Parson Russell Terrier

Altura:
de 33 a 36 centímetros.

Peso: de 8 a 10 kilogramos.

Color: totalmente blanco o predominantemente blanco con manchas fuego, limón o negras o cualquier combinación de estos colores, de forma preferente solo en la cabeza o en el nacimiento de la cola.

Longevidad: unos 15 - algunos pueden llegar a los 17 años-.

Características

Todo un terrier. De eso no hay ninguna duda. El Parson Russell Terrier, como su 'hermano', el Jack Russell Terrier, reúne todas las condiciones que se le exigen a un terrier: es un reconocido excavador, tiene un temperamento vivo y siempre alerta, es muy seguro de sí mismo y tiene un carácter marcadamente juguetón.

El origen del Parson Russell Terrier es bastante complejo y diverge del Jack Russell Terrier por las diferencias existentes entre los criadores de este perro y la negativa del Kennel Club a aceptar la raza de manera oficial. Los criadores del terrier de Jack Russell siempre habían utilizado como criterio básico de cría el carácter y no el aspecto físico, lo que había determinado la negativa del Kennel Club a su reconocimiento oficial. De esta forma el conflicto estalló entre los partidarios de crear un estándar que se ajustase a las exigencias del Kennel Club y los que decidieron obviar a la máxima institución en materia canina –el susodicho Kennel Club- y seguir criando por el carácter. El primer grupo consiguió la aceptación definitiva de su estándar en 2001, con el nombre de Parson Russell Terrier.

La misión básica de este perro consistía en hacer salir a los zorros de las madrigueras para que los cazadores se hicieran con ellos. Por un lado, son pequeños como para colarse en sus madrigueras mientras que, por otro lado, pueden mantener el ritmo de los sabuesos en las jornadas de caza.

Estándar

Características generales. Fuerte, ágil y muy activo como buen terrier que es. Constitución física adaptada a la velocidad y a la resistencia.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo ancho y plano que se va estrechando progresivamente a medida que se acerca a la altura de los ojos. Tiene el stop poco profundo y la distancia que separa éste de la nariz es más corta que la que lo separa del cogote. La nariz es negra y las mandíbulas potentes y musculosas, con los dientes en tijera. Los ojos son almendrados, bastante hundidos y oscuros, con una expresión muy viva. Las orejas son pequeñas y con forma de V. Caen hacia delante y las lleva cerca de la cabeza. El cuello es largo y musculoso, bastante perfilado y más ancho a medida que se acerca a los hombros.

Cuerpo. El cuerpo es, en general, bastante equilibrado. El pecho es bastante profundo y puede llegar a medir hasta un palmo tras los hombros. El dorso es fuerte y recto, y el lomo ligeramente arqueado. El pelo que lo recubre es apretado y grueso, tanto en los ejemplares de pelo duro como en los de pelo liso. Tanto el vientre como la parte interna de los muslos son peludos.

Extremidades. Es la única diferencia notable con el Jack Russell pues el Parson Russell Terrier tiene las patas más largas. Los hombros de las extremidades anteriores son largos y oblicuos, bien inclinados hacia detrás y muy marcados en la cruz. Los miembros son fuertes y rectos, con unas articulaciones que no están vueltas ni hacia adentro ni hacia fuera, sino más bien acodadas. Por lo que respecta a los miembros posteriores, son fuertes y musculosos, con una buena articulación de la rodilla y buena angulación igualmente. Los pies son compactos y cuentan con unas almohadillas sólidas.

Carácter

Como en el Jack Russell todos los rasgos del carácter de un terrier son evidentes en el Parson Russell. Es un torbellino de energía que siempre está tramando algo nuevo. Conviene ser particularmente firme con su adiestramiento ya que a veces puede ser algo tozudo y no se puede permitir bajo ningún concepto que se salga con la suya. Un perro con tantísima energía como el que nos ocupa necesita un mínimo de disciplina para tenerlo 'bajo control'. Por otra parte, es un perro muy divertido que siempre tiene ganas de jugar y de agradar a sus dueños, lo que le convertirá en el 'payaso' de la casa.

