Irish Terrier

Altura:
48 centímetros.

Peso: de 11 a 12 kilogramos.

Color: uno de sus signos mas característicos: pelirrojo, leonado rojizo o amarillo rojizo. Puede presentar manchas blancas en el pecho.

Longevidad: de 11 a 15 años.

Características

No hay que dejarse engañar por su pequeño tamaño. Este 'diablo rojo' –tal y como es conocido en Irlanda, su tierra natal- es un perro valiente que ha sido, incluso, utilizado como perro de caza mayor en África.

Originario de Irlanda, durante siglos no captó la atención de los aficionados a los perros británicos, pese a que sí era muy estimado por los nativos de la isla, que valoraban sus aptitudes como perro de caza. Su valioso olfato de cazador de alimañas y jabalíes expandió su popularidad y ya en 1874 participo en la exposición de Dublín. No obstante, los ejemplares de Irish Terrier eran entonces aún demasiado variables y los criadores se pusieron manos a la obra para uniformizar la raza que pocos años después, hacia 1879 quedó definitivamente fijada.

El terrier irlandés, además de por sus grandes aptitudes para la caza, ha sido desde siempre una raza con un especial atractivo. Los mozos británicos han ido puliendo desde años atrás su aspecto y, de su apariencia desaliñada de perro de caza, ha acabado adquiriendo un porte elegante y atractivo que conquista a todo aquel con quien se cruza.

Estándar

Características generales. Apariencia resistente y que denota agilidad y viveza. Excelente corredor con una constitución claramente enfocada a la velocidad.

Cabeza, cara y cuello. Tiene la cabeza larga y el cráneo se va estrechando progresivamente a la altura de las orejas. Mandíbula fuerte y musculosa con dientes fuertes articulados en tijera regular. Los incisivos superiores cubren los inferiores y quedan implantados en forma de escuadra. Hocico largo y negro, con labios negros y muy adherentes. La barba, pequeña y definida, necesita ser recortada. Orejas de grosor mediano y con pliegues altos que caen hacia las mejillas. Ojos pequeños y oscuros, no prominentes, que le proporcionan una mirada irresistible, llena de inteligencia y vivacidad.

Cuerpo. Moderadamente largo. Tiene el pecho profundo y musculoso sin resultar prominente ni ancho. Dorso fuerte y recto con el lomo ligeramente arqueado y moderadamente musculoso. Cubierto de pelo de apariencia quebrada, duro y tieso.

Extremidades. Son llevadas rectas al caminar. Los miembros anteriores son bastante largos y están bien implantados en los hombros, con una buena osamenta y musculatura. Los miembros posteriores poseen unos muslos potentes y unos corvejones bien descendidos. El pelo que cubre las extremidades es más denso y áspero que en el resto del cuerpo. Los pies son bastante pequeños pero fuertes y redondos, con las uñas negras.

Carácter

No apto para los que buscan la tranquilidad, el Irish Terrier es un torbellino de energía que contagiará de vivacidad a la gente que le rodea. Inteligente e intrépido, pero también afectuoso y fiel, este perro se lleva bien con todos los miembros de la familia, desde el más mayor al más pequeño. Disfrutará especialmente con los niños, a los que, por talla, verá como compañeros naturales de juegos. ¡Cuidado! Este pequeño diablo puede incluso agotar al niño más hiperactivo.

Un 'diablo rojo de inagotable energía

No se trata de un perro que destaque por la tranquilidad y paz que desprende, más bien al contrario. Tampoco por su obediencia por lo que hay que ser bastante estricto y paciente con él. Es temerario e intrépido y no tiene ningún miedo -por algo sus ancestros dieron caza hasta a jabalíes- por lo que su dueño debe ser una persona activa capaz de seguir su ritmo. Es capaz de enfrentarse a perros de mayor tamaño que el suyo, ya que es una raza dominadora por naturaleza, por lo que es conveniente tenerlo bien adiestrado para que sea capaz de responder a las órdenes de vuelta que le marque su dueño. En este sentido, es un perro fiel que obedecerá lo que le dicten.

