Pastor de Brie

Altura:
de 56 a 68 centímetros.

Peso: 30 kilogramos.

Color: gran diversidad de colores aunque son recomendados los más oscuros. La punta del pelo puede ser algo más clara si se mantiene en el tono del conjunto del pelaje.

Longevidad: de 13 a 14 años.

Características

El rasgo más distintivo del Pastor de Brie –también llamado Briard- es, sin lugar a dudas, su largo y ondulado pelaje, que le hace recordar a un gran peluche. Este perro tiene una mirada particularmente entrañable que siempre queda oculta bajo el curioso y largo flequillo que caracteriza su rostro.

Pese a que se apellida de Brie, este pastor no procede realmente de la comarca francesa del mismo nombre célebre por sus quesos. Se cree que pudo haber llegado a Francia durante la Edad Media de la mano de invasores venidos del Este y alcanzó el cenit de su popularidad durante el siglo XIX, cuando se convirtió en una de las razas de perro de compañía más aceptadas entre la población. Fue a finales de este siglo cuando comenzó a participar en exposiciones caninas y se consiguió fijar el estándar de la raza ya que había distintas variedades de la misma. En 1893 se decidió llamar de Brie al pastor de pelo largo y de Beauce al de pelo corto gracias a la labor del veterinario militar Pierre Megnin.

Además de ser un aplicadísimo pastor, capaz de vigilar los rebaños y de defenderlos en caso de ataque de algún depredador, el Pastor de Brie también ha sido utilizado a lo largo de la historia con otros fines, lo que pone de relieve el buen temperamento de esta raza. Así, durante la Primera Guerra Mundial, los ejércitos lo utilizaron como centinela, como mensajero e, incluso, para labores de rescate.

Estándar

Características generales. Bien proporcionado y longilíneo con aspecto vivo y despierto. Apariencia rústica, flexible y musculosa.

Cabeza, cara y cuello. Tiene la cabeza fuerte y larga con la frente algo redondeada. El rasgo mas distintivo es que su cabeza está totalmente cubierta de largos pelos que forman barba, bigote y cejas de manera que le tapan los ojos casi totalmente. La testuz es rectilínea y el hocico no es ni estrecho ni puntiagudo, sino más bien cuadrado, siempre de color negro, fuerte y abierto. Los ojos son grandes y oscuros, bien abiertos, con una expresión tranquila y pacifica. Sus orejas están insertadas altas y son más bien cortas. El cuello está separado de los hombros y es bastante musculoso.

Cuerpo. Su pecho es ancho, profundo y bien descendido hasta los codos, con un dorso recto y una grupa poco inclinada que le da cierta forma redondeada. El pelo que lo recubre es largo y seco, del tipo 'pelo de cabra' pese a que en apariencia pueda resultar lanoso. También cuenta con un subpelo ligero.

Extremidades. Presentan una osamenta potente y los miembros son aplomados y musculosos. Tiene los corvejones situados algo separados del suelo y se acodan con los miembros. Los pies son fuertes y redondos con uñas negras y almohadillas duras. Las patas posteriores están provistas de espolones dobles, lo que constituye un criterio indispensable de la raza.

Carácter

En línea con su apariencia de peluche gigante, el Pastor de Brie tiene un carácter afable, amistoso y es particularmente dulce y sensible con los hombres. Le encanta la compañía de su dueño, del cual no puede prescindir, ya que no es en absoluto un perro independiente. Con una personalidad muy atractiva y una inteligencia muy notable, el Pastor de Brie se adapta con facilidad a la vida en familia, el entorno más adecuado para un perro de su carácter, aunque también conserva sus aptitudes de guardián y puede ejercer de ello con eficacia.

El mejor amigo de los niños

El Briard o Pastor de Brie es un perro de lo más sociable. Le encanta la compañía de su dueño y de toda la familia y tiene un especial afecto por los niños. Dado que tiene un carácter particularmente afable y bonachón, este gran peluche acaba por convertirse en el compañero de andanzas ideal para los niños. Con su instinto de guardián, los protege con dedicación y tiene una paciencia inagotable para seguirlos en sus travesuras y en sus juegos.

