Elkhound noruego

Altura:
de 49 a 52 centímetros.

Peso: de 20 a 23 kilogramos.

Color: gris en diferentes tonos con manchas negras en las zonas donde el pelo es más largo.

Longevidad: de 13 a 15 años.

Características

De origen escandinavo, el Elkhound noruego es un perro muy fuerte y resistente, acostumbrado a los rigores del invierno ártico y a la vida al aire libre. Pariente muy cercano del lobo, todo indica que es una raza muy primitiva y que su origen se remontaría incluso a la Edad de Piedra.

Esta raza tendría así su origen hacia el 12000 o 6000 a.C., en los perros que acompañaban a los vikingos en sus expediciones. No se trata solo de suposiciones, ya que arqueólogos de la Universidad de Bergen –Noruega- han encontrado esqueletos similares a los del Elkhound con aproximadamente 5.000 años de antigüedad. Entre los antepasados de esta raza están el Torvmosehound o perro de las ciénagas y el propio lobo. Esto podría indicar que el Elkhound noruego es anterior a la domesticación del perro por el hombre. El aislamiento y la inaccesibilidad del área de Escandinavia han contribuido de manera fundamental a que esta raza haya permanecido prácticamente intacta durante cientos de años.

Al tratarse de una raza con un origen tan antiguo y que ha resistido sin cambios el paso del tiempo captó muy rápidamente el interés de los especialistas y los amantes de los perros de manera que ya fue registrada por primera vez en Noruega en 1877. Dos años más tarde aparecieron los primeros clubes en Noruega y Suecia. El Elkhound noruego es hoy un perro muy apreciado por los amantes de la naturaleza en estado puro, ya que es allí donde este perro se siente como en casa.

Estándar

Características generales. Cuerpo compacto y algo corto con pelo grueso y abundante. Expresión audaz y carácter muy enérgico.

Cabeza, cara y cuello. Tiene la cabeza con forma de cuña, de manera que es más ancha entre las orejas. Por su parte, la frente y la parte trasera del cráneo están algo arqueadas. Tiene el morro bastante grande y es más ancho en la base que en la punta, aunque no llega a adquirir una apariencia puntiaguda. La nariz es recta y la mandíbula fuerte con los labios firmemente cerrados. Los dientes superiores se superponen a los inferiores y cierran en tijera normal. Los ojos del Elkhound son medianos y ligeramente ovalados, muy oscuros, y con una mirada franca y amistosa. Las orejas son altas, firmes y tiesas, más altas que anchas y puntiagudas. El cuello es mediano, firme y musculoso, con la piel firme.

Cuerpo. Corto y compacto. El pecho es ancho y profundo y tiene las costillas bastante marcadas. La espalda, por su parte, es ancha y nivelada desde el cuello hasta la cola. Su lomo es musculoso también y la panza sobresale ligeramente. El pelo que lo recubre es abundante, grueso y resiste muy bien a la intemperie. Alrededor del cuello y del pecho forma un collarín muy particular que unido a las orejas puntiagudas y su cola curvada le da un aire realmente singular.

Extremidades. Las patas anteriores son firmes, fuertes y rectas con una buena estructura ósea. Los hombros los tiene algo caídos y los codos están muy cercanos. Las patas traseras, por su parte, son rectas con un ligero ángulo en los jarretes. Tiene los pies compactos y algo ovalados con unas uñas firmes y fuertes.

Carácter

Una vez domesticado el Elkhound noruego es un perro muy afable y afectuoso con los humanos pero a veces rememora su fiero pasado –es descendiente directo de los lobos- y puede llegar a tener problemas con otros animales, ya que tiene un carácter muy dominante. En su relación con los humanos es un perro muy servicial al que le gusta tener tareas que realizar. Disfruta siendo útil y tiene muchas aptitudes para el aprendizaje, de manera que su adiestramiento no será una tarea excesivamente complicada, aunque requerirá de buenas dosis de paciencia y disciplina.

Un cazador de primera

Con los lobos como parientes directos y habiendo servido a los vikingos en tiempos ancestrales, a nadie le extraña que el Elkhound noruego fuera un temible cazador. En sus mejores tiempos como cazador, este perro de origen escandinavo llegaba a apresar incluso osos y alces. Tiene un olfato muy agudo y localizaba a sus presas a grandes distancias. Gracias a estas buenas aptitudes, el ejército noruego lo utiliza frecuentemente para determinados tipos de tareas.