Amigo de sus amigos

A este pequeño diablo le encanta corretear, hacer agujeros y perseguir animalillos pero, una vez en casa, valora la comodidad y se siente muy a gusto en el seno de una familia. Es ideal que pueda desarrollar ambas facetas. Sabe comportarse en el interior de una vivienda y busca el afecto y los juegos de todos los miembros de la familia. No obstante, tiene espíritu de perro guardián, de manera que si detecta un intruso dará la voz de alarma y, no será raro, que trate de enfrentarse a él si lo considera una amenaza ya que es tremendamente leal. El Irish Terrier es capaz de encontrar a su amo a grandes distancias siguiendo su rastro, toda una declaración de fidelidad y lealtad.

Día a día

Inmejorable compañero de aventuras, el Irish Terrier requiere de un dueño paciente y capaz de proporcionarle una buena educación ya que tanta energía suele ser difícil de canalizar. Siempre andará en busca de una nueva travesura lo que puede acabar con los nervios de los menos pacientes. Es importante saber las necesidades de un perro de estas características para evitar sorpresas o malos tragos. Si se le proporciona el estilo de vida que necesita, el terrier irlandés congeniará con cualquier tipo de dueño, que acabará contagiándose de su actividad y alegría.

¡Aquí no mandas tú!

Ante un animal con tanta energía es importante no bajar la atención ni ser permisivo. A partir de los tres meses se le debe educar con firmeza para que entienda que él no es el rey de la casa –por mucho que sea 'el diablo rojo'- y que no se le puede aceptar cualquier tipo de travesura. Debe ser consciente de la posición que ocupa en la jerarquía familiar y no permitir que se convierta en un 'pequeño dictador'. No hay que recurrir a la fuerza para adiestrarlo. Esto solo reforzaría su fuerte personalidad y testarudez. Una mezcla de paciencia, cariño y una buena dosis de firmeza es la mejor manera de conseguir que se integre en la armonía familiar.

Una dieta acorde a sus necesidades

Con la actividad que desarrolla a lo largo del día, cuando llega la hora de comer, el Irish Terrier necesita una buena alimentación. Las cantidades diarias recomendadas de comida seca están en torno a los 250 y los 300 gramos. Hay que estar alerta: a este pequeño terremoto le gusta hurgar en la basura y comerse lo que encuentre.

La vida en el campo

Es totalmente contraproducente para el animal residir en un apartamento. Con la energía que derrocha, si es encerrado en un piso, puede acabar de mal humor y poco dado a la disciplina. La opción preferente es vivir en el campo. No es necesario contar con un gran espacio, pero el perro sí agradecerá tener un jardín donde corretear, excavar agujeros o ir en busca de huesos o pájaros a los que dar caza. Hay que tener en cuenta que no es un perro cuidadoso, con lo que hay que estar alerta si existen plantas delicadas en el jardín. Dado su carácter independiente, es buena opción hacerle una caseta donde él pueda tener un espacio propio. Allí puede ir atesorando todo aquello que rescate de sus incursiones en el campo.

Cuidados

Salud

Procedente de la lluviosa Irlanda, este perro es muy tolerante a las inclemencias meteorológicas y resiste la lluvia, el frío o la nieve sin caer enfermo con facilidad.
Se trata de una raza con poca tendencia a enfermedades hereditarias, pero entre ellas encontramos: problemas de tiroides, displasia de cadera y cataratas. También tiene cierta propensión a sufrir alergias y problemas de piel.

Higiene básica

Acostumbrado a correr por los campos de la verde y húmeda Irlanda, al Irish Terrier no le importa ir sucio y lleno de barro, pero su pelaje sí requiere de ciertos cuidados para mantenerlo sano y fuerte y bonito. Lo mejor es darle un baño y cepillarlo, así como limpiarle las orejas, ojos y dientes. El corte de pelo es preferible encomendárselo a un profesional

Puppy

Como en todos los perros, hay que realizar una educación temprana y la mejor manera de educarlo es utilizando un enfoque de alabanza y premio cuando realiza los comportamientos deseados. Es inteligente y rápido aprendiendo, proceso del que el dueño también disfrutará al ir apreciando sus avances.

¿Sabías que ...?

Durante la Primera Guerra Mundial, el Irish Terrier desempeñó una importantísima labor como mensajero en las líneas del frente, demostrando un valor fuera de dudas. ¿Otra muestra de su valentía? Cuando fue utilizado como perro de caza en África, se dice que llegó a sacar a un león de su guarida agarrándolo con sus colmillos por el rabo.

Productos relacionados