Gos d'atura

Altura:
macho (de 47a 55 centímetros); hembra (de 45 a 53 centímetros).

Peso: de 16 a 18 kilogramos.

Color: grisáceo oscuro y leonado; o formado por una mezcla de pelo negro, leonado y blanco.

Longevidad: de 12 a 14 años.

Características

El Pastor Catalán o Gos d’atura ha sido hasta hace poco tiempo un gran desconocido, pese a tratarse de una de las razas autóctonas de la península ibérica más especiales. La compleja orografía catalana ha sido, sin duda, determinante, para que esta raza haya permanecido lo suficientemente aislada como para que la raza actual se parezca tanto al tipo original.

El origen del Gos d’atura es muy antiguo y, como el resto de perros pastores que habitan Europa, procede de los perros pastores que llegaron al continente europeo durante las invasiones bárbaras. De aquellos ancestros surgieron, por una parte, los molosos que originaron razas como el San Bernardo y, por otra parte, perros de menor tamaño que darían origen al Pastor de los Pirineos o al bergamasco.

Ejemplar pastor e incansable trabajador, el Gos d’atura ya no es hoy el gran desconocido que ha sido durante muchos años. De hecho, hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX, los aficionados no comenzaron a prestar atención a esta raza. Esencial en la labor de dar a conocer esta raza ha sido el trabajo realizado por el Club del Gos d’atura Catala, institución creada en 1981 y que ha dedicado un enorme esfuerzo para dar a conocer las bondades de esta raza ya no solo en España sino también fuera de nuestra fronteras, especialmente en Italia y el sur de Francia.

Estándar

Características generales. Es un perro pastor de aspecto ágil de un tamaño modesto pero de constitución recia.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza es algo convexa y ancha en su base, con el cráneo ligeramente más largo que ancho y con un surco bien acentuado en el primer tercio del mismo. Su hocico es recto y medianamente corto, normalmente negro. Los dientes cierran en tijera. Sus ojos son de color ámbar oscuro, muy abiertos y expresivos, lo que le confiere una mirada viva e inteligente. Las orejas son finas, triangulares, de implantación alta y terminadas en punta. Están pegadas a la cabeza y totalmente cubiertas de pelo. El cuello, por su parte, es vigoroso, recio y musculoso, bien insertado en los hombros y más bien corto.

Cuerpo. El tronco es alargado y sólido y da una sensación de fuerza y agilidad, gracias a su aspecto musculoso. Su dorso es recto con una suave inclinación en la grupa, que es robusta y musculosa y se inclina en una suave pendiente. Las costillas son arqueadas para proporcionarle una buena capacidad de trabajo. El vientre, por su parte, está ligeramente levantado. Su pelo es largo y áspero, poco ondulado. En la cara presenta barba, bigote, tupe y cejas.

Extremidades. Los miembros son sólidos, secos, rectos y bien aplomados, mientras que los posteriores son sólidos también pero más musculosos y con una apariencia más fuerte. Los pies son ovalados, con las almohadillas negras y resistentes, al igual que las uñas.

Carácter

No hay que dejarse confundir por la escasa popularidad del Gos d’atura. Los que conocen bien esta raza pueden enumerar las bondades de este perro que se caracteriza por su sentido de la responsabilidad y su gran predisposición para el trabajo. A su excelente labor como perro pastor hay que sumar sus buenas cualidades como guardián. Además, es un perro muy afectuoso –principalmente con su dueño y el rebaño sobre el que le otorgan responsabilidad- lo que lo convierte en el perfecto animal de compañía.

Responsable e inteligente

El Gos d’atura sorprende por su inteligencia y gran capacidad para las tareas que le son encomendadas. Responde perfectamente a las órdenes que se le transmiten cuando debe ejercer de perro pastor y no solo eso, sino que es capaz de actuar por su cuenta si las circunstancias le exigen tener que tomar una decisión de manera autónoma. Es capaz de hacerse respetar por el rebaño con facilidad, sin importar el tamaño de los animales que debe pastorear, bien sean ovejas, bien sean caballos. No se arruga ante nada.

