Fila Brasileiro

Altura:
de 65 a 75 centímetros en los machos.

Peso: 50 kilogramos como mínimo el macho.

Color: leonado y atigrado.

Longevidad: de 9 a 11 años.

Características

Su origen, tal como evidencia su nombre, es el país brasileño. Sin embargo, este gigante no fue autóctono. El Fila brasileiro procede de los molosos, una variedad canina de aspecto fuerte y musculosa que los colonos europeos llevaron al continente latinoamericano en el siglo XVI. En concreto, su historia nace cuando los portugueses aparecieron con sus perros guardianes llamados Açores. El perro creció a gran velocidad, y pronto, tras cruzarse con varias razas, tomó su anatomía actual.

En el pasado por su grandeza, fuerza y aspecto poderoso se convirtío en un perro guardián. Entre algunas de sus labores destaca la de expulsar a los holandeses que trataban de invadir Brasil, la de impedir que los esclavos de las plantaciones de caña de azúcar huyeran o la de conseguir que los indios fueran hacia el interior de la Amazonia. Además, fue un cazador y un protector de los rebaños contra depredadores como el jaguar. Este perro le perseguía y atacaba. La valentía le valió el apodo de Onceiro, procedente de la palabra onca, que significa 'Jaguar' en brasileño.

Los ascendentes del definitivo Fila brasileiro, según las teorías oficiales, son las razas Mastiff Inglés, Bloodhound y los antiguos Bulldog. Este último le ofreció su vivacidad. Su evolución ha sido natural gracias a la necesidad de los colonos de Brasil de tener un perro de trabajo vigoroso y enérgico. Los primeros documentos históricos que descubren una raza muy similar al Fila brasileiro datan de 1671. Existe una teoría que especula que el Fila Terceirense fue la cuarta raza colaboró en la formación de esta raza. La inclusión de este perro pastor, traído por los colonos portugueses desde las Islas Azores, explicaría su capacidad de pastoreo con el ganado vacuno.

El primer estándar oficial de la raza llegó en 1968 de la mano del Dr. Erwin Rathsam, del Dr. Paulo Santos Cruz y el Dr. João Ebner. Los tres describieron al Fila brasileiro como una raza de trabajo. Pero aún los Fila no participaban en las exposiciones. Muchos continuaron desempeñando sus labores como perros de trabajo y ni siquiera tenían pedigrí.

La Fédération Cynologique Internationale -FCI- reconoció oficialmente a la raza fila brasileiro en 1968. El estándar fue presentado en toda Europa, incluyendo Inglaterra, Holanda e Italia. En 1976, se celebró en Brasil el primer congreso de la raza y el estándar fue revisado. La fama del Fila brasileiro alcanzó su cenit en 1982, cuando fue la raza más popular de Brasil con 8.087 cachorros inscritos en uno de los libros genealógicos para perros del país.

En la actualidad, el Fila brasileiro mantiene un importante nivel de éxito. En Europa, la popularidad de la raza es evidente en las exposiciones caninas. Países como Luxemburgo, Italia, Hungría y Alemania encabezan el nivel de participación en las exposiciones más recientes. Y las clasificaciones son excelentes. Los Fila han conseguido ser Best in Show -mejor de la exposición- y ya han recibido innumerables distinciones internacionales.

Estándar

Características generales. De tamaño mediano, contorno nítido y de apariencia y movimientos elegantes.

Cabeza, cara y cuello. Posee una cabeza grande, pesada, maciza y proporcionada al cuerpo. El perfil del cráneo presenta una curva suave que nace en la zona nasal y culmina en la nuca. De frente tiene un cráneo ancho con una línea superior curva. De frente aparece ancho con una línea superior en curva. La nariz ofrece unas ventanas anchas, desarrolladas, aunque sin ocupar toda la anchura del maxilar. Su color es negro. Su hocico es fuerte, amplio, prominente y en proporción con el cráneo. Visto de perfil, el conducto nasal muestra una línea superior recta o levemente arqueada. El labio superior es grueso y colgante. La línea inferior del hocico es casi paralela a la superior. El labio inferior queda recto hasta la región de los colmillos, y después aparece suelto hasta atrás, con bordes. La comisura y el borde de los labios tiene una forma de 'U' invertida y profunda. Los dientes se caracterizan por ser más anchos que largos. Son fuertes y blancos. Los incisivos superiores son anchos en la raíz y afilados en los bordes. Los colmillos son fuertes, están bien colocados en el maxilar y son separados. La articulación ideal es en forma de tijera. Sus ojos son medianos y grandes, almendrados y separados. El color va del castaño al amarillo en armonía con el pelaje. Algunos poseen párpados colgantes, lo que acentúa el aspecto triste de la mirada, típico de la raza. El cuello es increíblemente fuerte y musculoso, así como corto. El borde superior es ligeramente convexo, separado del cráneo. Posee papada.

