y 1.100 gramos diarios de dieta seca. Para evitar una torsión de estómago conviene repartir la ración en varias tomas y no permitir que corra justo después de las ingestas de alimento.

Cuidados

Salud

El Dogo alemán es susceptible de padecer displasia de cadera, enfermedades del corazón, tumores, lesiones de la cola, Síndrome de Wobbler -una enfermedad que implica inestabilidad de las vértebras cervicales y produce compresión de la médula espinal- , problemas hormonales -enfermedad de Addison e hipotiroidismo- y torsión de estómago. La detección y prevención de estas afecciones pasa por un buen calendario de vacunaciones y visitas periódicas al veterinario. Para algunas de ellas también es importante cuidar la dieta -cantidades, horarios, frecuencias ...- y el ejercicio físico desarrollado por el animal.

Higiene básica

Los cuidados de higiene son pocos aunque bastante periódicos. Ojos, orejas, dentadura, etcétera requieren cuidados semanales, así como un buen cepillado, sobre todo durante la muda para eliminar el pelo muerto. Debido a que su piel es muy sensible lo mejor es que duerma en lugares mullidos y cómodos.

Productos relacionados