Drahthaar

Altura:
de 57 a 68 centímetros.

Peso: 28-30 kilogramos.

Color: pardo salpicado, negro salpicado, pardo -con o sin mancha en el pecho- y roano -dominante de blanco con pelos marrones o negros-.

Longevidad: de 12 a 14 años.

Características

En el siglo XIX, un pequeño grupo de criadores alemanes se propuso desarrollar un perro de caza versátil que satisficiera todos los aspectos de la caza en el campo, los bosques y el agua. Así fue como se creó el Drahthaar Alemán. Tomaron sus rasgos de los mejores perros de las razas existentes de pelo grueso, cruzados con las razas de pelo corto. Así, en la genealogía del Drahthaar se encuentran el Stichelhaar, el Pudelpointer y el Deutsch-Kurzhaar.

En 1902 se fundó el Club alemán del Drahthaar -Verein Deutsch Drahthaar, o VDD-, motivado a conseguir, como objetivo principal, criar este perro de caza. Este ha sido desde sus inicios el motivo de ser de los criadores, y este principio del programa de cría se continúa manteniendo. En la actualidad hay un registro de criadores que siguen una tradición de rendimientos y evaluación física para todos los ejemplares utilizados en el programa de cría. Curiosamente, muchos criadores de la alemana Wirehaired -GWP- se refieren erróneamente a su raza como Drahthaar, a pesar de las diferencias significativas que existen entre ambos estándares. Además, el Wirehaired se ha criado sin una regulación o restricción desde finales de los años 1950, pero sobre todo sin las pruebas de rendimiento que demuestran la capacidad del Drahthaar.

En pocas décadas el Drahthaar ha conseguido ser uno de los perros preferidos por los cazadores. Su pelaje, duro y denso, que lo hacen resistente a las diferentes circunstancias climáticas, así como su excelente resistencia en todo tipo de terrenos, han subido su valoración entre los amantes de la cacería, no solo de Alemania, sino de países todo el mundo.

Esta raza ha conseguido ser tan apreciada que para su reproducción, los ejemplares deben ser acreditados previamente como autorizados por el club correspondiente, ya que la selección que se realiza es muy estricta.

Estándar

El adjetivo que puede calificarlo mejor es el de distinguido. Su altura a la cruz está entre los 61 y los 68 centímetros de los machos y de los 57 a los 64 centímetros de las hembras. Los colores aceptados son pardo salpicado, negro salpicado, pardo -con o sin mancha en el pecho- y roano -dominante de blanco con pelos marrones o negros-. Tanto el pardo como el negro pueden -o no- presentar placas.

Cabeza. La principal exigencia es que esté proporcionada con el resto del cuerpo, para mantener la armonía. Ha de ser amplia y redondeada en los lados. La trufa corresponde al color del pelo y tiene un hocico fuerte, largo y profundo. Los ojos, cuanto más oscuros, mejor, y han de mostrar esa expresión vivaz y atenta que tiene su carácter. A esto contribuye también la colocación de sus orejas, de implantación alta y amplia.

Cuerpo. El Drahthaar es un perro de caza, así que debe estar bien proporcionado, musculado y mostrar una espalda fuerte. El pecho, amplio y profundo es uno de sus rasgos característicos, con el antepecho bien notorio y las costillas bien arqueadas. La cola se presenta siguiendo la línea de la espalda y no debe ser ni muy larga ni demasiado corta, inclinándose un poco hacia arriba. El pelo es duro -se le denomina 'de alambre'-, y se presenta en dos capas. Una exterior donde está el pelo largo -hasta 4 centímetros se considera adecuado-, y otra interior con una lanilla impermeable que le sirve de protección. En el pecho, el pelaje es más denso pero también más corto.

Las extremidades. Están preparadas para la función de caza. Son fuertes, con buenos músculos, restos. Los huesos son fuertes, largos y tienen una buena angulación entre el brazo y el antebrazo. Esta forma le permite mantener una buena pisada, con un movimiento recto que le ayuda a potenciar el aire distinguido que presenta y a darse el impulso necesario para la actividad de la caza.

Carácter

El Drahthaar es un perro de caza y esto marca su carácter. Tiene un alto sentido de la obediencia y es muy versátil.