Un terrier al que le va la marcha

Al Parson Russell Terrier no le va la vida sedentaria. Le gusta correr, jugar y, sobre todo, su gran afición, compartida con otros terriers, excavar agujeros en la tierra o en la hierba. Por todo ello, este perro acaba por convertirse en un excelente compañero de juegos para los más pequeños de la casa, que pueden retarse con él a ver cuál de ellos atesora más energía. Cualquier objeto constituye un juguete para el Parson Russell: es capaz de entretenerse con un palo, con una piedra, y cómo no, con una pelota, tratando de emular a cualquier ídolo del fútbol.

Curioso e inquieto donde los haya

Este perro es particularmente nervioso e inquieto y cualquier pequeño detalle es capaz de captar su atención y tenerlo entretenido durante horas. Tiene que tener en cuenta que ante la presencia de otros perros, el Parson Russell puede reaccionar a la defensiva y, sin ser una raza agresiva, ni mucho menos, la provocación de otro perro puede acabar generando una pelea de perros en toda regla. Un buen adiestramiento y acostumbrarlo a la presencia de otros perros es muy beneficioso en este sentido.

Día a día

Con poco, un Parson Russell Terrier se da por satisfecho. No exige demasiado y no es un perro caprichoso del que haya que estar pendiente. Además, sus cuidados de higiene y acicalamientos son mínimos. Tampoco hay que dedicarle un presupuesto a comida y goza de buena salud. ¿Acaso no exige nada este terrier? Sí. Un espacio de tierra amplio donde pueda correr a toda velocidad y poder excavar agujeros, una de sus aficiones favoritas. Un consejo: olvídese de plantar césped si no quiere estar continuamente replantando los agujeros que su querida mascota realiza.

No le gusta la vida en un piso

Definitivamente la ciudad no está hecha para un perro de las características del Parson Russell Terrier. La vida en un piso acaba por deprimir al perro, de manera que es mejor que su dueño no se plantee tener un terrier si no le va a poder aportar los mínimos requisitos que le exige su condición de terrier. Debe contar, al menos, con una porción de tierra donde pueda correr y excavar agujeros. ¿No es pedir demasiado, no?

Un pequeño sibarita

El Parson Russell Terrier no es un perro ni muy delicado ni especialmente comilón, ya que nunca supera los 10 kilogramos, pero sí es cierto que necesita comida de calidad debido al desgaste calórico que realiza diariamente. La ración diaria de comida seca que necesita un ejemplar de esta raza debe ronda los 150 gramos.

Autoridad y disciplina

Como cualquier terrier, es un perro bastante nervioso que requiere de un dueño medianamente autoritario para poder obtener lo que se espera de este terrier en el proceso de adiestramiento. Su dueño no debe dudar en reprenderlo si no ha seguido sus instrucciones tal y como se las ha marcado. Un poco de autoridad siempre viene bien con este pequeño tozudo.

Cuidados

Salud

El Parson Russell Terrier tiene una salud excelente. Tiene una esperanza de vida bastante elevada –llega a vivir hasta los 14 años-. Se aconseja organizar actividades, entre paseos y juegos, para dar salida a su gran vitalidad y reducir así el riesgo de que desarrolle algunos comportamientos problemáticos dentro de casa. Igualmente puede padecer también luxación de cristalino en el ojo, así como glaucoma y cataratas, y a nivel ortopédico pueden sufrir la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes -anomalía de la cabeza del fémur- y luxación de rótula.

Como otras razas de pelo blanco, en algunos ejemplares puede aparecer sordera congénita asociada.

Higiene básica

La higiene y el acicalamiento del Parson Russell Terrier no es una tarea complicada. Un cepillado rápido cada día es suficiente para acabar con la suciedad y los pelos muertos que puede acumular en su manto. Si llega especialmente sucio tras un paseo, puede bañarlo pero escoja un jabón muy suave que no le dañe su pelaje.

Puppy

Para que cuando llegue a casa se comporte de forma tranquila, es preferible acostumbrarlo desde edades tempranas a hacer actividad al exterior y a descansar cuando está en casa. Igualmente es importante mantenerlo entretenido y acostumbrarlo a hacer ejercicio diariamente.

¿Sabías que ...?

El origen del Parson Russell Terrier como el del Jack Russell, se debe a la afición a la cría de perros de un pastor anglicano: John Jack Russell.

Productos relacionados