Cuerpo. El Fila tiene un tronco fuerte, amplio y alto. Aparece cubierto por una piel gruesa y suelta. El tórax es más largo que el abdomen. Su lomo y flanco son menos largos y amplios que el tórax. Aparecen claramente separados. En la hembra, el borde del flanco es más desarrollado. La grupa es ancha, larga y termina en una suave curva. Las costillas son arqueadas, aunque no llega a afectar la posición de los hombros. El pecho es amplio y aparece inclinado, llegando hasta la punta de los codos. Posee unos pectorales prominentes. El pecho en el margen inferior aparece paralelo al suelo en toda su extensión. El vientre sube suavemente.

Extremidades. La altura del miembro anterior, desde el codo hasta el suelo, es igual a la altura desde el codo hasta la cruz. El hombro y el brazo están formados por dos huesos de una misma longitud: omoplato y húmero. El antebrazo tiene miembros paralelos con huesos rudos y rectos. Los pies poseen dedos fuertes y arqueados, aunque no aparecen muy juntos. El apoyo es sobre dedos gruesos y cojinetes anchos, largos y gruesos. Los dedos están orientados hacia el frente. Las uñas son fuertes, oscuras, y solo pueden ser blancas cuando el dedo también lo es. Los miembros posteriores poseen huesos no tan gruesos como los anteriores, sin embargo no parecen delgados. Los muslos son anchos, con bordes arqueados. Éstos moldean la curva del glúteo. Los pies son un poco más ovalados que los anteriores y similares en todo lo demás.

Carácter

Un perro con una gran personalidad

Es un perro ágil, dócil, vivaz y valiente. Su temperamento es tan bondadoso como rudo. Vive en calma, pero puede entrar en cólera ante los desconocidos. Es fiel y leal a sus dueños, y sin embargo, muestra un gran desagrado frente a los extraños, a quienes no les dejará ni siquiera tocarle. El Fila brasileiro, sin duda, tiene doble personalidad. La raza ofrece una autoridad indestructible, por ello su propietario deberá ser un experto educador para evitar que su fuerte carácter cree algún conflicto peligroso. Si bien, este un perro con posibles conductas agresivas se muestra bueno y paciente con los niños. Pero siempre debemos recordar que para que esto sea así, el perro deberá haber estado socializado con niños desde cachorrito.

Con una gran confianza en sí mismo

Esta raza está considera una de las más seguras de sí mismo. Tampoco tiene miedo, ni siquiera cuando se encuentra en momentos de alto peligro, está excitado, o incluso aunque pueda sufrir verdaderas amenazas. Él siempre las ignorará. Posee una valentía, determinación y un brío increíbles. Su pasado como perro guardián de la policía y del ejército brasileño le acredita como una raza obediente, firme e incorruptible.

Pese a su difícil carácter, el Fila brasileiro es tranquilo. Es un extraordinario guardián de las propiedades, y es, por instinto, un perro de pastoreo para el ganado vacuno, así como también un cazador de animales grandes. Su pasado le ha convertido en un animal de coraje, con una magnífica visión nocturna, y con una capacidad increíble para desenvolverse en los terrenos difíciles. Y pese a no ser su hábitat preferido, logra nadar con habilidad en ríos y estanques.

Día a día

No apto para un piso

Su físico enorme y musculoso impresiona. Come mucho, necesita ejercicio y posee un carácter que necesitará una excelente educación para evitar conflictos. Aunque se adapta bien a ambientes nuevos y a ruidos extraños, el Fila brasileiro precisa de un amplio jardín para ejercitarse. Es un perro incansable, con una energía, potencia y fuerza increíbles, así como un instinto innato por cazar. Todas estas características descartan una vida en la ciudad. Siempre deseará vivir en un espacio rural en el que pueda expresarse con libertad. Si bien, su dueño debe tenerle vigilado. Es conveniente atarle con una correa en espacios públicos y no es recomendable dejarle correr libremente.

