Malinois

Altura:
62 centímetros de alto.

Peso: 30 kilogramos.

Color: leonado tiznado.

Longevidad: de 12 a 14 años.

Características

Su historia es un enigma debido a que hay que retroceder en el tiempo hasta una fecha en la que no existía interés alguno por los perros de pura raza. Es un perro ovejero que debe su nombre a la región de Malines, en el noroeste de Bélgica. Deportista y atleta de élite, se convirtió en un experto trabajador con los rebaños. Los primeros datos de su origen aparecen antes del fin del siglo XIX, y más concretamente en 1891. El Malinois es el más reciente de los cuatro pastores belgas que existen en la actualidad.

Los pastores belgas, perros de larga dimensión y de antifaz negro, nacieron en el centro de Europa. Hay teorías que dicen que sus antepasados surgen de un cruce entre mastines y Deerhounds, importados de Inglaterra en el siglo XIII por monjes flamencos. Si bien, su impulso corrió a cargo de tres aficionados a este variedad canina. Son los considerados fundadores de la raza: El veterinario Prof. Dr. Reul, de L. Van der Snickt y de L. Huyghebaert.

El primer paso para el origen de esta raza llegó el 29 de setiembre de 1891, cuando se fundó en Bruselas la Asociación del Pastor Belga. El primer estándar que describió las características ideales de la raza fue redactado en 1892. Aquel texto se encargó de describir las tres variedades en estos perros: el de pelo largo, el de pelo duro y el de pelo corto. No obstante, este estándar ha sido modificado en varias ocasiones. El actual describe cuatro variedades: el Malinois, el Tervueren, el Groenendael y el Lakenois.

El pastor alemán ha sido siempre su gran competencia. De hecho, su aparición en el siglo XIX coincide con esta raza de temperamento similar. Ocurrió en 1901. Ese año se inscribieron los primeros pastores belgas en el libro de orígenes genealógicos de la Real Sociedad Saint-Hubert. Hasta la actualidad, el Malinois es el preferido por los belgas. La raza es admirada por su adiestramiento, protección y obediencia. Históricamente, es la más utilizada para el trabajo.

Los adiestradores de los Malinois siempre han alabado las habilidades de la raza y su excelente carácter para el trabajo. Además, el Malinois está considerado el mejor perro en las competiciones. Su fama incentivó muchos cruces entre distintas variedades. Su pariente más cercano es el Tervueren. Fue la primera raza belga empleada por la policía o para tareas de vigilancia nocturna en las fronteras. Incluso fueron exportados a Nueva York y Nueva Jersey para trabajar como perros policía.

Estándar

Características generales. Es armoniosamente proporcionado, elegante y poderoso. Su tamaño es mediano y la musculatura delgada y fuerte. Su cuerpo tiene forma cuadrada. Es rústico, acostumbrado al aire libre, y su constitución le permite resistir las variaciones atmosféricas del clima belga. Por la armonía de sus formas y el porte altivo de la cabeza, denota robustez elegante.

Cabeza, cara y cuello. Su cabeza es alta, larga, pero sin excesos. Posee forma rectilínea, moldeada y delgada. El cráneo es de amplitud mediana en proporción con la longitud de la cabeza. La frente es más chata que redonda y el surco medio se dibuja poco pronunciado. Visto de perfil, el cráneo es paralelo a la línea imaginaria que prolonga la frente. La trufa es de color negro. El hocico tiene una longitud mediana, moldeado bajo los ojos, disminuyendo poco a poco hacia la nariz para coger forma de ángulo alargado. La frente es recta. Los labios son delgados, aparecen juntos y con una pigmentación marcada. Sus dientes son fuertes y blancos. La articulación es uniforme y sus dientes quedan fuertemente implantados en unas mandíbulas desarrolladas. La articulación forma tijera o pinza. Posee unas mejillas delgadas, planas, aunque musculosas. Sus ojos son medianos con una forma levemente almendrada. Son oblicuos, de color pardusco, y oscuros. Los bordes de los párpados son negros. La mirada es directa, alerta, inteligente e inquisitiva. El cuello queda suelto, ligeramente alargado y musculoso. La raza lo presenta bastante erguido y se ensancha gradualmente en los hombros. No tiene papada y la nuca es un poco arqueada.

Cuerpo. Es corpulento, pero no aparenta pesadez. Su longitud, tomada desde la punta del hombro hasta la punta del glúteo, es aproximadamente igual a la altura a la cruz. El margen de la espalda y del lomo es recto y su cruz es acentuada. Posee una espalda firme, corta y bien musculosa, un lomo sólido, corto, suficientemente amplio y bien musculoso. Su pecho no es muy amplio, pero sí inclinado. Las costillas son arqueadas en su parte superior. La línea inferior comienza por debajo del pecho y sube ligeramente en una curva armoniosa hacia el vientre, levantado y moderadamente desarrollado.

Extremidades. Los miembros anteriores, en conjunto, tienen huesos sólidos, pero no pesados. La musculatura es fuerte y delgada. El omóplato es largo y oblicuo. Sus codos aparecen firmes y los antebrazos largos y rectos. Sus pies son redondos. Posee pie de gato. Los dedos, anteriores y posteriores, están encorvados y juntos. Las almohadillas son gruesas y elásticas y las uñas oscuras y gruesas. Los miembros posteriores son poderosos, pero sin apariencia de pesadez. Los muslos tienen una longitud media, son anchos y musculosos. Las rodillas quedan aplomadas a la cadera. El corvejón se presenta cerca del suelo, es ancho y musculoso y moderadamente angulado. Sus pies traseros pueden ser ligeramente ovalados.