Cazador por excelencia

Su talento innato para la búsqueda y sensible nariz le hacen capaz de detectar una pieza abatida por el cazador. Su potente zancada le hará llegar rápidamente hasta ella y ladrará con fuerza -es un potente aullador- para señalar la posición a la espera de que el propietario llegue a buscarla. Tampoco importará si ha de atravesar alguna zona de agua. Le encanta zambullirse, e incluso, introducir la cabeza bajo el agua. Esto lo convierte en un excelente cobrador de aves acuáticas.

Buen perro de compañía

Además de ser un excelente compañero de caza, también es muy adecuado como perro de la familia. Le encanta vivir en compañía y disfrutar de los paseos y los juegos, tanto con otras mascotas como con los niños, con quienes actúa muchas veces como hermano mayor por su carácter protector. Además, es un excelente compañero en los deportes al aire libre y con los más pequeños no hay riesgo ni tan solo de un gruñido, por mucho que le estiren de la barba o le achuchen. Los ejemplares de esta raza suelen convertirse en protectores del hogar y, si reciben una buena educación, aceptan sin problema las órdenes.

Le gusta que confíen en él

El Drahthaar es un perro que ofrece enseguida su confianza y espera que sea recíproca. Una buena educación será la mejor forma de fortalecer esta alianza. Para que su aprendizaje sea efectivo hay que estimularle en positivo. Nunca hay que pegarle o maltratarlo, ya que se perdería su respeto. Se le puede reñir, pero sin recurrir a un acto violento. Es un perro muy inteligente y aprende con facilidad.

Día a día

El espacio idóneo para tener un Drahthaar es una zona de campo. Aquí podrán explotar al máximo sus capacidades, correr a sus anchas y disfrutar con los ejercicios al aire libre. El summum de su felicidad pueden alcanzarlo si, además, hay un lago o un estanque donde puedan meterse libremente. En todo caso, es una raza versátil que se sabe adaptar a todo tipo de circunstancias, y conviven sin problemas es un piso en la ciudad, siempre que se procure sacarlo con frecuencia.

Tendencia a escarbar

En caso de tener un jardín hay que saber que le encanta escarbar la tierra, quizás en busca de alguna madriguera, y cavar bajo las vallas o las alambradas para procurarse una salida. Es difícil tratar de poner límites físicos a esta raza ya que siempre tenderá a romperlos. Otra de sus posibilidades es la de guardián. Aprovechando su excelente carácter y sus capacidades físicas, puede orientarse su educación hacia esta faceta, aunque no se trata de olvidar su aspecto cazador, que forma parte de su instinto, si no de potenciar algunos rasgos más de su personalidad vigilante y atenta y su fino olfato.

Dieta

Muestra siempre un gran apetito. No en vano tiene un elevado desgaste físico. Como alimentación han de tomar una dieta seca en cantidad moderada y tiene que ser acorde con su actividad física. Normalmente necesita entre 1.400 y 1.600 kilocalorías diarias a tomar en una ración de unos 500 gramos. Al ser un perro de pelo largo en la zona de la barba, se recomienda precisamente este tipo de alimentación, ya que es más higiénico.

Vigilar sus instintos

Es un perro que sabe conquistar los afectos de quienes le rodean, pero en situaciones de caza hay que extremar la vigilancia par evitar riesgos de mordedura de víboras, picaduras de insectos, comida envenenada o las agresiones de otros animales. El perro de esta raza es sociable, incluso con perros de otras razas, pero su instinto cazador podría ponerlo en situaciones comprometidas. También hay que mirar que no se lesione en los ojos, el hocico o las orejas, por asomar la cabeza en alguna madriguera o entre ramas y zarzas, persiguiendo una presa.

Cuidados

Salud

El Drahthaar es un perro fuerte. Dada su preparación para la caza está preparado para afrontar situaciones climáticas extremas, aunque es cierto que prefiere las épocas de frío más que las de calor. De hecho, hay que vigilarlo ante las altas temperaturas. Su densa capa de pelo le proporciona el abrigo necesario en invierno y de este modo no tiene frío, pero en los momentos de calor puede suponer un exceso.

Entre las pocas enfermedades hereditarias que le afectan están la displasia de cadera y la enfermedad de Von Willebrand -un problema de la coagulación de la sangre-.

Higiene básica

Los cuidados diarios que precisa son sencillos. Un buen cepillado casi a diario para eliminar el pelo muerto, junto con una limpieza de orejas semanal, un corte de uñas mensual y la administración de un antiparasitario siguiendo la frecuencia indicada por el veterinario. También hay que prevenir posibles parásitos internos, como lombrices.

Productos relacionados