Un gran mimoso si tiene contacto con su dueño

Es un perro que habitualmente se destina a la protección del hogar. Incluso puede permanecer durante todo el año viviendo en el exterior, siempre que posea una caseta en buenas condiciones. Aunque para fomentar el cariño con sus dueños es recomendable hacerle partícipe de la vida familiar diaria. Esta raza es muy feliz con la compañía de su amo. Le persigue a todas partes, y le gusta apoyar su enorme cabeza sobre su regazo o dormir a sus pies. Los Fila brasileiros son muy cariñosos, mimosos y afectuosos.

El Fila brasileiro nunca será la elección más idónea para un propietario primerizo en cuestión de perros. Un dueño no experimentado carecerá de muchos de los conocimientos y las habilidades básicas para controlar y adiestrar la inteligencia, la tozudez y la fuerte voluntad de esta raza. Además, contar con la compañía de este perro obligará a su amo a dedicar, como mínimo, dos horas diarias a entretenimiento y ejercicio. Una tarea que conlleva un sacrificio que, por otro lado, se debe tener presente y ha de afrontarse con gusto.

Una gran alimentación

Alimentar los cincuenta kilos que pesa este potente atleta será de un esfuerzo sublime. El Fila brasileiro devora y necesitará, al menos, 750 gramos diarios de alimento seco. Siempre es recomendable añadir a su dieta ciertos complementos minerales vitamínicos. Además, el Fila brasileiro prefiere una alimentación rutinaria, ya que cambiárselo podría provocarle malestar y diarreas. Además, es recomendable, que junto a su comida, siempre haya una escudilla llena de agua, ya que tiene mucha sed.

Requisitos especiales

Debido a que esta raza está considerada como potencialmente peligrosa, debemos saber que como propietarios de un Fila se nos hará cumplir con unos requisitos especiales, tales como obtener una licencia administrativa, otorgada por la autoridad municipal o estatal, debiendo contar para ello con las siguientes condiciones: ser mayor de edad, no presentar antecedentes penales, pudiendo demostrarlo con un certificado de penales y una declaración jurada de no haber sido sancionado; disponer de capacidad física y psicológica demostrada para poseer uno de estos animales y tener suscrito un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

Medidas de seguridad

Asimismo a la hora de sacar el perro de paseo, deberemos llevar una copia de la licencia administrativa y de la inscripción del perro en el registro de perros potencialmente peligrosos y en lugares públicos será obligatorio el uso de bozal y de una correa de menos de 2 metros, no extensible, no pudiendo sacar a pasear a más de un perro por persona. Por otra parte, si vivimos en una zona urbanizada y no queremos condenar a nuestra mascota a una cadena deberemos levantar una valla alta que bordee el perímetro de la casa para que no se escape, con rejas que impidan el paso de una mano entre ellas.

Cuidados

Salud

Es un perro saludable. Pese a que la enfermedad más común es la displasia de cadera, el Fila brasileiro apenas la sufre en contadas ocasiones. Debido a que es un perro grande, hay que tener en cuenta la posibilidad de que sufra torsión de estómago. Para evitarlo es recomendable que coma dos veces al día, y evitar esfuerzos durante las tres horas posteriores a la comida.

También tiene cierta predisposición a la displasia de codo y a ciertas enfermedades cardiacas, aunque en menor medida.

Higiene básica

 

El cepillado será su principal cuidado. Hay que hacerlo de manera enérgica para eliminar la suciedad que propiciará sus días en el campo. Hay que hacerlo desde la cabeza hasta la cola, y desde la mitad del dorso hacia los lados. Esta actividad ayudará a eliminar el pelo muerto.

En los días de lluvia es recomendable secarlo tras los paseos, especialmente su vientre y sus patas. También es necesario cuidar y limpiar sus ojos, las orejas y los dientes, así como cortarle las uñas.

¿Sabías que ...?

En el periodo colonial de Brasil, cuando había grandes plantaciones azucareras en las que trabajaban una media anual de 30.000 esclavos, los Fila brasileiros les vigilaban. Había 200 perros por plantación para evitar su fuga. Y en caso de lograrlo, su olfato le permitía seguir el rastro. Una vez localizado, los agarraba y sujetaba hasta que llegaba un oficial.

Productos relacionados