Jack Russell Terrier

Altura:
de 30 a 35 centímetros.

Peso: de 6 a 7 kilogramos.

Color: blanco o con manchas leonadas, limón o negras en la cabeza y en la raíz de la cola.

Longevidad: de 12 a 15 años.

Características

Extremadamente popular en Gran Bretaña, esta raza reúne todas las condiciones que se le deben exigir a un terrier. De esta manera, destaca por su agudo instinto -inherente a cualquier ejemplar de esta raza que se precie- así como por su carácter extrovertido, cariñoso y bastante nervioso.

El origen y evolución de este terrier es particularmente curioso. De hecho, no ha sido hasta hace tan solo 20 años, en 1990, que el Jack Russell Terrier ha sido reconocido oficialmente como raza. El nacimiento de esta raza se debe al pastor anglicano John Russell –apodado Jack-. Cuando solo era un estudiante de teología, allá por el año 1819, compró una fox terrier que le acompañaba en sus frecuentes salidas a cazar, su gran afición con permiso de la religión. Russell la unió a un macho de pelo duro, junto al que causó admiración en todo el Devonshire gracias a sus excelentes aptitudes para la caza. Los vástagos que tuvo la pareja resultaron ser unos fox terriers de pelo duro roto y pelo liso excepcionales.

No obstante, la excesiva heterogeneidad de tipo del Jack Russell Terrier resultó un obstáculo para que pudiera participar en los certámenes y competiciones del Kennel Club. El creador de la raza, pese a todo, fue siempre muy reconocido por los amantes de los perros. Participó como juez de fox terriers en los concursos, pero no pudo llegar a ver como el Kennel Club le abría las puertas -por fin- a su raza en 1990.

Estándar

Características generales. Fuerte, ágil y muy activo como buen terrier que es. Constitución física adaptada a la velocidad y a la resistencia.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo ancho y plano que se va estrechando progresivamente a medida que se acerca a la altura de los ojos. Tiene el stop poco profundo y la distancia que separa éste de la nariz es más corta que la que lo separa de la nuca. La nariz es negra y las mandíbulas potentes y musculosas, con los dientes en tijera. Los ojos son almendrados, bastante hundidos y oscuros, con una expresión muy viva. Las orejas son pequeñas y con forma de V. Caen hacia delante y las lleva cerca de la cabeza. El cuello del Jack Russell Terrier es largo y musculoso, bastante perfilado y más ancho a medida que se acerca a los hombros.

Cuerpo. El cuerpo es, en general, bastante equilibrado. El pecho es bastante ancho y puede llegar a medir hasta un palmo tras los hombros. El dorso es fuerte y recto, y el lomo ligeramente arqueado. El pelo que lo recubre es apretado y grueso, tanto en los ejemplares de pelo duro como en los de pelo liso. Tanto el vientre como la parte interna de los muslos son peludos.

Extremidades. Los hombros de las extremidades anteriores son largos y oblicuos, bien inclinados hacia detrás y muy marcados en la cruz. Los miembros son fuertes y rectos, con unas articulaciones que no están vueltas ni hacia adentro ni hacia fuera, sino más bien acodadas. Por lo que respecta a los miembros posteriores, son fuertes y musculosos, con una buena articulación de la rodilla y buena angulación. Los pies son compactos y cuentan con unas almohadillas sólidas.

Carácter

No puede negar que es un terrier. Todos los rasgos del carácter de un terrier afloran en el Jack Russell de manera más que evidente, lo que le han llevado a convertirse en la raza que goza de mayor aceptación dentro de esta gran familia canina. Es un pequeño terremoto que siempre está tramando alguna nueva travesura. La curiosidad es innata a este perro y nada puede detener sus ganas de husmear cualquier rincón susceptible de esconder algo de interés para el Jack Russell Terrier. Un carácter tan nervioso obliga a su dueño a ser sumamente firme en su adiestramiento ya que si algún punto negativo tiene este perro es que a veces es algo tozudo y caprichoso.

Un juguetón incorregible

Al Jack Russell Terrier le va la marcha. Estar apoltronado en un sofá no es precisamente el concepto de diversión que concibe. Lo que a este terrier le gusta es correr y jugar a todas horas. Gracias a ello, este perro es un compañero ideal para los niños ya que compartirá con ellos unas ganas de diversión inagotables. Es muy fácil que perro y niño se hagan amigos. Los juegos compartidos crearán un lazo de amistad irrompible y ayudarán a ambos a forjar su personalidad. Una pelota, un palo, una piedra… cualquier cosa es capaz de llamar la atención de este terrier y, rápidamente, convertirla en parte de un juego. Imposible aburrirse con este perro al lado.