Paciente con los niños (hasta un límite)

Su fortaleza y gran tamaño no debe frenarle a la hora de dejarlo en compañía de los niños. El Elkhound noruego es un excelente compañero de juegos para los más pequeños de la casa y se muestra especialmente paciente y tranquilo con ellos. Y es que este perro, pese a su carácter dominante, es muy sociable y afectuoso con los humanos. Puede pasarse horas jugando con los niños pero también da muestras de su fuerte personalidad cuando decide dejar de jugar y dedicarse a otra cosa. En estos casos, es mejor dejarle hacer y no molestarlo. ¡El Elkhound también tiene derecho a dedicarse a sus cosas! Como todos los perros, si debe convivir con niños, el Elkhound se deberá educar con ellos desde cachorrito. La socialización temprana es fundamental, en especial en todos los perros de carácter primitivo.

Día a día

Quien diría que este amable perro de mirada tierna aterrorizaba en su día a osos y alces en los bosques árticos de Noruega. Hoy el Elkhound noruego es un perro de compañía extremadamente tranquilo y afectuoso, que congenia con todos los miembros de la familia. De su pasado como fiero perro de caza le queda su extremada resistencia a los climas extremos. Puede vivir fuera de la casa incluso en invierno y, al mismo tiempo, resiste con bastante fortaleza el calor. Sin embargo, no lo dude, donde más disfrutará es en el que es su hábitat natural: los bosques de hoja perenne con clima frío.

No apto para tenerlo en un piso

Tener un Elkhound noruego en un apartamento de ciudad es totalmente contraproducente para el perro. Recuerde que se trata de un animal acostumbrado a grandes extensiones de tierra al aire libre y a climas extremos. La vida en un piso puede deprimirlo e, incluso, afectar su salud seriamente. Lo óptimo es, al menos, tener un buen jardín donde el perro pueda ejercitarse y disfrutar de las primeras nieves, todo un acontecimiento para este gran perro. Por otra parte, puede vivir fuera de la casa durante todo el año, gracias a su excelente resistencia a las temperaturas extremas, siempre que le instale una caseta donde pueda acomodarse a su antojo.

Medallista en deportes de invierno

El Elkhound noruego es la mejor opción como mascota para los amantes de los deportes de invierno ya que es el compañero ideal para este tipo de actividades. Si a su dueño le gusta el esquí de fondo, es un compañero inmejorable, que le seguirá durante toda la carrera sin mostrar signos de agotamiento. ¡Este perro es pura energía!

No es un gran comedor

Pese a su gran tamaño y a las grandes cantidades de energía que puede consumir durante el día, el Elkhound noruego no destaca por la cantidad de comida que ingiere diariamente. De esta manera, con entre 400 y 450 gramos de comida seca al día le deben bastar para reponer fuerzas.

Cuidados

Salud

Con su robusta constitución a nadie le extraña que esta raza goce de buena salud y no padezca enfermedades congénitas de manera frecuente. No obstante, debe tener en cuenta el riesgo que puede suponer que aumente de peso, un factor que puede acabar afectando a su estructura ósea y a sus articulaciones. No solo eso. Si acaba convirtiéndose en un perro obeso, puede padecer problemas cardiovasculares y pulmonares, así como estreñimiento.
Y entre las pocas afecciones genéticas que puede sufrir se encuentran la displasia de cadera y la atrofia progresiva de retina. El Elkhound se adapta bien al frío pero puede tener problemas de adaptación a un clima cálido y húmedo.

Higiene básica

El pelo del Elkhound se limpia solo de manera que su dueño no debe preocuparse excesivamente por los cuidados que pueda requerir su compañero. Un cepillado a la semana basta para mantener su pelaje limpio y brillante. Muda el pelo dos veces al año y en ese momento debe cepillarlo con especial cuidado. Es importante igualmente mantener una buena higiene en los oídos y en los ojos.

Puppy

Es importante educarlo con coherencia y paciencia para enseñarle desde bien pequeño las normas básicas de convivencia. En ningún caso hay que mostrarse violento con el animal.

¿Sabías qué ...?

La popularidad del Elkhound noruego en Estados Unidos se debe, en gran medida, a la elección que hizo el presidente Dwight D. Eisenhower de un perro de esta raza como mascota. La raza ya era conocida en el país, pero la elección de Eisenhower, gran amante del Elkhound, como presidente, fue si duda determinante para extender su fama.

Productos relacionados