Al servicio de toda la familia

Es una raza muy dotada y aprende con facilidad las instrucciones que su dueño le marque, de manera que la convivencia con él es muy sencilla y agradable. Se vuelca en tener contentos a todos los miembros de la familia y para ello es capaz de aprender a realizar tareas sencillas y así resultar útil en el hogar. Con el objetivo de ganarse el afecto de su dueño, el Pastor de Brie puede aprender con facilidad a traer las zapatillas de los niños o tareas similares. De esta manera, el Briard se hace su hueco en la familia y en los corazones de todos sus miembros. Un encanto de perro.

Día a día

Su simpático aspecto ya apunta maneras de cómo es el carácter de este perro pastor. A lo agradable y sencillo que resulta convivir con el Pastor de Brie se suma que no requiere de grandes cuidados y que es capaz de adaptarse con facilidad a la vida en la ciudad o en el campo. Tan solo debe tener en cuenta su propietario que es un perro de complexión atlética y que debido a ello tiene unas necesidades específicas de ejercicio físico que no se pueden pasar por alto. Hay que recordar que en sus tiempos ejercía de perro guardián y es capaz de recorrer ochenta kilómetros diarios. La vida sedentaria no está hecha para él.

No es un perro blando

El Pastor de Brie es un perro que hace muy fácil la convivencia y que tiene un carácter muy dulce con su dueño y con el resto de la familia. Todo ello, no obstante, no lo convierte en un perro blando que se convierta en un mero peluche para el hogar. El Briard tiene una constitución atlética, fruto de su pasado de competente perro guardián, por lo que no hay que proporcionarle una vida sedentaria. Es capaz de correr hasta ochenta kilómetros diarios, de manera que su dueño debe sacarlo a pasear con frecuencia, y no solo por la ciudad, sino largos paseos por el parque o por el bosque donde pueda correr a sus anchas.

Apto para la vida en la ciudad

Siempre que su dueño tenga en cuenta las necesidades de ejercicio físico que tiene este perro, la vida en la ciudad es aceptable para este peluche lanudo. Como es un perro rústico, no requiere de grandes cuidados ni comodidades. Le basta con un pequeño colchón o una perrera en el jardín desde donde, eso sí, pueda tener bien vigilado a su particular 'rebaño', que es la familia.

Un pequeño gran comilón

Al Pastor de Brie le gusta comer. Es un hecho. No es remilgado ni delicado con el tipo de comida, pero sí con las cantidades. Hay que darle aproximadamente 1.000 gramos de comida seca al día, mejor repartida en dos raciones. Tiene más propensión que otras razas a padecer torsión de estómago por lo que conviene vigilar que no se eche a correr justo después de comer ya que puede verse afectado por esta dolencia.

Cuidados

Salud

El Pastor de Brie es un perro que goza de buena salud gracias a su constitución atlética. La dolencia más habitual que pueden padecer los ejemplares de esta raza es la torsión de estómago. Con menor frecuencia, el Briard puede padecer displasia de cadera y también en algunos casos atrofia progresiva de retina.

Higiene básica

Este perro de pelo largo y seco no requiere de ningún tipo de acicalamiento especial. Basta con que su dueño lo cepille con regularidad al menos tres veces por semana- con un cepillo duro. Es importante no bañar al Pastor de Brie a menudo dado que su pelaje está recubierto por una grasa natural que refuerza su pelo, de modo que los baños podrían acabar con esta protección natural.

Puppy

El cachorro de Briard debe acostumbrarse a ser cepillado con regularidad para evitar que este 'rito' al que se deberá someter al menos tres veces por semana no le resulte un suplicio.

¿Sabías que ...?

El Pastor de Brie era uno de los guardianes de rebaños más competentes de la especie canina. Tres perros de esta raza eran suficientes para custodiar rebaños de hasta 700 cabezas, lo que da una idea de sus excelentes aptitudes como perro guardián.

Productos relacionados