Gordon Setter

Altura:
de 61 a 69 centímetros a la cruz los machos y de 58 a 66 centímetros las hembras.

Peso: hasta 36 kilogramos los machos y hasta 31 kilogramos las hembras.

Color: negro y fuego.

Longevidad: de 10 a 12 años

Características

Es el menos conocido de los Setter. El origen del Gordon Setter, Setter escocés o Setter del Castillo de Gordon, está perfectamente documentado puesto que su creación como raza se produjo en las perreras del cuarto duque de Gordon a finales del siglo XVII. El aristócrata se dedicó a dotar a sus perreras de unos animales vivaces, bellos y aptos para cobrar piezas de caza como perdices, faisanes o becadas entre las espesas extensiones de los brezales escoceses. El Gordon Setter nació como perro de trabajo, de caza, y aún hoy continúa siendo muy apreciado por este motivo. El duque concentró sus esfuerzos en lograr un Setter que pudiera resistir el rigor del clima y de los páramos escoceses aunque tuviera que sacrificar velocidad. Finalmente, consiguió su objetivo y el reconocimiento de los cinólogos.

Su estándar final de negro y fuego no se estableció hasta el siglo XIX con la fundación del Kennel Club. Se sabe que fue el propio duque Alexander quien favoreció la cría de los ejemplares de esta coloración. La labor de cruces de Setter incluyó la incorporación de una pequeña parte de sangre Collie para ganar resistencia. De hecho, fue en la época victoriana, cuando el Gordon Setter adquirió gran popularidad. En la primera exposición canina del mundo, celebrada en 1859, el ganador entre los Setter fue un Gordon llamado Dandie y pocos años después, en las primeras pruebas de campo también destacaron los Gordon Setter al hacerse con los tres primeros premios. Con estas primeras actuaciones ganó seguidores pero su popularidad descendió en el siglo XX. Hoy su continuidad parece asegurada gracias a su belleza. Cuenta con clubes de aficionados en todo el mundo y se ha adaptado bien a la vida en familia.

Estándar

Características generales. Es un animal de tamaño medio, macizo y fornido de proporciones armoniosas. De cráneo redondeado y hocico largo. Una de sus características es la belleza y suavidad de su pelo. Es estable, inteligente, activo, alegre y afectuoso.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo ligeramente redondeado con stop bien definido. Hocico largo. Ojos castaños y brillantes que en ningún caso pueden estar protruidos ni hundidos. Su expresión ha de ser astuta y denotar inteligencia. Trufa de color negro. Es grande y amplia. Orejas de implantación baja, delgadas y colgantes.

Cuerpo. Es de longitud media y espalda corta. Antepecho de anchura moderada y pecho bien descendido. Las costillas tienen que estar muy arqueadas. Lomo ancho y algo encorvado.

Extremidades. Tienen que ser de hueso planto, rectas y fuertes con escápulas largas y bien inclinadas hacia atrás. Pies ovalados y apretados, con dedos bien arqueados y con pelo interdigital. Almohadillas plantares y digitales bien desarrolladas.

Manto. Es de una longitud moderada y su grosor varía en función del área corporal. En la cabeza, la zona anterior de las patas y las puntas de las orejas es corto y fino. En el resto del cuerpo es más largo. El manto nunca debe ser rizado ni ondulado.

Carácter

Es alegre, inteligente, intrépido, estable, hábil, noble y afectuoso, especialmente con su propietario. Es el más tranquilo de los Setter aunque cuando se excita puede ser muy bullicioso. Se presta al adiestramiento y soporta bien el estrés. Por norma general le gusta estar rodeado de gente y es protector con su familia y reservado con los extraños. Esto lo convierte en un buen guardián y protector del hogar.

Perros, niños y gatos

No acepta bien la presencia de otros perros del mismo sexo por lo que hay que presentarlo debidamente y socializarlo bien desde edad temprana. En cambio, si es presentado desde cachorro a los gatos no tiene ningún problema de convivencia con la especie felina. Sin embargo, hay que destacar que con los niños tiene una relación más bien distante.

Entrenamiento de obediencia

Su aspecto menos favorable es que puede llegar a ser muy terco y aunque le gusta el aprendizaje, de hecho no hay que olvidar que siempre ha sido un perro cobrador, con frecuencia no es receptivo al entrenamiento de obediencia. Hay que ser firme con él para que llegue a ser regular con sus respuestas a los estímulos del adiestramiento positivo, basado en las recompensas.

Día a día

Su primer hogar fueron las perreras de los grandes señores británicos por lo que tardó en entrar en el hogar como mascota. Su hábitat más favorable es, sin duda, el campo aunque puede llegar a adaptarse a la vida en la ciudad si puede hacer ejercicio de forma regular. De hecho, necesita correr al aire libre con regularidad para liberar su energía de forma adecuada. Sin ser el más explosivo o activo de los Setter no carece de su energía y necesita su espacio para expresarse en todo su esplendor.

La dieta

Necesita una ración diaria de unos 400 gramos de alimento seco de gama alta. En las temporadas en que participa en actividades cinegéticas su ración ha de adecuarse a la cantidad de energía que va a gastar. Y, por supuesto, no debe faltar siempre a su disposición un recipiente con agua fresca para que pueda hidratarse con regularidad.

Ejercicio diario

Necesita una actividad suficiente para su que su energía de Setter se mantenga a raya. Participará con gusto en cualquier actividad al aire libre, de hecho, buscará cualquier excusa para salir. Le gusta jugar, nadar, cazar, dar largos paseos y disfrutar, sobre todo, del aire libre.

Cuidados

Salud

Los problemas de salud que con más frecuencia pueden llegar a afectar a esta raza son la displasia de cadera, el hipotirodismo y la atrofia de la retina progresiva. De cachorros pueden sufrir una enfermedad de la piel poco común, la celulitis juvenil, que se manifiesta con granitos y costras en la cara, entre otros síntomas.

Higiene básica

Su bonito pelaje necesita un cepillado diario para evitar que se le enrede el pelo, lo idóneo es hacerlo como máximo cada dos días. Se le puede bañar pero no con demasiada frecuencia, con una vez al mes bastará. Es imprescindible la atención regular a sus oídos y orejas, mantener cortas sus uñas y la limpieza del pelaje interdigital.

Puppy

Cuando todavía es cachorro es muy importante que se preste mucha atención a su socialización con otros perros, personas y con otras especies de animales, sobre todo entre las 3 y las 12 semanas de vida. También es importante que tenga relación con los niños. Esto favorecerá considerablemente la convivencia familiar.

Productos relacionados