Inquieto e impredecible

Este terrier es particularmente nervioso e inquieto lo que le lleva a estar continuamente pendiente de todo cuanto pasa a su alrededor. El vuelo de una mosca, el ruido de una motocicleta, el trinar de un pájaro… cualquier pequeño detalle es susceptible de captar la atención del Jack Russell Terrier. ¿Y con otros perros? Su dueño debe permanecer alerta cuando se cruce con otros perros ya que, si bien no es una raza agresiva, puede reaccionar mal ante una provocación y responder a las bravuconadas del otro montando una pelea en toda regla.

Día a día

A este 'nervio' canino no hay que prestarle muchas atenciones en lo que a cuidados de higiene y acicalamiento se refiere. Es una raza austera que no exige demasiado lo que es, sin duda, un punto a su favor. Ahora bien, dado que tampoco pide mucho no es el perro mas cuidadoso del mundo, y pese a que puede permanecer en casa sin ningún tipo de problemas, es preferible que no disponga de un jardín cuidado. ¡El Jack Russell Terrier adora excavar agujeros!

La vida en la ciudad le deprime

Un apartamento no es la mejor opción para un perro que disfruta la vida al aire libre de manera tan intensa. Si su dueño lo mete entre cuatro paredes, el perro acabara irremediablemente ocioso y deprimido. Mejor disponer de una vivienda en el campo con una buena porción de terreno donde el Jack Russell Terrier pueda correr y cavar agujeros tranquilamente. ¡Eso es vida para él!

¿La comida? De calidad, por favor

El Jack Russell Terrier no es un perro quisquilloso ni particularmente glotón –recuerde que apenas pesa 7 kilogramos- pero sí es cierto que necesita comida de calidad dado el desgaste calórico que realiza diariamente. La ración diaria de comida seca que necesita un ejemplar de esta raza debe ronda los 150 gramos.

Necesita un dueño severo

Como cualquier terrier, el Jack Russell es muy nervioso y necesita un dueño que sepa tratarlo con firmeza para conseguir buenos resultados durante su adiestramiento. No debe ser blando y debe comunicarle claramente lo que no está bien, premiándole cuando sigue las instrucciones que le da e ignorándole cuando no responde a ellas. No se deje ablandar por su expresión de arrepentimiento y tristeza, ¡es todo un comediante!

Cuidados

Salud

Este terrier tiene una salud a prueba de bombas. Es bastante longevo -llega a vivir hasta los 14 años o más-. Hay que sacarlo a pasear con frecuencia y mantenerlo entretenido para que esté feliz y relajado, ya que el estrés predispone a un menor nivel de defensas. Algunas de las enfermedades hereditarias que puede padecer son: luxación de rótula, enfermedad de Legg-Calvé-Perthes o necrosis avascular de la cabeza del fémur -que produce dolor y cojera-, luxación de cristalino, ataxia cerebelar -es un problema del sistema nervioso que produce incoordinación de movimientos- y enfermedad de Von Willebrand -es un defecto de la coagulación de la sangre-.

Higiene básica

Afortunadamente, el Jack Russell Terrier no necesita tantos acicalamientos como otros parientes suyos, como podría ser el Fox Terrier de pelo duro. Un cepillado rápido cada día basta para acabar con la suciedad y los pelos muertos que puede acumular en su manto. En caso que venga muy sucio tras un paseo, puede bañarlo pero, preferiblemente, con un jabón muy suave para no estropear su pelaje.

Puppy

Dado que es un perro tendencialmente nervioso, es preferible acostumbrarlo desde edades tempranas a dar salida a su gran vitalidad, a través de ejercicio físico y salidas al campo, y a descansar cuando está en casa.

¿Sabías que ...?

El Jack Russell Terrier es la única raza canina que ha viajado al Polo Norte y al Polo Sur. Fue el explorador Ranulph Fiennes quien se hizo acompañar de un ejemplar de esta raza para sus expediciones a ambos polos entre 1979 y 1982.

Productos relacionados