Carácter

Nunca abandonará su carácter innato de vigilante. Posee una enérgica actividad vital y hoy en día está considerado uno de los mejores a la hora de desempeñar su labor de perro guardián. También ha sido perro lazarillo para las personas invidentes, colaborador para la Cruz Roja, las aduanas, las patrullas fronterizas, los aludes y como perro de rescate cuando se producen desastres naturales. Es tenaz y un defensor a ultranza de su dueño. Su temperamento es impetuoso. Vive constantemente en alerta y su carácter es de una seguridad máxima. No tiene miedo, tampoco agresividad en sus gestos, ni en la expresión. Únicamente su mirada ofrece un brillo que le mantiene en alerta.

El Malinois, un viejo perro pastor que dedicó su pasado al cuidado de rebaños, se ha adaptado excelentemente a los tiempos modernos. Posee una incansable voluntad de aprender, es audaz y por supuesto, quiere complacer. Desde que es un cachorro rebosa energía y curiosidad. Tal es su vitalidad, que será necesario adiestrarle a diario para que asocie la obediencia básica. Pequeñas instrucciones cada día serán suficientes para mantener a este animal bajo control.

Hay que tener en cuenta que esta raza, en caso de querer ser utilizado como perro guardián, necesitará un adiestramiento profesional. Una educación incorrecta puede convertirlo en un perro nervioso, susceptible, excitado, angustiado y espantadizo. Además, algunos de los inconvenientes del carácter de esta raza están relacionados con su inagotable fidelidad hacia su amo. Puede ser un perro emocionalmente necesitado lo que puede convertirse en una forma de ser agotadora. El Malinois es muy sensible a los estados de humor de su amo, a sus maneras y al tono de su voz.

Día a día

Necesita ejercicio para conservar su estado de alerta mental, su inteligencia, unión y fidelidad. Su dueño debe acompañarle para que desarrolle un buen carácter, ya que si vive en un ambiente de cólera desencadena un malestar y desequilibrio al Malinois. Él prefiere cariño. En familia será un perro juguetón, tierno, afectuoso, alegre, simpático, dinámico y tranquilizador.

En la ciudad, con correa de 4 metros

Es necesario que viva en un espacio abierto. Tiene que gastar la energía que atesora. Además, quiere disfrutar de su rincón propio para descansar. Al menos, debe salir a pasear 2 ó 3 veces al día. Es recomendable que si lo hace por la ciudad o un parque sea con una correa de 4 metros, o bien con una extensible que le permita, incluso, una mayor libertad. No obstante, lo recomendado es localizar un terreno en el que pueda correr con total libertad, sin llegar a olvidar la seguridad.

Mejor con jardín

Su vida en un piso no es tabú, sin embargo, vivirá mejor en una propiedad con jardín, rodeado de naturaleza. En estos casos es recomendable instalar una puerta con trampilla para evitar abrirle la puerta a diario a su perro. Aunque el Malinois logra adaptarse a un medio interior siempre que no haya conocido uno rural. Con una buena educación, en el interior de la casa será un animal cuidadoso.

No le gusta estar solo

Todos los perros necesitan compañía, y en especial, el Malinois. El aburrimiento puede ser una de las causas más frecuentes de problemas para esta raza. El tedio le empuja a comportamientos compulsivos, como morder piedras, lamer continuamente, que persigan su cola o que ladren constantemente. El perro nunca debe estar aburrido, o buscará quehaceres por su cuenta con un probable resultado nada agradable para su dueño.

Un gran comedor

No es un perro de gran peso. Tampoco es enorme. Sin embargo, gasta mucha energía, y por ello, necesita una cantidad importante de calorías. Puede ser más de 450 gramos de alimento seco a lo que puede añadírsele complementos vitamínicos. Siempre necesitará su recipiente de agua repleto, ya que el Malinois es un perro con sed, sobre todo si se alimenta de comida deshidratada.

Cuidados

Salud

Suele tener una salud de roble. No le afectan los cambios de clima, y tolera a la perfección los inviernos. Le puede afectar la torsión del estómago y para evitarla se recomienda dar la comida en dos veces. Además, aunque puede ser una enfermedad hereditaria, la displasia de cadera le afecta menos que a las otras variedades de pastores belgas. Por último, es una raza con bastante tendencia a padecer epilepsia.

Higiene básica

Tampoco necesitará excesivas atenciones. Únicamente hay que limpiar sus orejas, los ojos, los dientes y cortarles las uñas. En cuanto a su pelo, corto es lo más práctico. Esto evita tener que desenredar el cabello y tener que darle brillo. Únicamente su cola y sus ancas requerirán cepillados frecuentes. Además, el color de su capa, león tiznado, no recoge mucha suciedad.

¿Sabías que ...?

Como ya es sabido, además de vigilante de fronteras y perro policía, el Malinois fue ayudante de los aduaneros belgas, así como de los contrabandistas belgas que pasaban tabaco y otros productos entre Bélgica y Francia.

Productos relacionados