Perfecto como animal de compañía

Una de las cualidades más valoradas por los amantes de esta raza en cuanto a su carácter es, junto a su docilidad y responsabilidad, el equilibrio que desprende. Pese a actuar de manera enérgica y decidida cuando se trata de cuidar al rebaño, es capaz de mostrarse de manera muy tierna y afectuosa cuando el trabajo queda a un lado, lo que le permite ir ganando puntos como animal de compañía. De hecho, es un perro que se relaciona muy bien con los niños siempre que haya tenido contacto con ellos desde cachorro, como en casi todas las razas de perros. Su carácter dócil, su tamaño y su pelo agradable al tacto hacen las delicias de los más pequeños de la casa.

Día a día

El Gos d’atura pone todo de su parte para convertirse en un excelente perro pastor y animal de compañía. Es capaz de adaptarse con facilidad incluso a la vida en la ciudad pese a tratarse de un perro pastor al uso. ¿Más factores a su favor? No requiere de grandes cuidados dada su condición de perro pastor. Además, no causa problemas en sus relaciones con otros perros u otros animales, dado que se acostumbra a su presencia rápidamente. En definitiva, se trata de un perro con el que la convivencia resulta muy fácil y agradable.

Prefiere un estilo de vida rústico

El Gos d’atura presenta una excelente adaptabilidad gracias a su buen carácter y al afecto que profesa a su dueño, de manera que no les resultara complicado adaptarse a la vida en la ciudad siempre que se le permita salir mucho y correr con bastante regularidad. Pero no nos engañemos; a este perro pastor lo que le gusta son los grandes espacios al aire libre, de manera que frente a la vida en un piso o en una granja, la segunda opción será siempre la más aconsejable.

Un perro que sabe comportarse

La sobriedad es una facultad que caracteriza a este perro pastor en lo que concierne a sus necesidades alimenticias. No es en absoluto caprichoso y sabe comportarse cuando su dueño o el conjunto de la familia están sentados a la mesa. Nunca será insistente para obtener comida ni se dedicará a mendigar mientras la familia come.

Fidelidad y lealtad total

Quizá influido por los tiempos en los que debía defender al pastor y al rebaño de la presencia de los lobos en el Pirineo catalán, el Gos d’atura conserva un sentido de la responsabilidad total hacia su dueño. Si considera que éste se encuentra en peligro, comenzará a gruñir y a ladrar. Además, el Gos d’atura solo tiene ojos para su dueño, de manera que puede incluso mostrarse algo arisco con desconocidos. No hay que tenérselo en cuenta dado que es su manera de mostrar el afecto que profesa a su propietario.

Cuidados

Salud

Este perro pastor, gracias a la vida en el campo que ha llevado durante años, disfruta de buena salud. Es capaz de soportar condiciones climáticas extremas -tanto frío, como calor, lluvia o nieve- sin venirse abajo. Tiene una gran resistencia y no es frecuente que sufra infecciones víricas, de manera que las visitas al veterinario a menudo se reducen a la programación preventiva de vacunas y a la revisión anual. Por otro lado, a nivel genético, es una raza predispuesta a la displasia de cadera.

Higiene básica

Los cuidados de este perro no son excesivos y basta con darle un cepillado diario a su manto. Hay que tener en cuenta, eso sí, que un perro que viva en la ciudad debe recibir más cuidados que el que vive en el campo, ya que éste último, si trabaja, tendrá el pelo más basto y áspero, por lo que necesita menos cuidados.

Puppy

Las virtudes del Gos d'atura son muchas pero conviene, desde pequeño, acostumbrarle a la presencia de extraños en la casa para que los acepte sin reservas. Es un perro algo tímido que debe aprender a estar en contacto con otros perros y con personas ajenas a su familia desde cachorro para evitar que sea excesivamente reservado.
También conviene que socialice con niños para que siempre tenga buena relación con ellos.

¿Sabías que ...?

El Gos d’atura tiene espolones implantados bajos y unidos al primer dedo por una membrana interdigital en las patas posteriores lo que le confiere el característico trote de los perros con espolones.

Productos relacionados